“Quemar combustibles fósiles es quemar el futuro”. Lo dice en esta entrevista FABIÁN RUOCCO

El Especialista entrevistado

El entrevistado por el Portal es Director General del Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica (CEDyAT)

 

CEDYAT es una Asociación Civil sin Fines de Lucro, inscripta bajo la Resolución 59/09, de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica.

Su Director General, FABIÁN RUOCCO, da sus respuestas a ENFOQUES POSITIVOS, en el marco de la entrevista que le concedió al Medio:

¿Puede percibirse claramente una inclinación de parte de los inversores internacionales a la explotación de fuentes de generación energética renovables, como lo son la eólica y la solar?:

“Desde los equipos técnicos del CEDyAT – Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica- sabemos que además de percepción, están los datos objetivos. Estas tecnologías energéticas inocuas para el clima son ahora un componente indispensable de la combinación energética mundial y su importancia solo aumentará a medida que maduren los mercados, los precios de la tecnología sigan descendiendo y la necesidad de frenar las emisiones de carbono se torne cada vez más acuciante. “Tendencias Globales en la Inversión en Energía Renovable 2017”, es un documento oficial publicado el 6 de abril de este año por Naciones Unidas, el Centro Colaborador de la Escuela de Frankfurt-PNUMA y Bloomberg New Energy Finance, encuentra que todas las inversiones en energías renovables totalizaron $ 241.600 millones. Estas inversiones agregaron 138,5 gigavatios a la capacidad de energía global en 2016, un 9 por ciento de los 127,5 gigawatts agregados el año anterior. La inversión en capacidad renovable fue aproximadamente el doble que en la generación de combustibles fósiles; La nueva capacidad correspondiente de energías renovables equivalía al 55 por ciento de toda la nueva potencia, la más alta hasta la fecha. La proporción de electricidad procedente de fuentes renovables, excluida la hidroeléctrica, aumentó del 10,3% al 11,3%. Esto evitó la emisión de un estimado de 1,7 gigatoneladas de dióxido de carbono. Como expresara el Prof. Dr. Udo Steffens, Presidente de la Escuela de Finanzas y Gestión de Frankfurt, comentando sobre la actividad récord en el sector de energía limpia “El hambre de los inversores por los parques eólicos y solares existentes es una señal fuerte para que el mundo se mueva hacia las energías renovables”.

Por otro lado, ¿Qué pruebas contundentes pueden exponerse como para demostrar la inconveniencia de continuar con el sistema de utilización de hidrocarburos para la energía?:

“Las pruebas científicas fueron expuestas al mundo por “El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)”  el que fue creado en 1988 para que facilitara evaluaciones integrales del estado de los conocimientos científicos, técnicos y socioeconómicos sobre el cambio climático, sus causas, posibles repercusiones y estrategias de respuesta. Recordemos que fueron galardonados con el premio Nobel de la Paz 2007, por “sus esfuerzos para construir y difundir un mayor conocimiento sobre el cambio climático causado por el hombre y poner las bases para las medidas para contrarrestar ese cambio”.

Científicamente se ha demostrado que la mayor parte del CO2 se produce en la respiración de las biocenosis y, sobre todo, en las combustiones de productos fósiles (petróleo, gas y carbón), el CO2 es un componente del aire que es utilizado por los vegetales en la fotosíntesis.

El nivel de CO2 en la atmósfera está aumentando de modo alarmante durante los últimos decenios, debido el desarrollo industrial. Por otra parte los científicos de todo el mundo han demostrado que al aumentar la concentración de CO2 en la atmósfera aumenta la energía que queda en la tierra procedente del sol, y ello lo hace en forma de calor, este efecto se conoce como el efecto invernadero, es causado por la transparencia del CO2, que por una parte permite pasar mejor la radiación solar y por otra provoca una mayor retención de la radiación infrarroja emitida desde la tierra”.

¿Porqué señala usted que la energía nuclear sigue siendo la opción firme para el futuro sostenible?:

“Según el informe Climate Change and Nuclear Power 2015 del Organismo Internacional de Energía Atómica, el parque nuclear mundial, formado por 441 reactores en 31 países, evita la emisión anual de unos 2.000 Mt CO 2 y desde 1970 ha evitado la emisión de más de 65 Gt CO2 a la atmósfera, casi dos veces las emisiones totales de cualquier actividad, y el 41% del total de las emisiones evitadas por las fuentes bajas en carbono (hidráulica, nuclear y otras renovables). Según los distintos escenarios de crecimiento de la potencia nuclear mundial en el futuro, la energía nuclear podrá evitar la emisión de entre 3.300 y 9.000 Mt CO 2 anuales en el horizonte de 2050.

Los adelantos tecnológicos, que sientan las bases sobre las cuales se desarrolla la energía nucleoeléctrica, están en constante evolución. Los científicos no han levantado el pie del acelerador hacia nuevos hallazgos que han mejorado nuestra vida, nos ayudan a conocernos y también nos permiten valorar el impacto de nuestra especie en el entorno. No se detienen. La teoría atómica es la teoría más importante en la historia de la ciencia. Esto se debe a las implicaciones que ha tenido, tanto para la ciencia básica como por las aplicaciones que se han derivado de ella. Pensemos además en el descubrimiento del Genoma Humano, el mapa del Big Bang, en fin el avance de los conocimientos se da siempre de escalón en escalón y no hay marcha atrás.

Gracias las políticas rigurosas de mitigación del cambio climático que seguirán apoyando la energía renovable y las medidas de eficiencia, habrá más sinergias entre el uso tradicional de la energía nucleoeléctrica para la generación de carga de base y la generación mediante fuentes intermitentes, como la energía eólica y la solar. Esta ventana o transición durará hasta que evolucionemos tecnológicamente a la generación de una energía limpia en toda la cadena de valor”.

¿Cuáles son los programas que hoy apuntan a un incremento del empleo de energía nuclear en la Argentina?

“Esta pregunta es la que debe hacerse la Argentina, porque el cambio de gestión de Gobierno siempre es una oportunidad para evaluar la actualidad del sector y su proyección hacia el futuro. El Proyecto de Extensión de Vida de la Central de Embalse, del cual nosotros hicimos el Estudio de Impacto Ambiental requerido por la legislación Nacional y de la Provincia de Córdoba, generó aproximadamente 3000 puestos de trabajos directos en la etapa de la reconstrucción y otros tantos en forma indirecta.

En el mes de mayo pasado el presidente Mauricio Macri acordó con el líder de China National Nuclear Corporation (CNNC), Wang Shoujun, que el comienzo de la construcción de la central nuclear Atucha III será en enero del año que viene, según informó Presidencia en un comunicado en el que también adelantó que se negoció la instalación de otra central, en Río Negro, cuyas obras arrancarán en 2020.

Para el caso de Atucha III, 70 por ciento de sus componentes serán construidos en el país. Argentina estará a cargo de la contratación de la obra civil, la cual será 100 por ciento nacional, al igual que la ingeniería, el montaje, y gran parte de los materiales. Asimismo, la mano de obra será nacional en su totalidad y se emplearán aproximadamente 6000 trabajadores. En cuanto al 30 por ciento de los insumos y materiales extranjeros, serán los que exclusivamente no se pueden fabricar en el país. Además, el país fabrica localmente el agua pesada y el combustible nuclear necesarios para su funcionamiento. Esta situación permite tener el ciclo completo de combustible en forma local, sin necesidad de importarlo.

La industria de la energía nuclear se encuentra hoy enmarcada en un programa de desarrollo que esperamos que ya no se detenga. Actualmente es un sector capacitado, experto, tecnológico y consolidado a nivel internacional”.