LALCEC permanentemente crea iniciativas que favorecen la información sobre el cáncer

La presente información, fue recibida, de parte de la conocida institución, a través de su publicación “BIEN”

Y el título de este importante trabajo, que en dicho Medio se publica, es: ¿Por qué es importante dejar de fumar?”.

A continuación el texto de la nota:

Por qué es importante dejar de fumar y algunos consejos para conseguirlo, En el marco del Día Mundial sin Tabaco, te contamos como alejarte del principal causante del Cáncer de Pulmón. Más de siete millones de personas mueren por año debido a enfermedades relacionadas al tabaquismo, según informa la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre ellas, el cáncer de pulmón es una de las más diagnosticadas pero aun así no existe una conciencia real del mal que provoca el cigarrillo. No solo sufre el fumador activo, sino que todas las personas de su entorno se transforman en fumadores pasivos, que ingieren el humo y sustancias tóxicas del tabaco, lo que hace que también estén en zona de riesgo. Según la OMS, dejar de fumar tiene beneficios inmediatos y a largo plazo:

  • A los 20 minutos, disminuye el ritmo cardiaco y baja la tensión arterial.
  • Dentro de las 12 horas siguientes, el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye hasta valores normales.
  • Después de 2-12 semanas, mejora la circulación sanguínea y aumenta la función pulmonar.
  • En 1-9 meses, disminuye la tos y la dificultad para respirar.
  • En 1 año, el riesgo de cardiopatía coronaria es un 50% inferior al de un fumador.
  • En 5 años, el riesgo de accidente cerebrovascular corresponde al de un no fumador entre 5 y 15 años después de dejar de fumar.
  • En 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye hasta ser el 50% del de un fumador, y disminuye también el riesgo de cáncer de boca, de garganta, de esófago, de vejiga y de páncreas.
  • En 15 años, el riesgo de cardiopatía coronaria es el de un no fumador. Es por esto que desde LALCEC, te damos algunos consejos para que puedas dejar de fumar:
  • Planear lo que se va a hacer en lugar de fumar en los momentos en los que se es más propenso a hacerlo.
  • Evitar tener paquetes de cigarrillos distribuidos por la casa o toparse con los de alguien más.
  • Masticar chicle.
  • Hacer más ejercicio: caminar, andar en bicicleta o cualquier actividad que lo haga dispersarse y liberar endorfinas.
  • Practicar técnicas de relajación para aliviar las tensiones que eran calmadas con el cigarrillo.
  • Anotar los beneficios que trae el hecho de no fumar y leerlos todos los días