NICOLÁS KASANZEW reeditó un libro que provocó gran interés en el público

Nicolás Kasanzew

El Portal le consultó además qué persigue PUTIN en Venezuela

“El Zar y la Revolución” fue publicado en 2017, por este autor, en ocasión del centenario de la caída de la Monarquía en Rusia, obra ahora reeditada por Editorial La Argentinidad, en una versión ampliada al doble por su autor, quien, siendo de origen ruso, vino estudiando el tema desde su adolescencia.

KASANZEW, aparte de sus importantes logros a nivel del Periodismo, en la Argentina y en distintos lugares del mundo, también se ha destacado aquí y allá a través de sus corresponsalías de guerra, y ha escrito una serie de libros entre los que se encuentran los referidos a la Guerra de Malvinas, lugar donde él personalmente tuvo intervención profesional.

Asimismo, este autor ha sido por más de 50 años Director del periódico en idioma ruso “Nuestro País”, especializado en política, historia y literatura de Rusia.

El libro hoy reeditado derriba los mitos sobre la revolución rusa que crearon los bolcheviques y que en muchos casos también adoptó la historiografía liberal.

ENFOQUES POSITIVOS le preguntó:

La intención del libro ha sido, obviamente, clarificar los hechos a partir de la presentación de la verdad. ¿Cuál fue la reacción de los lectores ante tan original temática, bastante desconocida para muchos aquí?:

“Si, es un tema bastante exótico para la Argentina. Sin embargo, tuvo bastante repercusión. El día de la presentación el salón estaba abarrotado de gente y la primera edición se agoto muy rápido. Además hubo reacciones al libro provenientes de otros países, como por ejemplo Costa Rica y Estados Unidos. Y me desayuné con fenómenos realmente insólitos. Se contactó conmigo el Concejal de un pequeño pueblo de Córdoba, quien resultó ser un extraordinario admirador del último Zar de Rusia, a tal punto que que en su casa tiene un valiosísimo museo dedicado al Zar, con una cantidad enorme de objetos ligados a su historia. Mi asombro no tenia limites. Además ya recibí una invitación para presentar el libro en Tucumán”.

Viendo a la distancia este importante episodio histórico en el mundo, ¿El mismo tendría hoy alguna similitud con otros que se estén manifestando hoy o lo hayan hecho en los últimos años en otros lugares?:

“No creo. En todo caso se puede trazar un paralelo con la Revolución Francesa, cosa que he hecho precisamente en uno de los capítulos de este libro”.

¿Qué puede esperarse para tiempos próximos, del comportamiento agresivo que mantiene Vladímir Vladímirovich Putin, cada vez más aferrado al sillón de la Federación Rusa?:

“Lamentablemente, no se le ve un fin próximo a la dictadura de Putin. Ha neutralizado a la oposición, llegado en muchos casos al asesinato político para lograrlo, y tiene totalmente controlada a la Prensa. Con lo cual, hasta que no se produzca un cambio generacional en Rusia, lo mas probable es que todo siga como hasta ahora”.

 

Venezuela y Putin: ¿Cuál es el previsible final que pueda tener esta particular situación?. ¿La misma sería capaz de crear una compleja trascendencia internacional?:

“¿Por qué Putin ayuda a Maduro, en el peor momento del esperpéntico dictador venezolano? Pues porque la cabra tira al monte. Siendo en su mentalidad soviético hasta la médula de los huesos (y no ruso a la vieja usanza), este ex jefe de la sangrienta CHEKA-KGB-FSB tiene una concepción geopolítica también soviética. Y es totalmente lógico. Si ha resovietizado a Rusia, ¿porqué no habría de resovietizar su política exterior? Por eso tanto él, como sus colegas del comunismo chino están empujando al mundo a una nueva polarización. Sin parar mientes en los costos. Porque si el régimen del interlocutor del pajarito cae, se derrumbará también esta costosa apuesta geopolítica de Putin, pagada con dinero de los contribuyentes rusos.

Después de China, la Federación Rusa es la mayor patrocinadora del régimen chavista. Se estima que las inversiones del comunismo chino orillan los 70 mil millones de dólares, y la mayor parte de ellas deberían ser reembolsadas con petróleo venezolano. En tanto que las compañías estatales de la Federación Rusa han otorgado en los últimos tiempos créditos y realizado inversiones por más de 17 mil millones de dólares. Además, en Diciembre Putin prometió brindar 6 mil millones más y abastecer a Venezuela con 600 mil toneladas de granos.

La mayor parte de los créditos de la Federación Rusa se canaliza a través de Rosneft, el gigante petrolero estatal, manejado por un ladero de Putin, Igor Sechin. Según el último informe anual que se conoce, para fines de 2017 Rosneft vendió petróleo, producido por la empresa estatal venezolana PDVSA, por valor de 2500 millones de dólares.

En estos momentos la Federación Rusa es propietaria de grandes paquetes accionarios de cinco empresas conjuntas con PDVSA. En el 2017 estas extrajeron 59 millones de barriles de petróleo, es decir más el 8 por ciento de la producción anual de Venezuela.

“Nosotros nunca nos iremos de allí, y nadie nos podrá echar”, declaró hace poco Sechin, hablando de los planes de Rosneft para Venezuela.

Pero no deja de ser tan solo una expresión de deseo. Después del derrocamiento de Saddam Hussein, la compañía estatal petrolera rusa Lukoil perdió su licencia de explotación de petróleo en Irak, y sólo logro volver en el 2009 integrando un consorcio con la compañía noruega Statoil. También como resultado de la caída de Khadafy en Libia, fueron cancelados los proyectos que allí tenían las compañías estatales rusas Gazprom y Tatneft.

Si Maduro es desplazado del poder, es muy probable que los proyectos del régimen de Putin sean paralizados y las deudas de Venezuela nunca sean cobradas. De ahí la histérica reacción de Moscú ante el reconocimiento, por parte de Trump, del lider de la oposición venezolana Juan Guaidó como presidente del país.

“Occidente está cambiando allí, a mano, el Gobierno”, se indignó en Facebook la representante de la Cancillería de la Federación Rusa, María Zajarova. Mientras que el Secretario de Prensa de Putin, Dimitri Peskov, declaró que “hay un intento de usurpar la suma del poder”.

Es cierto que los militares venezolanos, que tienen lazos muy estrechos con el ejército de la Federación Rusa, todavía siguen apoyando a Maduro. Pero difícilmente el patético ocupante del palacio Miraflores pueda conservar el poder por mucho tiempo más, en las actuales condiciones de caos, hiperinflación y hambre.

El Gobierno de Putin llegó a proponerle a Maduro un plan de restauración de la economía, instándolo a dejar de imprimir dinero irresponsablemente, realizar una reforma impositiva y establecer un salario mínimo básico. Pero, evidentemente, ya es muy tarde para hacerlo. Aún la represión más brutal no podrá prolongar hasta el infinito los sufrimientos a tan gran escala del pueblo venezolano.

Pero entonces, ¿Por qué Putin sigue sustentando a Maduro? ¿Por qué apoya a regímenes pronunciadamente antipopulares como los de Zimbabwe y Sudan?, como así también a los de Cuba, Angola, Libia, la República Democrática del Congo, Guinea, Guinea Bissau, Mozambique, la República Centroafricana …

Es que la lógica de la política exterior de Putin, enderezada a recrear un mundo bipolar, lo empuja a apoyar este tipo de regímenes: crueles con su propia población. Putin seguramente entiende que sufrirá pérdidas económicas si estos regímenes son removidos, pero en realidad, en esos países él no sólo invierte en petróleo, ferrocarriles o energía nuclear. Invierte en el apoyo a cualquier gobernante que sea afín a su línea ideológica.

Curiosamente, el amo del Kremlin sigue siendo respaldado por quien fuera el gran diseñador del denominado “Nuevo Orden Mundial”, el ex Secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger, quien insólitamente declaró a la revista Fortune: `Putin sostiene el equilibrio en el mundo´”.

Por último, ¿Cómo y dónde pueden obtenerse los ejemplares de este, su trabajo más reciente?:

“El libro se puede conseguir en las librerías El Ateneo, Yenny y Cúspide, y en la Editorial Argentinidad, Galería del Sol, Calle Florida, entre Córdoba y Paraguay, local 101. También se puede encargar en Mercado Libre”.

 

 

3 Comments on "NICOLÁS KASANZEW reeditó un libro que provocó gran interés en el público"

  1. Se juntó en venezuela lo peor de la tierra que son los zurdos con los chinos y los rusos. Qué triste final tendrá ese país y para los argentinos tienen que estar atentos porque la experiencia venezolana que se supone fracasará en breve tiempo la querrán recrear en otro territorio. Cual elegirán

  2. Gaby Sonzón | 9 febrero, 2019 at 6:14 pm |

    Bien pícaro este Putin, déspota y ladrón. Se dice en Europa que tiene depósitos escondidos por más de 30.000 millones de euros

  3. Vino bien esta situación de Putin en Venezuela porque aquí nomás en la argentina hay muchos incautos que se creyeron que era un tipo bien porque en su estrategia para la gilada salió haciendo campaña a favor del cristianismo y de los valores occidentales. Miremos cómo se aprovechó de Venezuela al igual que los chinos tan hdp como Putin que los están llevando a la muerte a todos

Comments are closed.