Los mayores responsables de la impunidad en la Argentina, trabajan en la Justicia

La repetida frase del Portal, propia de Luís Landriscina con respecto a los dos aquí fotografiados: “Lindas piedras pa´la onda …”

Aunque no están solos en esto. Como en el tango, para bailarlo se necesitan dos, y hasta varios más …

Impunidad: Fea palabra en la Argentina. El diccionario español la define tan breve y simplemente como “Falta de castigo”, más, sin embargo, la misma representa una muy grave injusticia, algo doloroso, incierto y angustiante para las víctimas inocentes de los hechos ilícitos, generándose múltiples problemas que hasta incluyen la propia muerte, graves enfermedades y un retraso a todo nivel con la pérdida de la confianza en la Justicia y variadas consecuencias negativas más. Es decir, un perfecto círculo vicioso.

El resultado más visible de la situación descripta es la continuidad de la multiplicación del delito y del poder que seguirán sumando los delincuentes.

La impunidad también lesiona el honor de las personas y provoca considerables pérdidas patrimoniales, por si hubiera quienes no consideran adecuadamente las consecuencias de este fenómeno, cuyos responsables, encima, están absolutamente a la vista y en su accionar han conseguido un blindaje especial ante la misma Justicia. Por ello también, lo de “círculo vicioso”.

En la Argentina el listado de los creadores, sostenedores y perfeccionistas de la impunidad, está encabezado por los más conocidos jueces federales, en la Capital del país, pero también en absolutamente todo el territorio. Hecha la salvedad, claro está, de los Funcionarios honestos, que los hay y en importante medida, pero poco pueden hacer frente al fuerte poder desarrollado por los deshonestos.

Estos deshonestos han logrado imponer un sistema que se vale de sus contactos y su poder. Sus trapisondas se manifiestan desde la Corte Suprema de Justicia de la Nación, hasta el más modesto Juzgado unipersonal en cualquier lugar de la República. Y en las últimas décadas se ha llegado a “institucionalizar” además, un aceitado sistema de ingeniería que requiere de “Operadores” externos a los edificios de tribunales. El descaro y la falta total de escrúpulos ha llegado hoy a utilizar a un familiar directo de uno de los jueces federales intervinientes en las causas penales por corrupción política, que se tramitan en Comodoro Py. Es muy probable que ese juez, y su familiar señalado, no puedan justificar los bienes que poseen, los que, al decir de las informaciones publicadas  en distintos Medios, comprenden elementos y modos de vida muy difíciles de conseguir en situaciones normales.

¿Cómo se formó este nuevo oficio de “corre, ve y dile” en los Tribunales y Juzgados?: Ellos movilizan o paralizan determinadas causas, casi todas referidas a la corrupción y en donde intervienen Políticos y Funcionarios, y los infaltables Empresarios. Algunos conocedores del ambiente tribunalicio aseguran que esa costumbre viene de lejos pero que se fortaleció mucho en los años del menemismo –se recuerda al efecto la famosa “servilleta” de CARLOS CORACH-, y bastante más con ambos Gobiernos K. Ocurre que algunos procedimientos absolutamente ilegales e inmorales se fueron naturalizando y así aparecieron en los últimos tiempos, camaristas, jueces y fiscales de Comodoro Py, el principal escenario judicial de los hechos más escandalosos, enriquecidos descaradamente y hasta haciendo ostentación de su dinero y poder, mal habidos.

Obvio que también el silencio de otros protagonistas de la Justicia, ha contribuido a hacer crecer el mal hoy tan arraigado, pero cuando algún fiel Empleado mostraba las mínimas intenciones de resistirse a la corrupción, terminaba mal, perdiendo su trabajo o exponiéndose a situaciones más graves todavía.

Cada vez que se deja indebidamente en libertad a un peligroso delincuente, gracias a un actuar ilegal del Funcionario judicial responsable del caso, automáticamente se está poniendo en riesgo de vida o de pasar situaciones sumamente complicadas, a muchos integrantes de la sociedad. A partir de esta aseveración, que nadie hoy podría discutir, se toma más en cuenta todavía el inconmensurable daño que provoca a los argentinos el comportamiento prevaricador de los jueces y fiscales de la Justicia de todo el país.

ENFOQUES POSITIVOS ha presentado en los últimos años numerosas entrevistas a especialistas en la problemática judicial -en la presente Edición se publica una más de ellas a un prestigiado experto en el tema-, acerca de la responsabilidad de la Justicia en cuanto a su pésimo funcionamiento, a través de demoras injustificadas, errores notables, sugestivas pérdidas de documentos de enorme importancia en determinadas causas, incumplimiento de sus Funcionarios, etcétera, y en la de la manifestación de numerosos homicidios o ataques de graves consecuencias, crímenes cometidos por delincuentes que a la hora de hacerlo deberían haber estado en la cárcel, y no lo estaban por liberaciones anticipadas o salidas transitorias, medidas tomadas por los jueces y aún bajo la expresa recomendación en contrario de parte de los encargados de evaluar la conducta y peligrosidad latente de los reos.

En este sentido es posible hasta registrar estadísticas rigurosas, sin temor a cometer errores, porque los datos serán respaldados por una palpable realidad. También la responsabilidad es del Poder Ejecutivo al conservar o nombrar en las Fuerzas de Seguridad a Funcionarios sin la idoneidad para el cargo. Un caso que para la ocasión sirve de ejemplo, son los dichos del Jefe de la Policía bonaerense, FABIÁN PERRONI, cuando hace alrededor de un mes dijo que “El aumento del delito se debía a una situación de hambre o pobreza”. Olvidó este Policía puesto en Analista, otros factores que van delante de las razones que él menciona. Y es, el aludido, ni más ni menos que el Jefe de la Fuerza de Seguridad de la provincia más importante del país.

Dato que se minimiza al recordar que ALEJANDRO GRANADOS ocupara el más alto cargo en la Seguridad de ese distrito, como Ministro, y SERGIO BERNI lo hiciera a nivel nacional, como Secretario de la materia. Personajes estos últimos que además de los tan graves cuestionamientos que han recibido y aún reciben, mantienen un costosísimo sistema de seguridad propio que es pagado por los contribuyentes. Se genera aquí una pregunta que es para ser considerada en otra nota futura, de este Portal: ¿Quién o quiénes y por qué, permiten tan singular y sugestiva injusticia?:

El fenómeno de la inseguridad en la Argentina ha naturalizado determinadas conductas violentas que son inaceptables en Naciones debidamente organizadas donde se vive bajo el imperio de la ley. Y si se tomara en serio el combate a este flagelo, de parte de las Fuerzas de Seguridad, no faltarán aquí los jueces –otra vez ellos-, que se encargarían de perseguir a quienes cumpliendo debidamente su función, para la cual fueron nombrados, hicieran lo que deben hacer.

Como se ve aquí, una vez más los integrantes de la Justicia posibilitarán que el delito permanezca impune, y que ni siquiera sea combatido. ¿Qué Policía querrá actuar como corresponde hacerlo, luego de lo sucedido con el bonaerense LUIS CHOCOBAR quien procedió a defender la vida de un ciudadano extranjero que paseaba pacíficamente por el barrio de La Boca?. Lo que están haciendo los jueces con este Policía honesto y decidido, es una forma más de defender la impunidad de los criminales, además de empoderarlos.

Por último, no debe pasarse por alto otra gran responsabilidad en el fenómeno de la impunidad que se manifiesta ahora desde el Poder Ejecutivo, cada vez que se permite jubilar a un juez notoriamente prevaricador, o corrupto, cuando éste así lo pide al verse acorralado por las denuncias en su contra. Este caso representa además una gran injusticia porque ese juez que prefiere evitar su destitución, y finalmente logra su objetivo, seguirá siendo sostenido con fuertes privilegios durante el resto de su vida, a través de cuantiosas cifras de dinero en carácter de  jubilación, más otros destacables beneficios.

La culpa que le corresponde al Poder Ejecutivo en el incremento del delito en la Argentina, se manifiesta  también en la falta de promoción y seguimiento de Juicios Políticos a jueces prevaricadores y que actúan con absoluta y evidente discrecionalidad. Los pedidos de Juicios Políticos de parte de particulares, terminan siendo rechazados o “ninguneados” por quienes son  los responsables de aceptarlos y seguirlos. Por una cuestión de “corporativismo” apoyado en la conocida expresión “Hoy por vos, mañana por mí …”. Ahí está faltando un límite legal y racional que en este caso el Gobierno de “Cambiemos”, tiene miedo de implementar. Y en esto también gana la impunidad …

4 Comments on "Los mayores responsables de la impunidad en la Argentina, trabajan en la Justicia"

  1. Bien pensada la foto que ilustra la nota como para no olvidar lo que hemos sido y lo que todavía podemos seguir siendo

  2. No se puede creer que sujetos como los que están en la fotografía no sólo estén libres después de haber actuado en situaciones absolutamente opacas sino que cuentan con custodias tan costosas para todos los argentinos. Encima de haber actuado como lo han hecho son cuidados para que nadie los escrache y puedan disfrutar de una libertad inmerecida y con tantos beneficios

  3. Guadalupe Barcia | 11 junio, 2018 at 11:16 pm | Responder

    ¿Qué pasó con Berni y su intervención en el caso de la muerte del fiscal Nisman?. Esa actuación de este ex Secretario de Seguridad de la Nación en la escena del crimen, tan imprudente y alterando la misma gravemente, de parte de un supuesto “experto” en la materia, evidentemente requeriría una intervención judicial. ¿Dónde estan los jueces y fiscales argentinos?

  4. Sergio Almonacid | 12 junio, 2018 at 11:19 am | Responder

    No conocía tanto acerca de la “familia judicial” que se nombra en otra nota de esta web y realmente me sorprende y asusta. ¿Por quienes estamos siendo manejados desde los tribunales de la argentina? ¿Qué es esa madriguera de ratas que funciona en Comodoro Py?

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


cuatro × dos =