¿Quiénes y por qué, incentivaron una fuerte tendencia a la transgresión de la moral y las leyes?

Un minúsculo grupo de inadaptados y violentos hoy puede adueñarse de la ciudad …

Innumerables ejemplos sirven para respaldar lo que aquí denuncia el Portal

Basta con circular por cualquier calle del país como para advertir el incumplimiento a las más elementales normas de convivencia, muchas de ellas, las más, escritas en leyes muy claras y además antiguas.

La situación lleva a preguntarse quién es, qué autoridad y a través de cuáles medidas, se ha venido permitiendo la comisión de graves transgresiones a las leyes, y a las normas elementales de convivencia, lo que a todas luces ha perseguido crear una situación de caos, que a nadie conviene en el país. ¿Cómo y por qué la Argentina se ha convertido en un Estado permisivo al extremo, donde hasta las más ostentosas transgresiones no sufren consecuencia alguna?.

Por sólo nombrar algunos ejemplos que a diario puede encontrar el vecino que circule por la ciudad, están los referidos al tránsito de vehículos en la misma, donde se es corriente ahora circular sin las correspondientes luces encendidas, según ha sido costumbre obligatoria en años anteriores. El fenómeno se da también, de modo alarmante, en horas nocturnas, tanto en las calles de la ciudad como en las rutas del país. O, ya que se habla del tránsito automotor, porqué muchos conductores han tomado la mala costumbre de no anticipar con señales el cambio de carril, o hacer esta maniobra en lugares indebidos … Esta sola actitud ya es una clara demostración del desprecio hacia el prójimo.

O la circulación de ciclistas por las aceras, poniendo en serio riesgo de vida a todo tipo de personas, en especial ancianos y niños, o el estacionamiento indebido, practicado insolente y descaradamente, taponando los pasos peatonales y los destinados a los discapacitados.

O la violenta reacción de los autores de los incumplimientos de medidas elementales de convivencia, ante el mínimo señalamiento que se les haga.

Días atrás pudo verse repetidamente, a través de las redes sociales, la escena de un sujeto a quien personal policial le retenía su vehículo, por no reunir el mismo las condiciones que la ley exige para su circulación. Este personal sufrió serios atropellos, violencia física y ofensas de todo tipo, sin poder reaccionar, con seguridad por indicación de sus superiores, lo que lleva a preguntarse qué tipo de inspiración tiene esta moda de permitir que la Policía sea agredida. ¿En qué desencadenará, finalmente, esta insensata manifestación, que está enseñando que no deben respetarse las leyes?.

En otra filmación distribuida por preocupados usuarios de las redes, los Policías recibían todo tipo de proyectiles, o ataques, además de los consabidos escupitajos. Nada pueden hacer, todo lo deben permitir. Es insólito esto porque además termina empoderando más aún a los delincuentes de todo tipo y nivel, mientras la comunidad ve crecer su desprotección. Y ella es la que sostiene al servicio policial inmensamente costoso, destinado a no servir para nada …

También pudo verse, en el curso de la semana pasada, un sujeto enloquecido y amparado en la misma impunidad que se relata sobre los demás hechos delictivos, que tomó por su cuenta un vehículo municipal, en el distrito de Vicente López, para sacarlo de su camino, mientras un operario estaba trabajando sobre la grúa que el móvil contenía, a varios metros de altura. Casi muere este joven trabajador, como consecuencia de la locura sin límites que las autoridades han dejado avanzar.

Pero tal vez el caso que más demuestra el aumento de una cultura que persigue ignorar a las leyes, lo representa el manifestado en la ciudad de Buenos Aires –también en el curso de la última semana-, cuando a un vendedor clandestino de alimentos, se le incautó o decomisó la mercadería que ofrecía, la que no contaba con autorización y controles bromatológicos, y además estaba expuesta sin envoltorio protector, a la intemperie.

La publicación de esa noticia generó una importante manifestación de repudio en buena parte de la población, según lo aparecido en distintos Medios de Comunicación, en contra de las autoridades que simplemente hicieron lo que debían hacer, a favor de la comunidad, en la que están incluidos, precisamente también, los quejosos.

Un comportamiento popular muy significativo y demostrativo de lo que ha dejado en millones de cabezas el Gobierno anterior. Expresiones tan populares hoy, tales como “cabeza limada”, o “cabeza de termo”, sería lo más apropiado aplicar, como ilustración, en estos casos.

Y una vez más la autoridad, sin la cual nada puede funcionar bien, y en todos los ámbitos, ha sido desprestigiada, atacada y desacreditada, lo que revela una actitud, en ese sentido, plenamente deliberada. También demuestra que esas autoridades no saben, no quieren o no pueden, conseguir ser respetadas …

¿Quién o quiénes han de ser los que organizan este tipo de actitudes sociales si no aquellos que sean peligrosos enemigos de la Nación?. Puede sonar a algo exagerada esta proyección de las consecuencias que hechos aparentemente simples y vulgares, son capaces de provocar, pero la misma se ajusta a la realidad y especialmente a la mentalidad de quienes sólo tienen capacidad para desestabilizar, dañar y agredir.

La actitud negativa de los particulares, ya es grave, pero mucho más lo es la que muestra una Prensa inmadura, en el tratamiento del fenómeno que aquí se relata.

Los ataques a la cultura de la paz y la sana convivencia, heredados desde el kirchnerismo, mantenidos hoy por esa facción residual, y tolerados por el actual Gobierno, han instalado la idea de que los límites razonables para que un sistema de vida sirva para el crecimiento y desarrollo del país, no merecen ser respetados, y que debe buscarse la generación del caos y la violencia.

¿Puede haber tantos argentinos que aún no hayan descubierto esta lógica de comportamiento, y de los objetivos que la misma persigue …, y que no exista una cantidad suficiente de ciudadanos que estén dispuestos, a través de propios ejemplos o exigencias a las autoridades, a conseguir que el país funcione en orden … ?.

6 Comments on "¿Quiénes y por qué, incentivaron una fuerte tendencia a la transgresión de la moral y las leyes?"

  1. Lita Sánchez Girao | 29 marzo, 2018 at 12:21 pm |

    Ya todos sabemos a quien se responde en esta actitud de derribar la credibilidad del país y de degradar a los argentinos y es la izquierda de siempre formada por los sujetos más resentidos e ignorantes que se conozcan

  2. Administrador | 29 marzo, 2018 at 1:42 pm |

    Hay violencia justificada por cualquier encuentro en la calle o por el cruce de alguna mirada se ve odio y ganas de pelear y destruir lo que hace muy peligrosa la vida en la argentina y esto lo saben los inversores de afuera

  3. Administrador | 29 marzo, 2018 at 1:42 pm |

    Hay violencia justificada por cualquier encuentro en la calle o por el cruce de alguna mirada se ve odio y ganas de pelear y destruir lo que hace muy peligrosa la vida en la argentina y esto lo saben los inversores de afuera

  4. Jorge Pedemonte | 29 marzo, 2018 at 10:45 pm |

    Lo que da miedo es la violencia que demuestra un sector importante de la población al no respetar lo mínimo que se requiere para vivir en paz

  5. RUBEN NEGRITTI | 30 marzo, 2018 at 10:51 am |

    TODAVÍA ESTÁN SUELTOS PRÓFUGOS O LIBERADOS LOS VIOLENTOS QUE ACTUARON EN EL CONGRESO CUANDO SE MODIFICÓ LA LEY PREVISIONAL. NADIE SABE NADA DE ELLOS Y UNO EL MÁS LOCO MANDA MENSAJES DESDE LA CLANDESTINIDAD. SE PARECE A LA ÉPOCA DE LOS MONTONEROS

  6. La violencia está a flor de piel en la Argentina. ¿Habrá algún sociólogo que encuentre una respuesta a este fenómeno?

Comments are closed.