Los cambios que requieren implementarse con urgencia. Entrevista con el Economista ALDO ABRAM

El Economista entrevistado

Son básicos, como desde hace tantos años, pero la sociedad no lo asume

Se lo ve perdido al Gobierno -a quienes lo representan en las negociaciones con los acreedores de la Argentina-, y una amplia corriente que incluye desde ciudadanos comunes hasta acreditados especialistas, dice ver a los Funcionarios sin propuestas serias. No dejan convencido a nadie porque tampoco se les escucha ofertas inteligentes y viables. Y en medio de todo ello, en una conducción compartida, se escuchan diferencias de criterio entre las dos corrientes que más se destacan a la hora de mostrarse como los verdaderos conductores de la Política del país.

ENFOQUES POSITIVOS acudió a pedir ayuda a un prestigiado Economista, sólido Consultor, y uno de los Directivos de la Fundación LIBERTAD y PROGRESO. ALDO ABRAM esto respondió a las Preguntas del Portal:

Durante buena parte del Gobierno de MAURICIO MACRI usted marcó las necesidades que el mismo mostraba, las que hoy, a la distancia, han quedado más en evidencia. ¿Puede decirnos el por qué fracasó ese Gobierno?

“La gestión de Macri tuvo un gran acierto, anunció que resolvería los problemas de fondo de la Argentina, que la estaban llevando nuevamente a una crisis.

Esto fue muy importante porque, en 2015, la economía estaba en una recesión y había un cepo que pretendía moderar la salida de ahorros de argentinos y extranjeros que la generaba. Dada la mejora de la confianza con la posibilidad de que se avanzara en las reformas estructurales, la fuga de capitales se revirtió y fue posible salir, por primera vez, en forma poco traumática del control de cambios y se empezó a recuperar la economía desde mediados de 2016.

Además, el flujo de fondos que ingreso permitió darle financiamiento al gobierno por decenas de miles de millones de dólares. Lamentablemente, en vez de usar esos recursos para resolver los problemas de fondo con el menor costo social posible, se los utilizó para mantenerlos. Ese fue el gran error que lo llevó al fracaso. Según los funcionarios de CAMBIEMOS, los argentinos no avalarían las medidas que había que tomar para solucionarlos, porque eran estatistas, intervencionistas y paternalistas. Puede que fuera cierto, pero el paternalismo hubiera permitido, a una gestión convencida y ejecutiva, asumir el liderazgo para encarar paso a paso las reformas estructurales, sumando con cada éxito más poder para seguir avanzando. Nadie podía esperar milagros; pero tampoco era viable el inmovilismo que rigió en esa materia. Más cuando existían propuestas, como las que se pueden leer en el site de la Fundación “Libertad y Progreso” para hacerlas en un par de años y con un costo social mínimo (Ver http://www.libertadyprogresonline.org/investigacion-2/las-reformas-necesarias-para-crecer-en-libertad-2019/).

Por supuesto, cuando argentinos y extranjeros vieron que no se estaban haciendo las reformas estructurales, descontaron que se marchaba a otra crisis y volvieron a sacar sus ahorros e inversiones de Argentina. Así es como entramos en la actual “cuesta abajo” a partir de 2018. Esto empeoró al verse que ganaría las elecciones una coalición que no tenía la menor voluntad de resolver los comentados problemas de fondo e, incluso, en pasadas gestiones los había agravado. Así es como la credibilidad del país cayó a cero y el gobierno de Alberto Fernández se encuentra en cesación de pagos selectiva y al borde de una total”.

¿Qué cree necesario que haga hoy ALBERTO FERNÁNDEZ como para diferenciarse de un sistema populista como al que lo va a llevar la ideología de su propia gente?

“Por el momento, el Presidente logró poner en el área económica a profesionales que son reconocidos por su heterodoxia intervencionista y estatista; pero no por ser partidarios del populismo. No se puede decir lo mismo de otras carteras ministeriales; lo que es comprensible. El pilar fundamental de la coalición de gobierno es Unidad Ciudadana. Eso implica que debían tener alguna participación en la gestión.

Si logra una gestión exitosa, logrará agrandar su poder y la base de sustentación dentro del peronismo tradicional. Por lo tanto, conseguirá más grados de libertad para poder dirigir el gobierno. Lamentablemente, es difícil que la gestión económica actual no derive en una crisis, a más tardar, en el mediano plazo; ya que no plantea avanzar en las reformas estructurales que la evitarían”.

Milagros no se le piden al actual Gobierno, sólo actitudes razonables y sensatas. ¿Para mostrar aunque sea esa sola tendencia, hace falta contar con mucho dinero?

“No se necesitan ni milagros ni plata para resolver los problemas de fondo de la Argentina. Al contrario, avanzar en las reformas estructurales permitiría ganar credibilidad y, por ende, crédito del que hoy se carece; ya que implicaría poder descontar un futuro con fuerte crecimiento. Los países que en los últimos 40 años hicieron estas reformas, en los siguientes 20 por lo menos triplicaron el poder adquisitivo de los salarios, bajaron el desempleo, la pobreza y la inflación a mínimos.

Es imposible que el sector productivo argentino se recupere en forma sostenida si no se avanza en:

Reforma del Estado: Por décadas, hemos dejado que los políticos construyan un Estado que le sirve a la política y se sirve de los argentinos; pero lo peor es que no lo podemos pagar. Eso que la presión tributaria es atroz. Una persona que trabaja en blanco, pero no alcanza a pagar impuesto a la Ganancia trabaja alrededor de la mitad del mes para el Estado. Entre 190 países del mundo, estamos en el puesto 21 entre los que más exprimen con impuestos a sus empresas. Aun así, no alcanza y para pagarlo hay que endeudarse hasta caer en default o financiarse con el BCRA hasta quebrarlo y vivir una crisis monetaria.

El proyecto de la fundación Libertad y Progreso contempla hacer esta reforma en un par de años y sin dejar sin ingresos a nadie. Para ello, hay que usar la Ley de Empleo Público que permite, ante una modificación del organigrama del sector público que suprima cargos que no son útiles a la sociedad o implican poner un sello que le complica la vida a la gente, poner en “disponibilidad” a los que se queden sin un puesto. O sea, pagarles un sueldo por quedarse en su casa; mientras se los capacita y se ofrecen subsidios a los empresarios que los tomen.

Modernizar la legislación laboral: Si tomamos cualquiera de los últimos 20 años, más del 40% (e incluso, del 50%) de los argentinos estaba desocupado o en la informalidad o tenía un seguro de desempleo disfrazado de cargo o subsidio estatal. Eso que, en dicho período, gobernaron todo tipo de políticos como Duhalde, Néstor K, CFK y CAMBIEMOS e, incluso, hubo períodos de fuerte crecimiento. O sea, hay algo común a todos ellos que fue la normativa laboral que desincentiva la generación de empleo productivo. Hay que ir a un esquema en el que una negociación laboral de menor nivel prime sobre una más abarcativa. Nadie mejor que los empleados y el empresario para poder saber cómo hacer prosperar la empresa para que pueda pagar mejores salarios y dar más ganancias. Además, hay que pasar a un seguro de desempleo; aunque respetando los derechos adquiridos hasta entonces por indemnización.

Desregulación: Hay más de 69.000 regulaciones que asfixian a emprendedores y PyMes. La mayoría son absurdas e innecesarias y solo buscan generar puestos para la política o dar rienda sueltas al vicio controlador de nuestros burócratas. Hay que gestar una norma que tenga las regulaciones que son necesarias, razonables y cumplibles, derogando todas las anteriores que no se encuentren allí”.

En realidad, los argentinos saben ahora, especialmente por lo que dicen ya no pocos especialistas, que si aquí no hay un uso muy prudente de los gastos del Estado, y no llegaran inversiones, todo será muy difícil. ¿Cree usted que al menos alguna de esas dos condiciones que se requieren, podrá manifestarse?

“La razón por la que nadie invierte en la Argentina es porque es imposible hacerlo con alguna perspectiva razonable de rentabilidad. Uno de los motivos más importantes tiene que ver con un gasto público desbocado que no se puede pagar ni con una presión tributaria extorsiva.

Suponga el lector que tiene un amigo maratonista que le pide que lo acompañe en una carrera. Usted accede con algunas condiciones y, antes de largar, le coloca una mochila y lo acompaña en una moto con una carreta llena de piedras. Mientras él corre, usted le va cargando piedras. Al principio, el maratonista mostrará buen ritmo, pero al rato empezará a trotar más despacio. Al sumarle más piedras, empezará a caminar, luego a gatear y reptar, hasta que con una última piedra caerá exhausto. Eso es lo que pasa con los que producen en la Argentina y, si no le quitamos las piedras de encima, no podrá crecer en forma sostenida.

Lamentablemente, acá siempre se buscan soluciones mágicas que fracasan. En nuestro ejemplo del maratonista exhausto, mientras usted lo mira, seguramente se le acercará algún político que le dirá: “Yo sé que hay que hacer”. Ante su mirada expectante, él le dirá orgulloso de su sabiduría: “Que se levante y corra”. Obviamente, una respuesta absurda; ya que el corredor está aplastado bajo una mochila llena de piedras. Sin embargo, luego se le acercará un economista argentino y le dirá: “Le ponemos una ´pichicata´ y listo”, como lamentablemente hacen algunos en los deportes. Entonces lo inyectará y el maratonista se reanimará, volverá a correr con su enorme carga de piedras y al rato caerá muerto. Pues a nivel país, eso son las profundas crisis argentinas”.

3 Comments on "Los cambios que requieren implementarse con urgencia. Entrevista con el Economista ALDO ABRAM"

  1. Lita Sánchez Girao | 20 febrero, 2020 at 8:10 pm |

    Me extraña que Abram diga que el acierto que tuvo Macri fue hacer los anuncios de lo que debía hacerse me hubiera gustado más que hiciera las cosas y que no se quedaran en los anuncios. Hoy le salió un grano a Macri cuando Caputo que ha de ser más o menos igual que él lo criticó y en ese ambiente están diciendo que Macri sobrepasa a todos a la hora de tener que elegir un líder de la oposición. Sigo sin entender o la enfermedad de los argentinos ya contagió a todos

  2. Mariano Valle | 20 febrero, 2020 at 11:50 pm |

    Son pocos los que cuestionan al gobierno con relación a la tarjeta para la entrega de alimentos porque sus beneficiarios ya lo son de otros recursos del mismo nivel y se puede ir a ver las largas filas de personas de aparentemente recursos que van a pedir esas tarjetas

  3. BEBO GIMENEZ | 22 febrero, 2020 at 1:37 pm |

    HAY ALGO O ALGUIEN QUE MOLESTA EN ESTA PÁGINA? LO PREGUNTO PORQUE ESTA SEMANA QUISE DEJAR DOS MENSAJES Y EL SISTEMA LOS TOMÓ Y ME DESAPARECIERON DE INMEDIATO. LAS BRUJAS NO EXISTEN PERO QUE LAS HAY LAS HAY

Comments are closed.