Pese al claro fracaso demostrado, es muy probable que el actual Presidente triunfe nuevamente en Octubre

Habrá que convenir que algunos sí tienen antecedentes en la Política, pero de terror …

Y no es que los argentinos sean masoquistas, sino que no hay ofertas electorales serias y confiables

Días atrás un conocido Político hoy retirado, le preguntaba a ENFOQUES POSITIVOS, en un encuentro casual en la Feria del Libro, si podría creerse que la pésima situación creada por el Gobierno de MAURICIO MACRI, y muy criticada hoy por un importante sector de la población, servirá para que el electorado desde ahora sea algo más prudente y contenido, a la hora de votar …

Lo de la contención –lo aclaró luego este referente ante una pregunta del Portal-, aludió a la palpable situación que se crea ante la aparición de figuras de cualquier origen que se sienten en capacidad para presentarse como candidatos a los más altos cargos políticos, aunque sin ningún tipo de antecedentes positivos en la materia, pero que insólitamente ganan inmediatamente la confianza de muchas personas, dejando al desnudo la fuerte necesidad que tienen los argentinos de encontrar al Mesías, a una figura que les venga a resolver la infinidad de problemas que ellos mismos se han creado, o han permitido instalarse, en base a la desidia, desinterés o imprudencia popular.

En muchas ocasiones, sobretodo en estos momentos en que aparecen postulantes decididos a presentarse con candidaturas importantes para el próximo compromiso electoral de Octubre en la Argentina, puede verse una actitud bastante ingenua de parte de personas que, no obstante reunir experiencia política y social, terminan ilusionándose como si fueran niños, pese a que estos potenciales candidatos nunca hayan actuado en Política y hasta ni siquiera mostraron el mínimo interés cívico, ni tampoco han descollado por sus condiciones intelectuales.

Es más, con una simple investigación a nivel de los archivos más elementales, pueden surgir no antecedentes de quienes se proponen, sino prontuarios policiales.

Volviendo al caso de MAURICIO MACRI, éste, más allá de su experiencia en un club de fútbol y una trayectoria política en la ciudad de Buenos Aires, muy poco más pudo presentar en su momento, pero ganó allí las elecciones gracias al espanto que se manifestó ante un peligro mayor e inminente, como lo fue, en el caso, la posibilidad de una continuidad del kirchnerismo.

¿Sucederá la misma situación en 2019?. Hay quienes así lo vaticinan, pese a la bronca generalizada y ya instalada en muchos electores.

Las ya nombradas sorpresivas apariciones suelen ser sostenidas más por un improvisado marketing electoral que por acciones concretas e inteligentes que muestren capacidad de conducción política, encima, en un país de por sí,  muy complicado. Suelen ser costosas dichas campañas, ignorándose el origen de los fondos que las sustentan. Presumiblemente se trata de dineros que provienen de los amigos de quien aspira a ser candidato, quienes ven interesante mantener una relación con alguien poderoso en la Política.

Ha sido común en los últimos meses en la Argentina, la aparición de varios casos como el que se relata más arriba, no sólo a nivel nacional sino también en el de las provincias. Figuras prácticamente desconocidas, que se imaginan disfrutando en un futuro próximo, de las mieles del poder, algo no imposible en un lugar donde muchas cosas irracionales siguen siendo posibles de suceder,  gracias a la ligereza con la que buena parte de la población recibe a estas propuestas.

En conversaciones mantenidas con los entusiastas y soñadores de un cambio mágico en el país, el Portal les pregunta cuáles motivos los han impulsado a creer y defender a determinados candidatos nuevos en la Política, y las respuestas apelan a tan livianos argumentos que llevan a convencer acerca de una inmadurez cívica muy marcada, de parte de los interrogados.

Hay un notable olvido acerca de la historia política reciente de la Argentina, en la que abundan los hechos de la aparición espontánea de figuras que dejaron tristes situaciones para el país, aún en los casos de corta duración, pero, asimismo, alivia ver que también se manifiestan hechos en los que el aspirante a candidato colapsa en escaso tiempo, y es algo que merece ser destacado porque puede atribuirse a la prensa responsable, no muy abundante en el país, pero que hoy se encuentra apoyada en las redes sociales, tal vez la parte más democrática de los Medios de Comunicación.

La experiencia que dejarán las elecciones nacionales del presente año, especialmente las campañas políticas que les precedan, tal vez muestren interesantes ejemplos a tener en cuenta.