Sólo un especialista en “salvajismo”, podría salvar hoy a la Argentina, de caer nuevamente en la locura

La concentración de ayer fue importante, pero no basta … Ahora debiera actuar el Gobierno, como corresponde que lo haga.

El paso atrás que quiere dar un sector de la población, es ayudado en parte por la confusión y quietud del Gobierno

 

En realidad, volviendo al título de la presente, podría agregarse a la locura, la imbecilidad, en la acepción más clásica de esta última expresión (carencia o escasez de inteligencia o buen criterio), porque mucho de eso tiene que haber en el tipo de conducta que manifiesta hoy un grupo de argentinos dispuesto a “mandar todo para atrás”, utilizando una expresión vulgar pero muy gráfica. Lo que quieren mandar para atrás, es la reacción que tuvo la ciudadanía al votar contra el kirchnerismo, evitando así que el país terminara siendo exactamente lo que hoy es Venezuela.

Cierto es que quienes mayoritariamente integran el aludido grupo, son personas que no han recibido educación y que además están en la pobreza, ambas condiciones promovidas precisamente por los Políticos que eficazmente se han encargado de esos objetivos, para conseguir sobre ese público un dominio mayor.

Y en algunos casos ayuda una cualidad propia de muchos argentinos, que ya fuera descripta por DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO, cual es la vagancia, la que suele encontrarse en buena parte del “colectivo” que hoy pide destituir al Gobierno de “Cambiemos”, y hasta pre-anuncia la muerte de MAURICIO MACRI, en el corriente año.

La vagancia y la haraganería no necesariamente tienen que asociarse a la deficiente educación y a la pobreza. Aunque muchos de los afectados por ese vicio, probablemente ni estén en condiciones de advertirlo.

Pero hay también, “mechados” dentro del colectivo desestabilizador -además de los dirigentes Políticos-, empresarios, sindicalistas, periodistas, y como se ha visto, hasta actores de cine y televisión, que muestran una clara propensión a caer en actitudes primitivas, demostrando no importarles las consecuencias de su insana conducta.

Actúan según su provecho y conveniencia. Todos ellos también contribuyen al atontamiento y empobrecimiento de los más vulnerables, dentro de la población.

Nada es suficiente ante estos individuos, para advertirles la falta de metas saludables, de cambios imprescindibles para terminar con la pobreza y con la corrupción, y todo lo que deviene de esas tendencias, que es muchísimo … Hasta, como sobradamente se sabe, la muerte misma.

Y estas expresiones no significan que el actual Gobierno sea capaz de advertir lo señalado y además imponer algo que lo elimine definitivamente. Hay populismo dentro del mismo, y conductas que recuerdan lo vivido en época del kirchnerismo. Hubo, desde un primer momento, miedo a mostrar algo diferente. Esto no podría negarse, y por culpa de ello es que no se manifestaron logros significativos durante el último año y medio en la Argentina.

Pero sí ese lapso sirvió para mostrar una parte importante de lo negativo que tuvo el anterior Gobierno, aunque sólo parcialmente. Todo no se vio, en razón de ese miedo disfrazado de falsa prudencia, o por incoherencias que tal vez representaron compromisos de tipo político o de negocios, hay varias versiones circulando que hasta involucran a figuras que desde el primer momento se encargaron de actuar como los “prudentes” de “Cambiemos”, verdaderos inhibidores, cuando lo que se necesitó desde siempre, fue un actuar frontal y decidido.

Desde el momento en que el actual Gobierno no se animó siquiera a sacar a los integrantes del kirchnerismo de la conducción de los organismos estatales más importantes, ya está casi todo dicho …

Ahí está entonces todavía, y cada vez más fuerte, el ejemplo de Venezuela, sin nombrar a Cuba o a otros casos que sirven con gran eficiencia para mostrar el destino al que el país se conduce, si se insiste ser tan permisivo con el comportamiento que en los últimos días se vio, de parte de quienes concurrieron a las marchas y concentraciones públicas opositoras. Dicho esto al margen de que se hayan utilizado para esas convocatorias, algunos reclamos justos, pero que de ningún modo se solucionarán con ese estilo de manifestación.

La salvajada, la brutalidad e idiotez de tantos argentinos, permanece como si los enormes daños sufridos, no hubieran existido.

Alguien alertó al Portal: Si los argentinos se “comieron” casi en absoluto silencio el relato manifestado durante más de diez años, no hacía falta que se produjera lo que pudo verse en las manifestaciones callejeras aludidas, como para confirmar que la ceguera continúa.

Es verdad, pero la esperanza nunca se termina, y hay todavía, pese a tantas expresiones en contrario, algunos elementos razonables capaces de sostenerla.

6 Comments on "Sólo un especialista en “salvajismo”, podría salvar hoy a la Argentina, de caer nuevamente en la locura"

  1. Buena la nota y la comparto enteramente

  2. Haber perdido una gran oportunidad como lo fue el resultado delas elecciones de diciembre ya es muy grave es de esperar que no se repita ahora con la señal de apoyo que le dio la gente al gobierno porque sería imperdonable

  3. Teresa Oyuela | 2 abril, 2017 at 10:54 pm |

    Mis padres me dicen que cuando ellos eran chicos habían quedado convencidos que un gobierno peronista no podría volver jamás. Cómo se equivocaron

  4. Marisa Astudillo | 3 abril, 2017 at 10:17 am |

    Al “salvajismo” del que habla esta nota hay que combatirlo con un sistema absolutamente distinto al que se vivió durante la “década ganada”, con la mayor transparencia posible y con la concentración en los problemas concretos de los ciudadanos algo que no parecen entender todos en el gobierno cuando se distraen en tonterías que debieran no existir. Además también puede verse “amiguismo” dentro de Cambiemos y esos casos producen rechazo en la gente

  5. JAVIER OTELLO | 3 abril, 2017 at 7:34 pm |

    UN INTERESANTE MENSAJE FUE EL QUE DEJARON LOS ASISTENTES EL ÚLTIMO SÁBADO A LAS MARCHAS ORGANIZADAS SOLO POR LA GENTE COMÚN, FUNDAMENTALMENTE

  6. carlos ernesto luna | 8 abril, 2017 at 10:07 pm |

    El tratar de solucionar el desastre recibido debió ser encarado con gradualismo sí, pero mucho más activo. Se estuvieron nombrando empleados hasta el 9 de diciembre de 2015, y esta maniobra debió ser abordada con máximo rigor produciendo el despido de todos los nombramientos producidos, por lo menos, en el año 2015, sin importar la evaluación de cada persona porque habría sido una tarea de largo aliento y se podía tener la seguridad que todos los designados respondían al partido entonces gobernante y presuponiendo que ocupaban cargos en forma innecesaria y con la intención de perjudicar al partido opositor si éste ganaba las elecciones. Con esta sola medida la ciudadanía habría tomado conciencia que no se iba a titubear en darle a cada desatino recibido la adecuada reparación racional. Gran error del actual gobierno es haber abonado el dólar futuro, se convirtió en cómplice de la delincuente que promovió esa operación para ocultar que no le quedaba ni un solo dólar en el BCRA. No hubiera sido incumplir un contrato, sino que aplicar la teoría del abuso del derecho a una situación que claramente era un desfalco, encima favoreciendo a ciertos funcionarios (Quintana, Lousteau, entre otros), que no tuvieron la mínima delicadeza de rescindir sus contratos y engrosaron sus bolsillos a costas del erario nacional. Una vergüenza, y con este argumento va a zafar la Kirchner y sus adláteres del proceso judicial que se les ha promovido.

Comments are closed.