¿Tiene MAURICIO MACRI grandes dotes para convencer a la población en general?, ¿También a los inversores?

La Argentina necesita el comienzo ya mismo de grandes obras públicas, ya mismo …

Todavía, y pese a todo, es el mejor momento y el Presidente no debería dejarlo caer

Cuando comenzó el corriente año, muchas fueron las celebraciones que involucraban al actual Presidente MACRI, en una especie de festejo por adelantado, acerca de lo que iba a ser su Gobierno. Mientras un sector político, relativamente importante, apostaba no tanto por el país, tal vez, sino por ellos mismos como opositores especialmente considerados por un Gobierno amable y que no se guardaba para sí solo, la acción de gobernar. Pero también los economistas sonreían, porque lo que se escuchaba en el exterior –todavía se lo hace pero con bastante menos entusiasmo -, era muy atractivo. Aquí mismo se transcribió ese estado, oportunamente, que hablaba con mucho optimismo acerca de las inversiones que llegarían al país.
Ese panorama por cierto, y felizmente, no ha cambiado demasiado, sólo que han aparecido algunas arrugas de preocupación en las frentes de quienes tienen bajo su responsabilidad asesorar a los potenciales inversores extranjeros, para que acerquen a la Argentina inversiones. Las mencionadas arrugas representan lo que se ha visto en el país durante el último mes o poco más de ese lapso. Un avance macrista que parecía arrollador desde un principio, comenzó a verse trabado, con nítidas “mojadas de oreja” de quienes sí apuestan, y con todas sus fuerzas, a que el actual Gobierno fracase. Y no hace falta dar nombres, con sólo leer el perfil y las identidades, su procedencia, y la ayuda externa que reciben los protagonistas de la nota que encabeza la presente Edición, bastará.
Estos son los que también antes arruinaron al país, y todavía no se sienten conformes con ese resultado. Pero no vale la pena considerarlos sino en la medida en que sea necesario neutralizarlos, civilizarlos, educarlos, convertirlos a una realidad sin odios ni revanchas, y que sólo apunte a hacer crecer y desarrollar el país, lo que tanta falta le hace al pobre …
A la fecha, se insiste, las expectativas no son exactamente las mismas, en cuanto a posibilidad de un éxito rápido y contundente del Gobierno, como lo fueron hace tres meses e inclusive hasta dos, si se quiere. La reaparición de fuertes opositores, con un actuar casi clandestino, que es el terreno donde mejor se mueven ellos por experiencias propias personales adquiridas en otros tiempos, la que le supieron transmitir sus padres o dirigentes allegados, ha creado un malestar en los observadores y consultores, o analistas, si mejor se quiere llamar, quienes actúan hasta a veces febrilmente en sus estudios acerca de la posibilidad de una Argentina futura, libre de los peligros de inseguridad física y jurídica, como la que el país viene viviendo desde hace tantos años.
Una Argentina especialmente alejada de populismos y de mentiras, que deje paso a la honestidad que tanto se declama y tan poco se practica, y que en base a ella comience a revertirse el actual círculo vicioso, para pasar a funcionar algún día como virtuoso.
Lo que debe preocupar al Gobierno es no sólo lo que reciben como información, esos potenciales inversores extranjeros, sino los locales, ofreciéndoles una adecuada atención a los medianos y pequeños. No hay que olvidar a estas PYMEs, y la enorme importancia que ese sector tiene en la economía de un país, para lo cual sólo haría falta buscar a alguno de los europeos más exitosos, como para demostrarlo. Los italianos, por dar un caso, supieron armar una red de pequeñas y medianas empresas que lograron salvar la economía de ese país, en las décadas pasadas.
Cualquier ciudadano tiene a mano saber que la situación no es nada fácil, y que apelar a la “herencia recibida” no es una falsa excusa. Pero tal vez el trabajo en el que MAURICIO MACRI debería poner hoy su mayor energía y tiempo, es el de analizar cada día con mayor rigurosidad, los resultados de gestión de sus más importantes asesores, aplicando las correcciones con la mayor urgencia, y hasta con los cambios que haya que imponer, en estilos y personas.
No puede dejar escapar este Presidente una oportunidad histórica que bien manejada podría servir al menos como comienzo de una posible reversión, un cambio en la mentalidad trasnochada en un sector importante de la población, y sumar a ese esfuerzo el de contener y responder con la máxima rigurosidad, a quienes defienden el sistema y la cultura de la mediocridad y la deshonestidad que llevó a la Argentina a la gran depresión de la que hoy le ha de costar tanto salir. Aunque no hay que perder las esperanzas …

Carlos Alberto Cabana Cal
Enfoques Positivos
Mayo 25 de 2016

2 Comments on "¿Tiene MAURICIO MACRI grandes dotes para convencer a la población en general?, ¿También a los inversores?"

  1. Alejandro Oliva | 28 Mayo, 2016 at 11:44 pm |

    Hacerlos trabajar a los argentinos va a ser un poco dificil sobretodo viniendo de un ciclo algo largo de mas de diez años donde nadie lo queria hacer. El último 1 de Mayo los camporistas se reunieron y dijeron que ellos iban a festejar igual

  2. Eduardo Castilla | 29 Mayo, 2016 at 5:35 pm |

    Son vagos los argentinos, yo soy argentino pero me considero muy distinto a la mayoria que solo quieren ganar buena plata y pasarla bien y vivir con lujos y viajes cuando no hacen lo que deben hacer para poder disfrutar de esos placeres honestamente. Ojalá vengan muchas obras y ahí vamos a ver que muchos van a tener que salir a trabajar si quieren sobrevivir porque la fórmula kirchnerista ya no funciona mas y nadie se la cree tampoco

Comments are closed.