Las dificultades de los inversores para instalarse en la Argentina, y lo que MACRI desoyó. Las consecuencias

Agustín Monteverde

Entrevista al Economista AGUSTÍN MONTEVERDE, quien nos ilustra con la claridad y anticipo que lo caracteriza

El Economista elegido para la presente entrevista, goza de gran prestigio en la comunidad empresarial, por haber acertado en una gran cantidad de pronósticos referidos a la Economía, en los últimos años, desafiando al silencio o la complacencia de varios de sus colegas. Es Director de la Consultora Empresarial “M&M”,  y permanentemente consultado por los principales Medios de Comunicación locales y del exterior.

P: El Portal consideró inmejorable la recepción que tuvo en su último viaje a Europa, MAURICIO MACRI. ¿Las medidas  tendientes a las concretas llegadas de las inversiones, caminan a la misma velocidad y por tan buenos senderos como lo hacen los elogios y muestras de confianza que le dicen al Presidente merece su Gobierno?:

 

 

R: “Los inversores —sean éstos fondos de inversión, compañías multinacionales, empresas locales o cualquier particular—, examinan con cuidado las condiciones locales antes de arriesgar su capital e ingresarlo a un país.

 

La solución de nuestros litigios con acreedores en los tribunales de nueva York y la subsecuente caída de la tasa de retorno de la deuda soberana facilitaron la llegada de capitales pues implicaron una reducción de la tasa de retorno que se le exige a las inversiones.

 

Pero hay muchos más aspectos que examinan los inversores. Entre los principales se encuentran el entorno jurídico, la estabilidad de las normas, la seguridad y firmeza de los derechos de propiedad, el funcionamiento de los mecanismos de precios, el funcionamiento y acceso irrestricto de sus mercados de bienes y de capitales, la estabilidad de la economía. Cuatro factores importantes, que se desprenden de los anteriores, son muy tenidos en consideración: la solvencia de las cuentas públicas, la tasa de inflación, la tasa de interés y el tipo de cambio. Lamentablemente, en ninguno de estos aspectos exhibimos buenos registros. Eso demorará y disminuirá los flujos de inversiones que buscamos atraer.

 

Tenemos un déficit fiscal y cuasi-fiscal del orden de 10 % del PBI, la inflación —aunque en descenso en los próximos meses—, seguirá siendo alta (y, consiguientemente, la tasa de interés), y el tipo de cambio está muy atrasado, y esto tiende a agravarse. El inversor recibe pocos pesos por sus dólares que arriesgue”.

 

 

P: También desde estas páginas se adelantó oportunamente, que el principal interés, especialmente desde los Estados Unidos, enfoca a las grandes obras públicas de infraestructura. ¿Es así?:

 

 

R: “Creo que el interés de los países por la obra pública se concreta en dos cuestiones: proveer financiamiento con ese destino o asegurar la participación de sus compañías en el desarrollo de la infraestructura. Creo que durante los dos próximos años podrían verse flujos crecientes de financiamiento al país. Pero en algún momento, más temprano que tarde, los mercados de capitales se preguntarán hasta qué punto llega la capacidad de prepago de un país que cuyo gasto estatal sigue superando en más de 25 % a sus ingresos ordinarios.

 

Si no nos dedicamos a atender con urgencia nuestros desequilibrios fiscales, tendremos una nueva crisis de deuda.”.

 

 

P: Finalmente, ¿Cree que las medidas económicas que está poniendo en práctica el Gobierno macrista, y en especial los cambios que vuelven atrás a las mismas, obedecen a alguna debilidad en la conducción política, o es que resultan inevitables y como consecuencia exclusiva del mal estado en que quedó el país luego del kirchnerismo?.

 

 

R: “El nuevo gobierno desoyó a quienes le recomendábamos comenzar planteándole a la sociedad la extrema gravedad de la herencia explosiva —yo hablaba del plan Bomba—, que dejó el kirchnerismo. Se subestimó la gravedad de la situación. Se hicieron promesas ridículas de tipo de cambio, de inflación de recuperación de la actividad. Y se demoró en aplicar las únicas medidas que a nuestro juicio merecían gradualidad, que eran las atinentes a la recomposición tarifaria. Cuando se aplicaron se hicieron de una sola vez, sin explicar a la sociedad el atraso que tenían los segmentos de consumidores subsidiados y las brutales diferencias con aquellos consumidores que no gozaban de subsidios. Para peor, el gabinete dejó solo al ministro de Energía, que debió cargar con la responsabilidad de medidas que, si bien mal planeadas, compartían todos sus miembros, desde antes de asumir el gobierno. Es en particular notable que el ministro de Hacienda, principal beneficiario de las medidas por el impacto que significa la reducción de subsidios para las cuentas públicas, no haya acompañado nunca al titular de Energía al momento de anunciarlas.

 

Lo que considero un segundo error, y no menor, es dar marcha atrás tan seguido y sin considerar las implicancias últimas de las modificaciones que se adoptan. El caso del tope de 400 % a las subas es bien ilustrativo. De nada sirve que el presidente ruegue que la gente disminuya el consumo de energía si el nuevo esquema tarifario que acaba de anunciarse desvincula el valor de la factura del volumen de energía consumido.

 

Se subestimó la situación de partida y eso provoca improvisaciones y vacilaciones. A eso se agrega el problema de tener un gabinete elefantiásico que, además de exasperar el gasto estructural del Estado, es muy difícil de coordinar. Coordinación y comunicación son dos flancos extremadamente débiles de esta administración”.

 

 

3 Comments on "Las dificultades de los inversores para instalarse en la Argentina, y lo que MACRI desoyó. Las consecuencias"

  1. También comparto el concepto sobre el doctor Monteverde quien además es un caballero y prestigiado entre sus pares

  2. EL ROSACRUZ | 19 julio, 2016 at 5:52 pm |

    La sensatez y el lógico criteio del doctor Montverde se percibe inmediatamente. Aquí está emitiendo juicios que son incuestionables. Y me pregunto cómo es que la gente no se da cuenta que toda la triste situación al margen de los errores que pueda cometer el nuevo gobierno, se deben al terreno minado que ha dejado la anterior presidenta

  3. Lo dijo Monteverde que algo sabe sobre lo que escribe. Después que no digan que no lo sabían, si no le dan bolilla a los especialistas que se joroben pero también nos jorobamos todos

Comments are closed.