Un proyecto argentino que reduce los desperdicios de alimentos, fue reconocido por la compañía química DOW

Un pasaje del momento de la entrega del premio

Entrevista con JUAN FERNÁNDEZ, Gerente Regional de Marketing en DOW, quien explica el caso

La empresa mundial reconoció el proyecto, en el marco del Diamond Award. La presentación argentina es innovadora, y según el anuncio de DOW, estuvo a cargo de PLASTIANDINO, una empresa mendocina, la ganadora del premio mencionado, por su proyecto “One Steak Film”. Se trata de una solución propuesta para cortes de carnes que ofrece una forma simple de dividir en porciones las unidades de acuerdo con los diferentes perfiles de consumo.

Preocupa en todo el mundo el enorme desperdicio de alimentos cuando hay sectores en el mismo que padecen hambre. Una paradoja, ciertamente.

En la búsqueda de una información más completa acerca de este fenómeno, tanto en la Argentina como en el resto del mundo, ENFOQUES POSITIVOS entrevistó a JUAN FERNÁNDEZ, quien es Gerente Regional de Marketing, en DOW.

Así respondió el ejecutivo nombrado, a las preguntas del Portal:

¿Puede ampliarnos la información acerca del otorgamiento del Diamond Award a una empresa argentina?:

“Desde el área de Empaques para Alimentos y Plásticos de Especialidad de Dow entregamos el Diamond Award a modo de reconocimiento para aquellos proyectos innovadores desarrollados por clientes que tengan como propósito reducir el desperdicio de alimentos, ciertamente, uno de los principales desafíos a los cuales nos enfrentamos no sólo en América Latina sino en el mundo.

En Dow trabajamos sobre un legado positivo que nos impulse hacia el futuro; ejemplo de esto son nuestras soluciones innovadoras, como PacXpert, una tecnología que impulsamos y que permite pasar de los grandes contenedores rígidos tradicionales a un packaging flexible, durable, liviano y plegable, 100% reciclable, o el Stand Up Pouch, un envase flexible rico en polietileno, considerablemente más liviano que el resto y que consume considerablemente menos energía durante su producción.

Según investigaciones del Ministerio de Agroindustria de La Nación, en la Argentina se desperdician 16 millones de toneladas anuales de alimentos, a razón de 38 kilos por persona. Esto es motivo suficiente para generar un cambio de hábito tanto a nivel industrial como social.

En Dow impulsamos nuestras metas de Sustentabilidad 2025 y asumimos el liderazgo para trabajar en la intersección entre empresas, gobiernos y la sociedad y así promover acciones que incentiven un cambio de cultura a través de la colaboración. El Diamond Award es un ejemplo de ello”.

¿Es posible contar con datos estadísticos referidos al desperdicio de alimentos en el mundo?*

“Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), un tercio de los alimentos producidos para consumo humano, es decir 1.300 millones de toneladas, es perdido o desperdiciado por año en todo el mundo. Esta es una cifra que ciertamente nos alarma y que nos hace actuar frente a la necesidad. Para ello buscamos trabajar en equipo junto a nuestras cadenas de valor y la sociedad para transformar ideas en realidades. Combinando la ciencia y la tecnología generamos soluciones que incentiven la implementación de alternativas en materia de packaging: optimizando el tamaño de empaques, mejorando la vida útil de los alimentos (ya sea antes o después de abiertos), buscando nuevas soluciones en relación al transporte y almacenaje, entre otras.

Como compañía centrada en la química queremos llevar productos y servicios innovadores que permitan transformar el día a día”.

¿Cómo está la Argentina en particular, frente a esta temática?; ¿Hay conciencia adecuada?

“Nuestro país se destaca por ser uno de los principales productores y exportadores de alimentos y desde Dow acompañamos iniciativas que apunten a generar mayor conciencia en la materia.

Consideramos que el Diamond Award es un incentivo que contribuye a la causa y busca, de alguna manera, generar impacto en toda la cadena de valor.

En este sentido, nuestra principal estrategia desde el negocio de plásticos es invertir continuamente en nuevas tecnologías que busquen generar productos más sostenibles y en línea con la demanda del mercado”.