Sigue preocupando la Justicia. Hay mucha vagancia allí, y además soberbia. Urge aplicar la meritocracia, sin culpas …

Majestuosos edificios, en todo el país, los que por lo general no guardan en su interior una calidad humana acorde …

Cada semana hay duras críticas hacia ella, aún desde el Gobierno. ¿Se conseguirá ese cambio tan reclamado …?

 

Es fuera de la Capital Federal, aún en importantes sectores del conurbano bonaerense, donde cuesta mantener el anonimato, los lugares en los que se puede identificar rápidamente a los funcionarios judiciales, y en los que se conocen hasta los hábitos con detalles. Entre ellos los aspectos negativos de sus personalidades, especialmente por la función que la sociedad les ha encomendado, brindándoles privilegios que estos, no todos pero en gran mayoría, toman como ventajas de uso y disfrute propias.

Puede preguntársele, en este sentido, a cualquier observador del lugar, que los reconozca, y en un día tomado al azar, y en pleno horario tribunalicio, le señalarán a determinados funcionarios judiciales en plena tertulia en el café más cercano al lugar de trabajo. O le contarán, también, acerca de quienes mantienen otras actividades en días y horarios laborales, algunas deportivas o de otro tipo que no se pueden contar aquí, en desmedro siempre de las funciones que deberían cumplir y que por vagancia o ausencia total de interés y vocación, las delegan, muchas veces irresponsablemente, en otras personas que no siempre son las adecuadas. Y allí después el triste resultado del que resulta difícil escapar a los damnificados.

A la hora de la selección y calificación del personal que se desempeñará en la Justicia, se hace imprescindible revisar el aspecto humano de los mismos, porque estos individuos que tienen el poder de obrar sobre la sociedad toda, en temas que involucran a su honor, su libertad y patrimonio, no están –salvo honrosas y bastante escasas excepciones-, a la altura de esas circunstancias.

La sociedad tiene naturalizado que con sólo asistir unos pocos años a una universidad para hacer la carrera de Abogacía, es suficiente como para tomar un cargo en la Justicia y disfrutar desde allí los enormes beneficios que  el mismo les posibilita. Dicho esto además, en un momento en que se han multiplicado las universidades creadas a la sombra de intereses políticos, donde la enseñanza es más que deficitaria.

Un juez, un fiscal o un secretario, o cualquier auxiliar de la Justicia, necesitan mucho más que varios años de experiencia y haber cursado en una universidad prestigiosa, para conseguir un desempeño eficiente en el ámbito tribunalicio. Deben haber sido debida y suficientemente educados y haberse desarrollados en un ámbito familiar sano, con experiencias de vida que hayan fortalecido su personalidad y haberles brindado un equilibrio adecuado a las funciones que deberán cumplir.

Cuan lejos de todos estos requisitos están hoy la mayoría de los funcionarios judiciales de todos los Tribunales del país. Y ni hablar de los federales que se ocupan de las causas de mayor transcendencia política y social.

Resulta de gran utilidad para considerar esos privilegios a los que se alude en algunos párrafos atrás, leer lo que al respecto escribió hace unas semanas en un Medio nacional, el Abogado ALEJANDRO FARGOSI, quien ha integrado además el Consejo de la Magistratura de la Nación, hasta hace un par de años. Este experto en el tema, que suele ser entrevistado por el Portal, así se expresó:

“El artículo 110 (de la Constitución Nacional), les otorga a los jueces garantías extraordinarias para asegurar su independencia de criterio y su tranquilidad y para que sean realmente libres: tienen estabilidad laboral, monumental resguardo que solo ellos tienen entre todos nosotros y  asegura que sus sueldos nunca serán reducidos, lo cual fue entendido por ellos mismos como que quedan exentos del Impuestos las Ganancias que paga el resto de los argentinos. El sistema previsional que los ampara, además de una excelente obra social, les otorga una jubilación que llega casi al 100% móvil, sin prohibición de trabajar como abogados”.

FARGOSI aclara que estos no son privilegios, por lo que no hay que criticarlos, sino garantías de independencia, “en beneficio de todos nosotros”.

Lo que significa, fundamentalmente, que así lo deben entender los hombres de la Justicia y no valerse de los nombrados beneficios para sí, sino que, como queda claro en esta transcripción, son para los ciudadanos en general, de allí la necesidad que en los Tribunales deba haber sólo personal dispuesto a trabajar, concentrado en su tarea, sin las preocupaciones por la inestabilidad laboral, u otros riesgos, propios de la mayoría de los trabajadores argentinos, y que ellos no padecen.

Lo mínimo que puede pedírsele entonces a los judiciales, es que trabajen, estén al día con sus compromisos laborales, que no se retrasen en ese deber, para lo cual tendrán que instrumentar mecanismos adecuados, entre los cuales está la eliminación de las tan extensas vacaciones, las licencias otorgadas en forma tan frecuente, y someterse todo el tiempo, a medidas de control anticorrupción.

Y en especial utilizar todo tipo de recaudos para evitar la comisión de errores, los que en esa materia provocan graves perjuicios a los ciudadanos que suelen llegar a los Tribunales para obtener justicia y salen de de ese lugar no sólo sin haberla obtenido, sino con, además, enormes complicaciones, producto de la mala praxis judicial, que pueden durarle toda la vida

 

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS

3 Comments en "Sigue preocupando la Justicia. Hay mucha vagancia allí, y además soberbia. Urge aplicar la meritocracia, sin culpas …"

  1. DIEGO ESTRADA | 20 Febrero, 2017 at 10:46 am |

    AGREGO OTRO COMENTARIO Y ESTA VEZ NO ES IRÓNICO: LO DE LA JUSTICIA ARGENTINA EN VERDAD QUE ES UNA VERGUENZA PORQUE PARECEN TODOS SEÑORITOS MAL ACOSTUMBRADOS Y SU ESTRUCTURA PERMITE LA PROLIFERACIÓN DE CORRUPTOS. SI ASI NO FUERA NO SE ENTIENDE CÓMO ES QUE HAY TANTOS JUECES QUE PERMITIERON EL CRECIMIENTO DEL KIRCHNERISMO EN LA ARGENTINA GARANTIZANDOLE IMPUNIDAD EN CUANTO A LA REUNION DE PODER Y DE DINERO DE LA GENTE

  2. Damián Alfonso | 20 Febrero, 2017 at 3:42 pm |

    Desde hace más o menos un mes el desde el gobierno vienen anunciando que tomarán medidas para sanear a la justicia empezando con un par de juicios políticos a jueces de Comodoro Py. Pasó más de la mitad de marzo y que se sepa no ha habido ninguna presentación, sólo promesas y anuncios. Con esta ola de errores no se habrán equivocado y presentaron la denuncia en un lugar equivocado?

  3. Lo de vagancia lo suscribo ya mismo y lo del cinismo y soberbia también. Al menos con los jueces que suelo cruzarme. En la provincia es verdad también qe hay muchos advenedizos inútiles que han conseguido el puesto por acomodo por amistades o favores politicos. Y lo grave es que como también lo dice la nota estos tipos tienen en sus manos y en su pequeñita cabeza la facultad para destruir a una persona de bien que ha tenido una conducta durante toda su vida que estos tipejos no podrían mantener jamás. Supongo que queda claro

Comments are closed.