Si la “mala praxis” fuera considerada en la Política, en el Gobierno estarían hoy bastante preocupados

Carolina Stanley, convertida en anunciante estable de verdaderos festivales de dilapidación del dinero público

Al menos debería usarse alguna figura legal, que fuera persuasiva. ¿El Juicio Político, tal vez?.

Obvio que los integrantes de los Gobiernos kirchneristas serían los primeros en ser víctimas de esos sistemas que persiguieran castigar a quien comete serias imprudencias o desatinos a la hora de gobernar. En el caso de los K, se les sumarían los graves delitos que hoy a ellos se les imputan. En el macrismo además de la impericia o imprudencia manifiesta, también debería atenderse la soberbia.

La primera de esas imprudencias que se le podría señalar a Cambiemos, se concentra en una pregunta: ¿Por qué el apuro de privilegiar, y cuánto antes, a los grandes grupos empresariales, cuando era previsible que la ciudadanía no podía asumir una actualización de los costos de servicios, en tan poco tiempo, y sin un respaldo de promesas de inversiones, las que además nunca llegaron?. ¿Habrá comprendido ahora el Gobierno –ya tarde y muy probablemente sin retorno-, que lo más importante que debió hacer, desde un primer momento, era instalar en la comunidad la imagen de orden, justicia y seguridad, antes que cualquier otra cosa?. ¿Por qué no tuvieron el valor de conversar con sus “pares” (no debe olvidarse el origen empresarial de la familia de MAURICIO MACRI, y de él mismo), como para negociar plazos y oportunidades, y pedir algo de paciencia entre las grandes empresas, nacionales y extranjeras?.

En la Argentina de 2015, las urgencias en realidad la tenían otros conflictos, donde allí sí había que imponer un “shock”, mientras que las políticas graduales tenían que destinarlas a una recomposición de otros problemas, tales como el rescate o el resarcimiento en las inversiones …. Nunca hacer gradual y lenta la recuperación del Estado de Derecho, de la aplicación de las leyes y del  prestigio de la Justicia. Todo esto es lo que hubiera sido necesario impulsar urgente y enérgicamente, y su demora fue repetidamente criticada por ENFOQUES POSITIVOS.

Incluso, la ciudadanía hubiese puesto mayor paciencia todavía, de la mucha que mostró, con ver algunas señales inequívocas de que lo que se quería conseguir era la estabilidad política en el país y la renovación total y absoluta de la Justicia, como paso previo e inevitable, para bajar, primero la “sensación” de corrupción e inmediatamente más tarde la corrupción misma.

¿Qué hubiese sucedido, qué habrían respondido los empresarios internacionales y nacionales –mucho más en los casos de los locales que siempre gozaron de enormes prebendas-, si MACRI y sus hombres se les plantaban y les pedían que tuvieran imaginación porque de no haber ganado ellos las elecciones, quienes iban a estar en la Casa Rosada en su lugar, hubiesen continuado por varios años más con la misma actitud y conducta que llevó a la Argentina a la categoría del descenso, por usar términos futbolísticos.

Lo hubieran entendido, mucho más cuando Cambiemos llevó a ser parte del Gobierno a caracterizados representantes empresariales del exterior, siendo uno de ellos quien precisamente más se apuró para “compensar” las supuestas pérdidas que por varios años tuvieron en su sector, según decían ellos, aunque nadie les creyó …

Pero no, lo más urgente fue compensar a los empresarios cuando con algunos gestos y también actualizaciones más lentas de precios, más promesas formales y especialmente una buena y transparente acción de Gobierno, hubieran conseguido el total apoyo de esas empresas, y de los Gobiernos en el mundo, a donde ellas pertenecen …

Ha sido todo muy torpe, y susceptible de ser penado severamente, no sólo con la quita del apoyo electoral, sino hasta con la cárcel, cuando comienzan a verse las enormes y pesadas cargas que la “mala praxis” gubernamental provocó en gran parte de la comunidad, con daños que, a partir de lo que expresan los expertos, tal vez sean irreversibles, o por lo menos muy difíciles de recuperar, aún dejando pasar un prolongado lapso.

Hoy, a casi 4 años de la llegada al poder, Cambiemos sigue equivocándose, y por nombrar sólo lo que está sucediendo por estas horas, cabe mencionar la virtual dilapidación de los dineros recibidos a través del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (en una de las entrevistas de esta misma Edición del Portal, el Economista AGUSTÍN MONTEVERDE es muy claro revelando el destino que han tenido esos dineros …), pero además está a la vista de todos, que las enormes y descontroladas cifras dirigidas a los planes de ayuda social, y otras similares con las que hubo un verdadero desparramo de créditos dispuestos para jubilados y beneficiarios de dichos planes sociales, no es el mejor destino del dinero recibido en préstamo. Encima aplicando metodologías que tal vez sean muy imprudentes, pues terminarán endeudando a más y más argentinos …

Y ni hablar, para no alarmar más a los lectores, de las convocatorias políticas que está haciendo hoy el Gobierno, a figuras sin calidad humana alguna, y tampoco valores morales, además de los delincuentes procesados y con pedido de prisión, y con una evidente impericia política.

Lo dicho en este caso, y ya para concluir, hace que una vez más este Portal deba decir, de MACRI, que desconoce la vieja y sabia expresión que dice: “Dos pobres no hacen un rico …”.

3 Comments on "Si la “mala praxis” fuera considerada en la Política, en el Gobierno estarían hoy bastante preocupados"

  1. JACINTO PEREYRA | 7 mayo, 2019 at 4:20 pm |

    ES FÁCIL PARA ESTA SEÑORA Y PARA TODOS LOS DEL GOBIERNO PORQUE METEN LA MANO EN OTROS BOLSILLOS QUE NO SON LOS SUYOS

  2. Nadie podría asegurar que los vientos no van a cambiar en la Argentina y si cambian y vuelven los vengadores quién nos dice que no haya acciones judiciales con las cuales se persigan las barbaridades que ha cometido el actual gobierno desparramando tanta plata que en definitiva es de los argentinos y fue manejada arbitraria e imprudentemente

  3. comparto absolutamente el contenido de esta nota. No es posible que se permita que alegremente un gobernante dirija los dineros de los argentinos hacia donde más le plazca y buscando un rédito político propio. ¿En qué otros países incivilizados ocurren estas cosas?

Comments are closed.