“Un genocidio en cámara lenta”. Grave denuncia contra el Gobierno chino por extracción de órganos a personas vivas

Imagen aportada por la representación local de Falun Dafa

En esta entrevista se revela que por persecuciones políticas e ideológicas se cometen ese tipo de atrocidades

 

El reciente 20 de Julio se cumplieron 17 años de persecución en China a practicantes de Falun Dafa, una disciplina espiritual que también se practica en la Argentina en los últimos años. Sus representantes locales dicen que en el país asiático son perseguidas alrededor de 100 millones de personas, desde el año 1999.

 

También informan que China utiliza todo su aparato estatal, incluyendo el sistema judicial, el ejército, las fuerzas policiales y las instituciones médicas locales, para llevar a cabo la intensa campaña de propaganda difamatoria y un genocidio a nivel nacional, sin precedentes y que continúa en la actualidad.

 

MIGUEL ÁNGEL DÍAZ es el Vocero en la Argentina de la Asociación FALUN DAFA, y se prestó a responder las preguntas que les formulara ENFOQUES POSITIVOS.

 

A continuación el resultado de la entrevista:

 

P: El movimiento que usted representa a nivel nacional, prepara una serie de actos con los que se pretende informar acerca de la crueldad del Gobierno de China cuando persigue a los practicantes de la disciplina Falun Dafa. ¿Puede ampliarnos al respecto?

R: “Si, justamente el 20 de julio se cumplieron 17 años que comenzó una persecución sistemática a la disciplina Falun Dafa por parte del régimen chino y continúa hasta hoy. Por ello es que convocamos a la gente para que nos acompañe en una “meditación por la libertad (#MeditacionPorLaLibertad) ya que en China no solo no se puede practicar sino que además los practicantes son arrestados en “campos de reeducación o de lavado de cerebro” donde los torturan para que renuncien a sus creencias, y no solo eso, sino que además los utilizan como banco de órganos para comercializar, por eso tanta gente viaja a China para conseguir un órgano y trasplantarse, porque le garantizan que en 1 semana le brindarán un órgano compatible, cuando sabemos que los tiempos en lista de esperas van desde meses hasta años para conseguir un órgano. Es sin duda el genocidio del Siglo XXI, por ello la convocatoria es parte de una resistencia pacífica que se realiza en todo el mundo para detener estas atrocidades que se consideran “un crimen para la humanidad” ya que afectan la condición humana del hombre en esta Tierra”.

P: ¿Qué es Falun Dafa y desde cuando se manifiestan sus prácticas en China y luego en buena parte del mundo?

R: “Falun Dafa es una disciplina espiritual de la Escuela Buda basada en los principios de Verdad – Benevolencia y Tolerancia. Consta de 4 ejercicios suaves de qigong y una meditación. Las enseñanzas se encuentran impartidas y recopiladas en forma de libro, que se pueden descargar gratuitamente de la página web www.falundafa.org. Los ejercicios son muy buenos para mejorar la salud física y mental. Se practican en parques y lugares públicos. Es un sistema integrado de mente y cuerpo que además de mejorar notoriamente la salud también eleva el carácter moral de las personas y otorga energía y paz interior.

Antes se difundía de maestro a discípulo pero en el año 1992 el Maestro Li Hongzhi la hizo pública y comenzó a transmitirse en seminarios a lo largo de China. Se hizo tan popular en ese país que para el año 1999 ya había 100 millones de personas practicando en los parques. La disciplina es automotivada, personal y además libre y gratuita. Actualmente se practica en 114 países y a pesar de las presiones recibidas por China y la campaña de persecución a manos de oficiales del partido, Falun Dafa (o Falun Gong) no solo no se doblegó sino que se hizo más fuerte. Ha obtenido una incontable cantidad de reconocimientos a nivel mundial por los beneficios que otorga a la salud y a la sociedad.

Cuando en el año 1999 comenzó la persecución ya se practicaba en varios países y a partir de ese momento los practicantes de todo el mundo generamos conciencia sobre este crimen ya que hay muchos “negociados” con China que hacen que muchas veces se haga la vista gorda a esta situación o que ciertos países o medios de comunicación no se posicionen, a pesar de ser independientes”.

P: ¿Las denuncias que ustedes formulan en cuanto a esa tan terrible persecución, cuenta con elementos probatorios de valor universal?

R: “Sí, y las cifras son escalofriantes.

Recientemente, en junio de 2016, salió publicado un informe muy documentado, de más de 800 páginas, de dos especialistas canadienses en derechos humanos, David Matas y David Kilgour, y del periodista estadounidense Ethan Gutmann, que estima que en China se realizaron entre 1,5 y 2,5 millones de trasplantes, provenientes de prisioneros de conciencia, en su mayoría practicantes de Falun Dafa. Se ha comprobado que las personas estaban con vida cuando la sustrajeron los órganos.

Días antes, con las evidencias contundentes, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó por unanimidad la resolución H.Res. 343 que condena estos hechos e insta a China a que ponga fin de inmediato a esta atrocidad. En el mismo sentido, se pronunció en diciembre de 2013 el Parlamento Europeo.

Sin ir más lejos, aquí en Argentina, luego de cuatro años de investigación, aplicando la justicia universal, en diciembre de 2009, el ex juez federal Octavio Araoz de la Madrid, ordenó la captura internacional del ex líder comunista Jiang Zemin, considerado el máximo responsable de esta persecución, por los crímenes de lesa humanidad que ha cometido. Por presión de la embajada china en Argentina esa causa fue archivada, y luego de una serie de apelaciones, actualmente se encuentra reabierta en el juzgado federal N°9 de Comodoro Py.

Naciones Unidas, Amnistía Internacional y Human Rights Watch, entre otros organismos internacionales de derechos humanos, han denunciado esta persecución, lamentablemente con poca repercusión.

Existen muchas más investigaciones, incluso documentales premiados internacionalmente, que exponen evidencias y arrojan luz sobre estos espeluznantes hechos. Parlamentos como el de Israel y Taiwán, entre otros, se han pronunciado en la misma dirección”.

 

 

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS