Subsisten los sistemas de “cajas recaudatorias” que durante el kirchnerismo fueron pintadas de cobertura social

Gestos adustos, expresiones tensas … Al menos pareciera que hay genuina preocupación acerca de las dificultades que vive el país

Lo que no conservan sería la misma finalidad, pero es preocupante y un claro freno al crecimiento y la credibilidad

 

Distintos subsidios, para obras viales y ferroviarias, hospitales y cualquier emprendimiento que se hizo aparecer como la cobertura de necesidades sociales básicas, inclusive hasta la creación de universidades nacionales –también de numerosos cuerpos de policías locales, como se informa en otra nota de esta misma Edición y la anterior-, estarían comprendidas en el sistema que durante tantos años fue usado durante los Gobiernos K, y que en ese entonces persiguieron disimular la corrupción que sirvió para la sustracción de las más grandes cifras de dinero estatal que se conozca, de la historia argentina.

Lo que entonces posibilitó lo conocido como “retornos”, las famosas “valijas”, y los lugares especiales para contar y distribuir esas coimas, como lo fue el caso de “La Rosadita”.

Lo que es de desear que ahora se haya modificado, son los objetivos de tal comportamiento anormal. Al menos hasta hoy, la gran diferencia es que las obras se realizan, cuando antes las inauguraciones de una misma se escenificaban tres o cuatro veces, pocos días antes de cada elección. Los argentinos saben que muchísimas de ellas nunca se terminaron.

ENFOQUES POSITIVOS recibió información, durante Mayo último, que esas inscripciones que portaban las unidades de determinadas líneas de colectivos –y aún hoy algunos la mantienen-, amenazando con disminuir la frecuencia de servicios, por considerar inviable económicamente su prestación, fueron acalladas con el sencillo trámite de entrega de subsidios. Le fue más fácil al Gobierno de MAURICIO MACRI implementar una modalidad de triste recuerdo, y que enriqueció tanto a los Funcionarios aplicados a esa tarea como a los empresarios del sector, antes que exigirles a estos, que usaran la que recibieron del Gobierno de entonces, en pago por facilitar la ingeniería de recaudación ilegal, tan repetidamente implementada en la ocasión. Poco después, ya comenzando Junio, oficialmente el Gobierno reconoció, aunque de manera algo diluida, esa situación.

No se intenta con esta nota comprometer a la nueva gestión, en la continuidad de la corrupción del kirchnerismo, pero lo cierto es que el mecanismo y los sistemas que estuvo utilizando ese régimen, se mantienen en casos visibles, pese a las declamaciones que en contrario se hace desde los Gobiernos Nacional, bonaerense y el de la Ciudad. Antes que meterle la mano en los bolsillos a la ciudadanía, un poco de esfuerzo al menos, debería hacerse para frenar el drenaje de dinero que está endeudando nuevamente al país.

Pero no fue así, los empresarios del transporte supieron muy bien cómo y a quién, intimidar y extorsionar exitosamente, y los subsidios a ese sector totalizaron cerca de 21.000 millones de pesos en el primer cuatrimestre

Algo parecido está sucediendo a nivel de determinadas universidades nacionales, las que, como antes se dijo, fueron creadas igualmente con un fin “recaudatorio”, y de militancia política, haciéndole creer a una población desinformada (deliberadamente, claro, como recurso necesario para el sistema clientelista, el que también usa a la pobreza para la obtención de votos cautivos) que millones de argentinos podrían obtener títulos universitarios, los que, en rigor de verdad, no son aceptados en trabajos importantes, a raíz de la baja educación que se ha impartido en buena parte de esas casas de estudio, armadas irresponsablemente.

Desde distintos organismos del Estado hoy están “ayudando” a las universidades mencionadas y a sus alumnos, otorgándoles contratos de trabajo, obviamente rentados, los que en gran parte de los casos resultan de dudosa utilidad, o peor aún, pueden ser realizados ineficientemente, por lo descripto acerca del origen y funcionamiento, de estas universidades.

Varios Ministerios acaban de cerrar acuerdos con distintas universidades, por un monto total de 200 Millones de pesos.

Para finalizar: Nadie puede negar que la Argentina vive otro clima, otros dirigentes, un poquito más de credibilidad, escasa, mínima, pero que ahí está, frente a lo terriblemente oscuro que antes se percibía. También hay que reconocer que no es posible de un día al otro, terminar con la cultura de la vagancia, pero sí es un gesto que al menos, a cambio de los subsidios, se exija alguna contraprestación. Lo que sí tarda en verse, pese a que es relativamente fácil de obtener, es lo del emparejamiento, a nivel social, del esfuerzo. No es posible que en circunstancias en que la mayoría de la población hace notables sacrificios, los Legisladores auto-asignan enormes aumentos a sus ingresos, los que también favorecen a los funcionarios de la Justicia. Por empezar, ni unos ni otros, de los nombrados, están en condiciones morales de mejorar lo que cobran de los argentinos, aunque no de todos, sino sólo de los que trabajan y hacen sus aportes, para mantenerlos.

Si en el Gobierno se excusan, como lo hacen, diciendo que ellos no son mayoría en el Congreso, pues la solución es muy fácil: El claro renunciamiento a cobrar los aumentos, de parte de los Legisladores afines al Gobierno. Mientras estos ejemplos no se manifiesten, no pueden seguir diciendo que trabajan para los que menos tienen.

Y ENFOQUES POSITIVOS no es comunista como KIM JONG-UN, y no simpatiza con ese sistema y con los Gobiernos izquierdistas como lo hace el Papa BERGOGLIO, y tampoco es populista como los peronistas y kirchneristas, sino sólo un observador y relator, en todo caso, de las razones por las cuales la Argentina no saldrá adelante, mientras se mantengan estas inmaduras medidas, las que frenan el aliento al mantener los privilegios de quienes de ningún modo se los merecen …

 

 

4 Comments on "Subsisten los sistemas de “cajas recaudatorias” que durante el kirchnerismo fueron pintadas de cobertura social"

  1. RUBEN NEGRITTI | 19 junio, 2017 at 1:31 pm |

    LAS DURAS EXPRESIONES EN LA FOTO PUEDEN RESPONDER A PREOCUPACIÓN PERO TAMBIEN A TOMARSE LAS COSAS CON SERIEDAD. EN EL CRISTINISMO TUVIMOS SONRISAS Y GESTITOS CON LOS DEDOS EN V SIEMPRE, Y MÚSICA Y BAILE TODO EL TIEMPO LO QUE EN CRIOLLO LLAMARÍAMOS JODA Y AHÍ ESTÁN LAS CONSECUENCIAS

  2. Lully Ferro | 19 junio, 2017 at 7:53 pm |

    Si, estoy de acuerdo con que las cosas no son tan fáciles pero como una vez leí creo que aquí mismo, si el Gobernador Morales pudo en Jujuy terminar con la Milagro Sala porqué no hace lo mismo Macri a nivel nacional y termina consiguiendo sin enfrentar ni atacar la independencia del poder judicial haciendo que los jueces metan presa a la Bonafini, a los Boudou, a Moreno, a Aníbal y a la ex Presidenta. ¿Qué hizo Morales para conseguir lo que consiguió, ¿tuvo que apretar o matar a alguien o alterar el equilibrio entre los poderes?. Sí está dejando que los malos e indecentes lo alteren entonces así no sirve

  3. Diego Estrada | 21 junio, 2017 at 11:37 pm |

    Lamento aclararle a Enfoques que no sólo las universidades nuevas del conurbano son de muy bajo nivel sino todas y ni hablar de las privadas como también de los tradicionales colegios secundarios hay que comprender que hubo un cambio de paradignma no guste o no nos guste

  4. Guillermo J. d'Hiriart | 26 junio, 2017 at 7:12 pm |

    “…lineas de colectivo…amenazando con disminuir la frecuencia de servicios, por considerar inviable económicamente su prestación, fueron acalladas con el sencillo trámite de entrega de subsidios”. ¿De confirmarse esta información, no sería una clara muestra de la continuidad, con cambio de caras, de un régimen de saqueo que por décadas vienen practicando las oligarquías argentinas? Para empleados y obreros: “día de huelga, día que no se paga” para empresarios y oportunos amigos de la Justicia y el P. Legislativo: subsidios y aumentos obscenos. Curiosa ética en el manejo de la cosa pública.

Comments are closed.