Temas de gran actualidad política desarrolla en esta entrevista, la Diputada Nacional (M.C.) NORA GINZBURG

Nuestra entrevistada

En general admite interesantes avances en el actual Gobierno, marcando además lo que a su juicio, aún falta

“M.C.” -aclarado para quienes no pertenezcan al ámbito de la Política o del Periodismo -, significa “Mandato Cumplido”, una referencia que acostumbran a utilizar quienes ya concluyeron su mandato en el Congreso. Nuestra entrevistada lo hizo como Diputada Nacional. La doctora NORA GINZBURG dejó claras huellas de su paso por el Congreso, hace unos pocos años. Allí mostró su valor en la defensa de sus convicciones, especialmente frente a la corrupción y al manejo autoritario del Gobierno que hizo el kirchnerismo. Son recordados muchos casos de esos enfrentamientos.

GINZBURG es Abogada, y fue además Constituyente de la Ciudad de Buenos Aires.

Y así respondió a las preguntas que le formuló el Portal:

 

P:  ¿Cómo cree usted que procesan o interpretan los jóvenes, situaciones tales como que figuras de la Política fuertemente denunciadas por corrupción y responsables totales del enorme desastre que ha padecido el país, no sólo hoy siguen en libertad sino que vienen organizando durante los últimos meses actos políticos en el espacio público, y hasta con fuerzas de seguridad propias …?.

 

R: “No sólo los jóvenes sino que muchos adultos se sienten molestos y heridos por esta conducta. Pero por ahora, no veo una forma de evitarlo. Aquí los juicios prescriben, y cuando se puede sortear esa prescripción se recurre a interpretaciones que hacen los jueces de la Constitución Nacional. Tengamos en cuenta que el juicio a Madoff, uno de los estafadores más conocidos de EEUU duró 7 meses y lo condenaron a 150 años. Mientras no se reforme nuestro sistema de justicia, eso no puede evitarse. En cuanto al espacio público tiene una reglamentación, y si se pide autorización es absolutamente lícito llevar a cabo un acto,  con la ideología que tenga, salvo que sea una de carácter criminal. Eso sí, el control deben hacerlo las Fuerzas de Seguridad del Estado, como en cualquier acto. Dejarlo por cuenta de “La Cámpora”, por ejemplo, es algo insólito sin ninguna justificación y muy desagradable porque, a mi criterio, desplaza a quienes son competentes para ello, como la Policía Federal.

 

Además, yo soy esencialmente republicana, y todo aquello que la ley no prohíbe, como un acto, se puede hacer. No hay soluciones mágicas y mucho menos estoy con la mano dura porque sí, porque crea que yo tengo la razón. También a mí me molesta, pero sé que todo no puede ser a mi gusto”.

 

P: ¿No le parece que, a pesar de algunos cambios que a nuestro juicio son algo superficiales todavía, el actual Gobierno atraviesa por situaciones que lo colocan muy cerca de ser considerado “más de lo mismo”?. 

 

R: “No, eso de ninguna manera. Tengo críticas contra este Gobierno, al que reconozco que voté porque era la única forma de oponerme al anterior, pero nada más. Las críticas no son tanto por lo que hace, sino fundamentalmente por las cosas que debiera hacer y no las hace. Aunque en líneas generales y con muchos disgustos, lo apoyo. De lo contrario, actuaría con bastante superficialidad y fundándome sólo en aquello que para mí puede ser primordial, pero, entonces, estaría viendo sólo el árbol y no el bosque.

 

Para mí la diferencia con el anterior régimen está a la vista. Jamás podría decir que es más de lo mismo.

Hay que considerar en qué situación recibió el país, como también que se equivocó al no decirlo clara e inmediatamente. No es fácil, no quisiera estar en sus zapatos. Hay muchas cosas que me molestan, pero también pienso si realmente podría hacerlas distintas, nuestra gobernabilidad es muy endeble y siempre tengo el fantasma de De la Rúa, de cuya gestión formé parte. Hay asuntos que sí debería modificar de cuajo, y no sé si no lo hace por acomodamiento, por miedo o por alguna otra razón que desconozco, porque me consta, porque fuimos diputados juntos, que en ellos pensaba igual que yo, pero la conveniencia determina mucho los actos humanos.

 

Para mí lo que es indiscutible son dos cosas que hacen realmente a un gobierno republicano y democrático, y que a este no se le pueden negar, esto es la libertad de prensa y expresión y la independencia de la Justicia. Puede ser que en esto no se actúe como muchos quisiéramos, como por ejemplo echar a todos los jueces federales con juicio político o el supuesto caso de Angelici que se denuncia. Quizá la cosa no sea perfecta, pero lamentablemente todos los Ggobiernos buscan operadores en la Justicia, lo cual está mal, lo que sucede es que ahora habría uno y todos los sabemos. Antes nadie hablaba, todos tenían miedo y recién sale ahora la Jueza Servini de Cubría hablando de aprietes.

 

Pero actualmente no vemos situaciones como cuando el fiscal Marijuan, que ahora investiga sin pausa, no apelara el sobreseimiento del juez Oyarbide por enriquecimiento ilícito de los Kirchner, ni tampoco el juicio político al Fiscal Campagnoli.

 

Tengamos en cuenta que, ahora, el Fiscal Delgado está solicitando hasta medidas inverosímiles con toda libertad para inculparlo a Macri en los Panamá Papers y nadie se lo impide. ¿Podría haber sucedido esto en el gobierno Kirchnerista?.

 

Por otra parte, es esencial considerar que no tiene mayoría parlamentaria en ninguna de las Cámaras (recuérdese que Alfonsín al menos contaba con la de Diputados propia), lo que mengua claramente sus márgenes de maniobra política dada su necesidad constante para negociar hasta lo más nimio, y eso dificulta bastante la gestión.

 

No obstante, creo que el cambio es fundamental sólo desde el ambiente en que vivimos, ya que el estado de rispidez y agresión que venía desde los más altos niveles del gobierno anterior era insoportable. Para mí vivir en un clima de cierta pacificación es esencial, y ahora nadie puede sostener que el clima social no mejoró sustancialmente.

 

Eso, para mí, en modo alguno es superficial”.

 

P: ¿Cuáles serían a su entender las medidas que de modo urgente, el Congreso – escenario que usted conoce muy bien ,- debería tomar como iniciativas que sirvan para arrastrar a su concreción, a los demás poderes del Estado?:

 

R: “Lo fundamental está en la Seguridad Interior y la Defensa Nacional. Si bien vemos algún atisbo de cambio en la gobernadora Vidal, las cosas serias deben partir de las leyes. Cuando fui Diputada Nacional presenté un proyecto de ley declarando el servicio penitenciario federal en emergencia por dos años. Por supuesto que nadie lo trató, mire cuanto tiempo perdimos.

 

Debemos reformar sustancialmente el Código Procesal Penal, modificar, entre otras cosas, las condiciones de la excarcelación y que, previo a la libertad condicional, el beneficiario sea evaluado por parte del Cuerpo Médico Forense de la Justicia Nacional. Modificar, también el Código Penal para que la prisión perpetua sea perpetua, y muchísimas cosas más.

Respecto del Servicio Penitenciario, pensemos que en todo el gobierno Kirchnerista no se construyó una sola cárcel. Tenemos que decidir qué queremos hacer con los delincuentes. Y en esto tiene mucho que ver la sociedad. Aquellos que están de acuerdo con la pena de muerte, con la que nunca estuve ni estaré, tienen el problema resuelto aunque digan que los malvivientes no valen ni el precio de la bala que se gastaría en ellos. Y los que no están de acuerdo con ella ni con la tortura (que no es otra cosa que la situación en la que hoy viven los internos de una cárcel, sin colchones, sin agua caliente, hacinados, con alimentos incomibles para aquellos que no tienen familiares que se los alcancen, en situación de peligro constante por la actuación de otros presos, etcétera), deben decidir qué es lo que quieren, porque cuando se les dice que vamos a construir cárceles y mejorar el sistema te dicen “Mándelos a trabajar (como si fuera tan fácil, cuando, además de otras cuestiones, no hay trabajo ni para los honestos). Pongan la plata en la educación, en la salud, en los jubilados, no en esos delincuentes …”. Entonces nada se hace y así estamos.

 

Todo ello es algo que vengo sosteniendo desde siempre y que todos olvidan y no figura en ningún programa de un Partido político: el problema de las cárceles y los detenidos.

 

Sin eso no hay seguridad posible. Podemos tener mucha prevención (policías, cámaras, móviles, etcétera), muy buenas leyes y jueces razonables que las apliquen y pongan presos a los condenados, pero ¿y después? ¿Cuando salen? Si no, miremos el índice de reincidencia. Y por supuesto que por un hurto simple la pena no es grave, pero cuando sale de prisión ya está, por lo menos, preparado para un robo con armas. Reitero, este tema es muy difícil, pero si miramos para otro lado, como se ha venido haciendo hasta ahora porque eso no da votos, olvidémonos de la seguridad.

 

Y otro flanco más que criticable y doloroso es la Defensa Nacional que debería estar en la agenda del Congreso, y que se ignora. Creo que la sociedad, que tanto se queja contra los militares porque escucha el canto de las sirenas, ignora que en realidad no tenemos Fuerzas Armadas. Ignoran, por ejemplo que el personal del Ejército trabaja hasta el día Jueves por falta de presupuesto, no hay con qué darles de comer. La capacitación, empezando por los Liceos Militares es deplorable. No estamos en condiciones de ganar una batalla contra ningún país del mundo. Si bien es cierto que este Gobierno les aumentó los sueldos, con la inflación volvieron a su situación anterior.

 

Nuestros militares están caídos, “apichonados”, sin ánimo alguno. Nada se ha hecho – y hasta a veces parece lo contrario -, para dignificarlos y reconocer ciertamente cuál fue la realidad de la década de los 70.

 

Contra todos los Tratados Internacionales, los mayores de 70 años y enfermos siguen presos. Y como si fuera poco, tenemos un Secretario de Derechos Humanos, Claudio Abruj, que es impresentable por su parcialidad, apela decisiones judiciales que se adecuan a las leyes, por más que le disguste el beneficiario, y dice cosas tan ridículas como que “Los 30.000 desaparecidos son un número emblemático que tiene que ser respetado”. Claro, y si alguien no comparte este disparate se tiene que ir como sucedió con Lopérfido, a quien siguen cuestionándole nada más, ni nada menos, que haber dicho la verdad sobre ese tema.

 

En esto sí, me pregunto qué espera Macri para sacarlo, y poner un funcionario serio. El gobierno tiene muchas deudas  con todo lo relativo a la Defensa Nacional, y la actitud del Ministro de la Cartera deja mucho que desear”.

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS

2 Comments en "Temas de gran actualidad política desarrolla en esta entrevista, la Diputada Nacional (M.C.) NORA GINZBURG"

  1. Pío Pollarini | 31 Octubre, 2016 at 12:19 am |

    Recuerdo con mucho respeto a esta legisladora que solía trenzarse fuerte con algunos kirchneristas. Buena la nota

  2. Hoy más que nunca hacen falta hombres y mujeres valiosos en la política. Y aquí tenemos un ejemplo de la inutilidad de la ley de género. Esta gran señora no necesitó cubrir ningún cupo obligatorio. Hay muchísimos hombres que no le llegan ni a los talones

Comments are closed.