Nadie debiera sorprenderse si hay casos de corrupción que ensucien al actual Gobierno

Un nuevo hecho desagradable para el Gobierno de Cambiemos, es lo sucedido con Valentín Díaz Guilligan

Muy previsible en un país de tan alta y antigua ligazón con la inmoralidad y las prácticas ilegales

La Argentina cuenta con una larga y compleja cadena de responsables de la corrupción, así como también de la violencia y la impunidad.

Y esa antigüedad en el fenómeno, ha hecho enquistarse al mismo, con las consiguientes consecuencias indeseables.

Menuda tarea deberá sobrellevar quien aquí se proponga trabajar para erradicar la corrupción que en ella reina. Y tras ese inicial objetivo pretender eliminar también la violencia y comenzar la tarea de revertir el hoy casi total desapego a las leyes que tiene asumido un muy alto porcentaje de la población, sin distinción de educación, situación económica y social.

No es un planteo original el presente, se sabe, ya que la misma preocupación ronda en las cabezas, y desde hace mucho tiempo, de quienes cotidianamente sufren las grandes irregularidades que el fenómeno conlleva. Y lo más corriente es que quien emprenda semejante desafío, termine, a poco de iniciar su lucha, en soledad absoluta, y encima atacado por los beneficiarios del sistema enfermo.

Igualmente podrá encontrarse a más de un argentino que inspirado en un sano patriotismo quiera contribuir a una mejora en el país, aunque ante desafío tan complejo y generalizado, no sepa siquiera por dónde comenzar a trabajar.

Notas conteniendo comentarios sobre el caso en cuestión, y entrevistas a los más calificados especialistas en cada uno de sus componentes, han abundado en ENFOQUES POSITIVOS, durante los muchos años de vida del Medio. También se han podido ver, por rescatar aspectos positivos, a valientes luchadores que enfrentaron la situación pese a la adversidad. Algunos con logros importantes y otros a quienes poco les importó el fracaso y siguieron adelante.

En tren de dejar establecidas las plataformas para continuar su trabajo en el presente año, en los mismos lineamientos de fuerte defensa de los valores de educación y ética que han caracterizado al Portal hasta hoy, resultará de interés volver a plantear los posibles caminos de lucha que la población -y en especial los Medios de Comunicación-, deberían implementar.

Y para por lo menos hacer un breve recordatorio acerca de la identidad de los sectores de mayor responsabilidad del complejo clima por el que atraviesa hoy el país, donde no faltan intentos desestabilizadores, merece mencionarse hoy, tal vez como responsables finales de dicho clima, a los jueces prevaricadores, y en la misma línea a los Legisladores que los han propuesto y nombrado. A los ideólogos del tipo de EUGENIO RAÚL ZAFFARONI y sus también enfermos como éste, seguidores, subgrupo que incluye a Profesores universitarios, Abogados y Periodistas. Y muy especialmente, allá, en el origen de tan triste fenómeno, al kirchnerismo, el que a su vez ha respondido a ideólogos ajenos totalmente a la cultura y la historia de la Argentina, y varios de ellos también con notorios signos de padecer patologías complejas, quienes terminaron naturalizando la violencia y la codicia, y la ya mencionada falta de apego a la ley.

No pueden quedar fuera de este listado de responsables, los Políticos que están paralizados y no saben, no quieren o no pueden actuar para modificar el actual estado de cosas.

Tal como lo indica el subtítulo del presente editorial, la situación se ha tornado ahora, mucho más difícil de enfrentar y hay una especie de retroalimentación entre los distintos integrantes de la sociedad, que cuentan con injerencia en los temas que tienen que ver con el tratamiento policial y judicial de los casos, y asimismo del legislativo y social. Lo que no es poca cosa, por cierto …

En tren de dejar algún mensaje positivo a la presente nota, podría decirse que pese a lo expresado, el panorama no debería ser tan oscuro para los argentinos, y tal vez tampoco, para los habitantes del resto de la región, sencillamente porque posibles sucesos a manifestarse en los próximos meses en la misma, de origen político y social, ayuden a dar vuelta la situación a nivel general. Todos esos acontecimientos tienen como base la posibilidad de reformas que aspiran a la transparencia institucional y al alejamiento de costumbres populistas, y mayormente corruptas, y al alejamiento de las políticas cerradas y autoritarias, cuando no dictatoriales, en una destacable cantidad de países hermanos y varios de ellos vecinos inmediatos de la Argentina …

 

1 Comment on "Nadie debiera sorprenderse si hay casos de corrupción que ensucien al actual Gobierno"

  1. Patricia Sunter | 25 febrero, 2018 at 11:32 pm |

    Bien dicho hoy por Elisa Carrió en cuanto a que el Gobierno ante la primera información llegada acerca de este señor Díaz Guilligan, tendría que haberle dado un patadón de aquellos

Comments are closed.