La obra que desarrolla la Fundación Cruzada Patagónica

Una imagen de la Fundación Cruzada Patagónica

Una entidad con muchos años de trabajo en la Argentina cumple con destacada función

ENFOQUES POSITIVOS viene publicando, desde hace varios años, los detalles de las tareas educativas que desarrolla la Fundación CRUZADA PATAGÓNICA, siendo la presente, una de ellas, la que muestra el rigor que aplica la entidad, en beneficio de sus alumnos.

A continuación transcribe una reciente información de la misma:

“DESARROLLO INSTITUCIONAL
La Seguridad ante todo

Velar por la seguridad de alumnos, los docentes y el personal de la institución, es un rumbo que hemos mejorado, y mucho. Te contamos cuáles fueron las acciones desarrolladas en nuestros establecimientos educativos en este último tiempo.

Lograr una mejora en las condiciones de seguridad e higiene en las escuelas de Cruzada Patagónica y en las oficinas, ha sido un norte que decidimos tomar, y gracias al apoyo de la Fundación Mosoteguy y de Aluar, hemos logrado significativos avances.

Tomar conciencia como Organización sobre la importancia de este aspecto es fundamental. La sustentabilidad no solo se mide por los recursos que una institución tiene sino por la buena administración, y en ese sentido la “gestión de riesgos” es una materia obligada. Es por eso que hace unos años comenzó a ser un tema de agenda constante del Equipo Directivo de la Fundación.

Comenzamos con la renovación de toda la flota vehícular, y  el replanteo de toda la red de gas del CEI San Ignacio. Luego se continuó con un diagnóstico, realizado por profesionales de Seguridad e Higiene Laboral, relevando los edificios escolares, galpones productivos, oficinas, etc. A partir de allí fuimos priorizando las inversiones a realizar.

En el CEA Valle de Cholila, se trabajó puntualmente en el señalamiento de las puertas y llaves a los tableros generales, mantenimiento y recarga de matafuegos, colocación de más luces de emergencia, de una campana con spiro exterior para facilitar la ventilación en la cocina. También se brindó una capacitación al personal de la escuela  en “Primeros auxilios”, “Capacitación en Riesgo de Incendios, uso de extintores y plan de evacuación”.

En el caso del CEI San Ignacio, el trabajo realizado se enfocó en varios puntos, como por ejemplo el reacondicionamiento de matafuegos y sumar en puntos claves, el mantenimiento y limpieza de la red de incendios, colocación de señalética, limpieza y ordenamientos de talleres y carpintería. Colocar puertas antipánico en el gimnasio de la escuela y mejorar el sistema eléctrico del mismo.

Por otro lado, en el albergue estudiantil de mujeres Casa de Alejandra, el piso superior de la casa se encontraba clausurado, ya que las salidas de emergencia no eran las adecuadas, y con el apoyo de Fundación Pedro F. Mosoteguy se construyó una nueva escalera de hierro conforme al ancho reglamentario, lo que permitió volver a habilitar el espacio como un cuarto más. Estos arreglos fueron de suma importancia e impactan directamente en la comodidad de las chicas que residen allí, y en la posibilidad de albergar a más jóvenes.

Además, se adquirió la indumentaria para todo el personal auxiliar del CEI San Ignacio y CEA Valle de Cholila: camisas y pantalones de trabajo, calzados de seguridad, cofias, delantales de cocina y capas de lluvia. Material indispensable para llevar a cabo sus tareas diarias.

Por último, se realizó el mantenimiento vehicular y se compraron los repuestos específicos. La necesidad de traslado es constante y nos permite llegar a las comunidades más aisladas, conocer todos los parajes en el campo y acercarnos a las familias a pesar de las grandes distancias, para que los  jóvenes puedan estudiar.

Una cultura de la seguridad requiere inversión constante y el compromiso de cada persona que forma parte de Fundación Cruzada Patagónica. Cambiar la frase ya instalada de: “tenemos un Dios aparte”, por la lógica de la prevención, es el mejor camino para recorrer”.