Lo que sorprende es el corto tiempo que empleó el Gobierno para caer tan fuertemente

¿Estarán compartiendo las últimas directivas recibidas?

Una transformación negativa rápida, aunque para muchos fue un hecho fácilmente predecible

Esperable o no, la brutal caída de imagen del Gobierno de MAURICIO MACRI, generó en los argentinos un desagradable malestar. Cuesta creer lo que se vivió todavía hace tan poco. Fue en Diciembre de 2015, con la euforia del triunfo, los saltitos y bailes y los infaltables globos amarillos, hoy todos pinchados.

Un fenómeno, ciertamente, digno de estudiarse, el que marcará un hito, como los tantos otros que se han afincado sorprendentemente en la Argentina, tales como la ocasión en la que en pocos días el país tuvo varios Presidentes, la crisis de 2001, el “corralito” y el “corralón”, y las tan conocidas otras crisis políticas cíclicas, que de pronto terminaban con un Gobierno, por asonadas civiles o militares, aún cuando hasta hacía pocos meses esa situación resultaba inimaginable.

Más de una nota de este Portal se ha referido a las razones por las cuales Cambiemos adquirió una imagen fuertemente negativa, y, como lo señala el título del presente Editorial, en un tiempo bastante reducido. Asimismo se mencionó aquí lo que los argentinos mayoritariamente decían acerca de los motivos por los cuales se dio el gran enojo del electorado, ese que lo votó hace menos de 4 años y hoy está pensando en no volver a hacerlo, aunque claro, también hay otros ciudadanos que abiertamente exponen que, para evitar el regreso del kirchnerismo hay que poner nuevamente la boleta de MACRI. En estos últimos casos no faltan entre quienes lo manifiestan, los que hacen el gesto característico de taparse la nariz.

Fue, en realidad, el inicio más claro de la caída de imagen del macrismo, algo que empezó a notarse a mediados de 2018, aunque ya antes había “bolsones”, sectores de la población, que se quejaban fuertemente de su gestión.

Luego se fue sumando una catarata de defraudaciones a sus votantes, de parte del actual Presidente –cuestión que mereció también una nota especial de parte de ENFOQUES POSITIVOS, a lo que también se le sumó aquí mismo, la exposición de otros fenómenos nuevos que empezaron a consolidar un muy grande crecimiento de la imagen negativa del Presidente actual. Las cifras del desencanto macrista, luego de casi 10 meses consecutivos de caída, podría ubicarse hoy, en base a promedios extraídos de varias Consultoras medianamente atendibles, entre un 50 y 60 por ciento. Tan amplio margen de diferencia se debe a las experiencias negativas que han dejado hoy los consultores argentinos con sus pronósticos electorales.

¿Qué sucederá, aparte de la Presidencia, con las gobernaciones importantes, como la de Buenos Aires y la de CABA?: Es algo en lo que aún las consultoras más consideradas no se animan a intervenir, al menos de modo abierto y contundente. VIDAL no aprendió de la experiencia de ANGELA MERKEL, la Canciller de Alemania, enterada tarde que nunca debería haber respetado al Papa BERGOGLIO, quien la supo arrastrar a la comisión de un grave error que le costó a ese país europeo el ingreso a su territorio de muchos cientos de miles de inmigrantes, con dudosos y en casos confirmados, oscuros propósitos. Y para la nombrada MERKEL, el costo de su carrera política, pese a que su edad (64 años) no es tan alta como para el retiro, sobretodo cuando tuvo momentos en los cuales su popularidad tocó la cumbre.

La Gobernador MARÍA EUGENIA VIDAL le obedece a BERGOGLIO, pero lo hace con el dinero de los contribuyentes bonaerenses, el que pone en manos de los intermediarios kirchneristas, para contener las extorsiones de estos, y lo peor es que ni eso consigue. También fue el mismo Papa, y no otro, quien instruyó a VIDAL para que convirtiera en oficial una mentira que ya nadie se traga, como lo es la famosa de los 30.000 desaparecidos.

Otro protagonista muy importante del Gobierno, lo es la Ministro de Desarrollo Social de la Nación, CAROLINA STANLEY, quien también es un “soldadito bergogliano”, y por tal una de las manos más insistentes en retirar dineros de los argentinos, para dirigirlos, ella también, a quienes desde el Vaticano señalan. Como se ve, en el presente Editorial debe repetirse lo también señalado en el anterior, de la misma Edición.

Por lo que, asimismo, deberá incluirse aquí, el nombre de HORACIO RODRÍGUEZ LARRETA, otro más de los útiles asistentes del sistema “dilapidador” ya mencionado.

La insistencia, ampliación y actualización de la presente información sólo persigue mantener vivo en el recuerdo la identidad de los sujetos nombrados, como los mayores culpables del incremento espectacular del endeudamiento de la Argentina y de la caída anímica de sus habitantes, del incremento del gasto público, del aumento de la inseguridad en el país, y del empoderamiento de un sector que será también de triste recuerdo para todos, por estar entre los corruptos más grandes de la historia de esta Nación. Culpables de todo lo mencionado, además  de otras irresponsabilidades destacables …