Los Políticos que dicen ser opositores, en realidad vienen acompañando al Gobierno en todos sus dislates

Por más protestas que hagan los castigados Jubilados, el Gobierno no reacciona, negándose a pagarles lo que les corresponde

Y en graves atentados a los derechos y garantías de los ciudadanos, casos que ni siquiera mencionan. ¿Complicidad, miedo, o ineptitud?

Desde el Colegio secundario en la Argentina se enseña, o se lo hacía al menos hace tiempo, cuando existía una materia denominada Instrucción Cívica, algunos conceptos que inclusive figuran todavía entre los requisitos legales para ejercer funciones estatales, tales como la probidad, la idoneidad, o la decencia, todos muy relacionados entre sí, tanto que a veces se confunden o se superponen sus significados.

Hoy, por desconocimiento o desinterés, casi ni se escucha hablar de este tipo de conceptos, cuando en realidad, sin el debido entendimiento y aplicación de las condiciones que los mismos exigen, se hace difícil sobrellevar cualquier tipo de actividad, aún las más simples que se manifiestan en la convivencia cotidiana.

Cuanto más importantes serán dichas condiciones si se trata de su implementación en cuestiones de Estado, en temas que hacen a la vida institucional de un país, con las previsibles consecuencias que a todo nivel ocasionan.

Esas cualidades mayormente no se ponen en práctica en la Argentina por las actuales autoridades políticas, pero lo peor es que quienes debieran exigir su aplicación como reserva natural y constitucional, y que ocupan otros cargos de relevancia a nivel estatal, tampoco lo hacen, generando un gran interrogante: ¿Porqué?:

Y, tal como lo sugiere el copete de la presente nota, las respuestas escuchadas al respecto, se alternan entre estas: Complicidad, miedo, ineptitud …

Hay enormes padecimientos para los argentinos, que no reciben la atención debida de los Políticos opositores, ya que el Gobierno nada hace al respecto. Y son temas de enorme gravedad por cuanto la ausencia de la atención que ellos merecen, va creando un acostumbramiento que hace crecer el problema, y hasta de modo exponencial.

Hay casos que ejemplifican eficientemente lo expresado, y que tienen que ver, por ejemplo, con la situación que padecen los Jubilados, a quienes el Estado no les paga lo que les debe, o una aún más triste y dolorosa, cual es la prisión injusta que reciben miles de ancianos por sólo haber actuado en defensa de la Patria, cuando durante un Gobierno Constitucional la misma se vio agredida por grupos de terroristas homicidas, en los años setenta.

Una historia por todos conocida, pero de mal manera, con graves faltas a la verdad, distorsionada por el “relato” que impone el actual Gobierno. Por más que puedan haberse cometido serios errores en la represión al terrorismo, como sucede en toda guerra, la que en este caso fue iniciada y sostenida por quienes hoy detentan el poder en la Argentina, eso no da derecho a juzgamientos fuera de la ley, basados en la venganza y en una ideología que nada tiene que ver con la cultura y la historia de la Argentina.

Algo de lo que tendrán que rendir cuentas los actuales gobernantes, llegado el caso, pero también lo harán acompañados de quienes hoy, presentándose como opositores, apoyan, por acción u omisión, todo lo actuado en ese sentido.

En definitiva, la paz no se consigue con injusticias, y mucho menos con la mentira. Así lo dicen los pensadores más agudos y hasta algunos Santos. En la medida en que la sociedad política no aborde un tema tan profundo, una herida tan dolorosa, el triste e injusto episodio vivido en los años setenta, no podrá ser superado.

Hay quienes visualizan que pese a que hoy ya pareciera un tema este, que no tiene retorno, el del tratamiento del mismo a través del sistema impuesto por el kirchnerismo y aceptado por lo que dice llamarse oposición, la historia universal muestra que las reacciones ante las injusticias son mantenidas a través de siglos en los países. Mejor sería abordar esta cuestión, cuanto antes, pero nadie, al parecer, está dispuesto a “inmolarse” actuando en esta cuestión, ante el marco de interés personal en contrario que manifiesta la conducción política argentina.

Y se han nombrado tan sólo dos, de los muchos casos de injusticia y oprobio que padece la Argentina: El hambre, la desatención médica, la falta de trabajo, la cada vez más grave inseguridad, las inexistentes o excesivamente blandas condenas a los peores delincuentes, la fuerte corrupción, la mentira, el despilfarro y robo que se hace de los dineros públicos, entre otros muchos más …

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS

1 Comment en "Los Políticos que dicen ser opositores, en realidad vienen acompañando al Gobierno en todos sus dislates"

  1. Yo creo que los politicos opositores hacen lo que pueden denunciando y aclarando sus puntos de vista donde le dan cabida porque no debemos olvidar que estamos en una dictadura como bien lo especifico una diputada y una muy respetable animadora. La cuestion es interesarse el votante por lo propuesto x cada candidato y su trayectoria donde le toco actuar,no dejando llevarse x la cara oprejuicios

Comments are closed.