Ucrania celebra su independencia en un preocupante marco. Entrevista del Portal a su Embajador en la Argentina

El Embajador entrevistado

Las noticias presentes en todo el mundo, advierten sobre la agresividad de PUTIN y el peligro para la paz que la misma representa

 

ENFOQUES POSITIVOS ve con preocupación el clima de tensión que vive Ucrania frente a su vecino país Rusia, el que bien es relatado por YURII DIUDIN, designado por su país, en el año 2013, como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Ucrania en la República Argentina. Este cordial representante extranjero, se prestó recientemente a una entrevista con el Portal, la que se transcribe a continuación:

 

P: Veinticinco años de independencia de Ucrania, parece poco tiempo al lado de la Argentina y sus países vecinos …

 

R: “Hace un cuarto de siglo, el 24 de agosto de 1991, a raíz de profundas transformaciones geopolíticas ocurridas tras la desintegración de la ex-Unión Soviética, nacía un nuevo estado independiente – Ucrania. Este día coronó un largo período de la lucha por la independencia y fue el cumplimiento del sueño más entrañable de muchas generaciones de ucranianos, los cuales, a lo largo de su historia milenaria, durante muchos siglos estuvieron bajo el dominio extranjero y pocas veces gozaban de una verdadera libertad.

 

Parece una paradoja histórica. El Pueblo Ucraniano que procede de la rama oriental de los eslavos ya hace mil años formó uno de los estados más desarrollados de la Europa medieval – la Rus de Kiev (siglos IX a XIII d.C.), cuya capital rivalizaba en aquel período apenas con Constantinopla, capital del Imperio Bizantino, – sólo tiene un cuarto de siglo de existencia como Estado independiente. Pues siguiendo las vicisitudes de la historia europea, luego del período de gloria de la Rus de Kiev, en el siglo XIII vinieron del Oriente las hordas de los tártaros y mongoles que llegaron a conquistar la mayor parte de Europa. A partir de la toma de Kiev por el Khan Batú en el año 1240 empieza la época negra en la historia ucraniana. Casi tres siglos de dominación tártara, después vinieron otros imperios que siempre codiciaban estos inmensos territorios de planicies y tierras muy fértiles entre el Mar Negro y los Montes Cárpatos. Durante siglos, las tierras ucranianas estaban divididas bajo el dominio de los imperios Polaco-Lituano, Austro-Húngaro y finalmente el Imperio Ruso.

 

La caída de este último a raíz de la Primera Guerra Mundial y la revolución bolchevique permitió la creación en 1917 de la República Popular de Ucrania que lamentablemente no duró mucho tiempo y en 1920 fue aplastada por las tropas del Ejército Rojo, pasando Ucrania a integrar la Unión Soviética como una de las repúblicas a partir de 1922. La dominación soviética duró casi 70 años. Una de las páginas más tristes de la historia de Ucrania del siglo XX fue la hambruna artificial (“Holodomor”) impuesta por el régimen de Moscú contra campesinos ucranianos que se oponían a la colectivización forzada de la agricultura que le costó a Ucrania millones de vidas humanas. No olvidemos también los sufrimientos del pueblo ucraniano durante la Segunda Guerra Mundial, con millones de ciudadanos perecidos en los frentes de batalla, muertos en campos de concentración nazi o en las aldeas quemadas por ocupantes hitlerianos.

 

El trágico accidente en la Central Nuclear de Chornobyl en 1986 fue uno de muchos factores que precipitaron la caída y desintegración de la Unión Soviética en agosto de 1991 que dio origen a la liberación e independencia de las 15 repúblicas, entre ellas Ucrania”.

 

P: ¿Cómo encuentra a Ucrania la celebración de los 25 años de su independencia?

 

R: “En este cuarto de siglo hemos logrado librarnos en gran medida del pasado soviético, desmantelar el sistema burocrático obsoleto y aproximarnos a los estándares de las democracias del primer mundo.

 

Sin embargo, este camino no ha sido fácil ni pacífico. Tras el levantamiento masivo de todo un pueblo, en el frío invierno de 2013-2014, contra el entonces régimen corrupto y arbitrario, que entró en la historia como Euromaidán o “La Revolución de la Dignidad” y culminó con el derrocamiento de aquel régimen, el Pueblo Ucraniano optó invariablemente por el camino del acercamiento a Europa, a la cual siempre hemos pertenecido histórica, mental e intelectualmente.

 

Este hecho no fue bien recibido por el “gran vecino del Norte” que no quería perder Ucrania del área de su influencia. Aprovechando la debilidad institucional existente en el país tras la fuga del ex-presidente Yanukovych, Moscú asestó un golpe traicionero por la espalda a nuestro país. Desde febrero de 2014 estamos obligados a luchar contra la agresión externa llevada a cabo por Rusia, la cual, tras anexar de manera ilegal e ilegítima parte del territorio ucraniano – la Península de Crimea -, sigue fomentando el conflicto en el Este de Ucrania con el apoyo directo e indirecto a los paramilitares pro-rusos, tanto de forma militar, como logística y financiera. Sin este apoyo, sin la participación directa de soldados y oficiales rusos en el conflicto bélico en el suelo ucraniano, podríamos haber puesto fin a ese conflicto hace mucho tiempo.

 

Esta guerra “híbrida” y no declarada que está moviendo la Federación Rusa contra nuestro país está dificultando en gran medida las tareas de transformación del país, pero definitivamente no está en condiciones de detener el avance de Ucrania hacia la civilización y el progreso. A pesar de las enormes dificultades que está enfrentando mi país, el Gobierno Ucraniano, junto con nuestros socios europeos, está empeñado en encontrar una solución pacífica del conflicto, en los ámbitos de los Acuerdos de Minsk, que le permita realizar todas las reformas que son necesarias para retornar al camino del desarrollo sostenible y ocupar su digno lugar en el seno de las naciones europeas.

 

Entre las transformaciones que están siendo implementadas con éxito en Ucrania, podría mencionar las reformas del sistema judicial y de seguridad, del servicio público, del sistema tributario y aduanero, la lucha anticorrupción y la descentralización del poder público, entre muchas otras. Y los primeros resultados de esos cambios cada día se hacen más visibles tanto para los ucranianos como para la comunidad internacional.”

 

P: ¿ Cómo visualiza usted el futuro de su país ?:

“Con la sangre que sus hijos e hijas han derramado en el EuroMaidán y en Donbás, Ucrania ha roto definitivamente el “cordón umbilical” que la ataba al antiguo imperio y demostrado su firme compromiso con los valores democráticos, reafirmando su identidad europea y su vocación europea. El pueblo de Ucrania hizo su elección y escogió el camino de transformar a fondo y edificar un nuevo Estado europeo moderno y fuerte.

El Acuerdo de Asociación que firmamos con la Unión Europea es un instrumento que nos permite avanzar hacia este objetivo. Esto me da esperanzas de encarar el futuro con cierto optimismo. El apoyo que recibimos de todas las partes del mundo, la fuerte condena del accionar ruso en Ucrania que ha violado las reglas básicas del derecho internacional, y las respectivas sanciones políticas y económicas impuestas sobre el país -agresor para nuestros socios internacionales-, nos permite soñar con el fin de esa agresión, de esa guerra “híbrida” que está costando muy caro a nuestro país. El arreglo político del conflicto, en estricta conformidad con los principios de los acuerdos de Minsk, le permitiría a Ucrania desarrollar al máximo su potencial, tanto agrario (recordemos que tenemos una buena parte de las tierras más fértiles del mundo que le habían traído la fama del “granero de Europa”) como humano e industrial. Los ucranianos somos en la mayoría gente pacífica, trabajadora y bien educada que han podido crear en el pasado muchas empresas no solamente de la industria pesada de siderurgia y metalmecánica, pero también desarrollar tecnologías de avanzada en tales áreas como la industria naval, aeronáutica y aeroespacial. Por ejemplo, no todos saben que el avión de mayor capacidad de carga del mundo – AN-225 que puede transportar hasta 150 toneladas –, fue diseñado y ensamblado por la empresa “Antonov” de Ucrania, al igual que muchos cohetes-lanzadores que se utilizan para lanzar satélites al espacio son producidos en nuestro país”.

P: ¿Qué tipo de cooperación es la que Ucrania puede ofrecerle a la Argentina?:

R: “Tenemos una buena historia de cooperación con la República Argentina en varios dominios. Las turbinas hidráulicas producidas en Ucrania desde hace más de 40 años están generando energía en varias plantas hidroeléctricas argentinas, incluidas las del Salto Grande, Yaciretá y Piedra del Águila; con transformadores de potencia ucranianos están equipadas muchas líneas de transmisión eléctrica en el país.

Tenemos planes de contactos políticos en diferentes niveles, tenemos buenas perspectivas y proyectos reales de cooperación en las áreas aeronáutica y espacial, transportes y comunicaciones, energía eléctrica e infraestructura, que esperamos poder reactivar en un futuro próximo. Las nuevas políticas del Gobierno del Presidente Macri, en particular la apertura al mundo y la renuncia a las viejas doctrinas ideológicas, abren camino para la intensificación de nuestra cooperación en varios dominios.

Siendo un país agrario, al igual que la Argentina, nos interesan mucho las tecnologías avanzadas agrícolas que son desarrolladas y aplicadas en su país, como las de siembra directa o las utilizadas en la ganadería. Por eso reitero que existe un enorme potencial para desarrollar e incrementar el comercio bilateral que tenemos que aprovechar.

Además, no puedo dejar de mencionar un poderoso “lobby” de nuestros intereses que tenemos aquí en la Argentina – los más de 300 mil descendientes ucranianos que han dado y siguen dando su aporte valioso al desarrollo de este país -, y al mismo tiempo han preservado, a lo largo de decenios, el amor y el cariño hacia la patria de sus antepasados, las tradiciones históricas y culturales de nuestro pueblo. Estamos muy agradecidos por su apoyo que sentimos diariamente y que nos ayuda en nuestro trabajo diplomático y nuestras relaciones con el Estado Argentino”.

 

2 Comments on "Ucrania celebra su independencia en un preocupante marco. Entrevista del Portal a su Embajador en la Argentina"

  1. DIEGO ESTRADA | 21 Agosto, 2016 at 12:05 am |

    CON RUSIA COMO VECINO CUALQUIER PAÍS ESTARÍA INTRANQUILO. ES UN ENEMIGO DE LAS LIBERTADES Y DE LOS DERECHOS HUMANOS. ES COMO TENER A MADURO, SI ESTE FUERA FUERTE, COMO VECINO, O AL MATRIMONIO KIRCHNER COMO GOBERNANTES COMO LO HEMOS TENIDO, PERO OBVIO, POR ENTONCES VIVÍAMOS MUY MAL TODOS

  2. GINO BUCCOLINI | 23 Agosto, 2016 at 7:52 pm |

    Lo difícil que ha de ser vivir tan cerca de Rusia sabiendo que tu vecino es un enemigo peligroso y que algún loco como Putin en cualquier momento se despierta belicoso o le llenaron la cabeza sus generales que quieren quedar bien con el y se larga a una conquista sangrienta

Comments are closed.