La mayor dependencia de China, no es lo que los inversores necesitan ver para tomar decisiones buenas para el país

Macri en su visita a Japón

La Argentina no despega, y en el exterior esperan ver mayor seguridad jurídica y claros signos anti-populistas

 

El Portal repite lo que viene exponiendo en sus últimas Ediciones en cuanto a la muy buena recepción que las autoridades de la Argentina encuentran en el mundo. La situación puede vivirse como un homenaje a quienes han prometido sacar del aislamiento al país, y apartar, aunque ahora pareciera que sólo temporalmente, a quienes desarrollaron un nefasto estilo de Gobierno, saturado de corrupción y populismo.

Pero mientras estas agradables manifestaciones de quienes en el exterior reciben a las comitivas que encabeza el Presidente MAURICIO MACRI son como una caricia para el país, tan cruzado por odios y expresiones violentas y plenas de mentiras, de parte de quienes precedieron a las actuales autoridades, siguen sin verse signos de una firme decisión de los capitales extranjeros, de instalarse o reinstalarse en el país. Cierto es que hay algunos datos alentadores, de parte de empresas importantes, pero son sólo, por ahora al menos, “brotecitos” verdes y no la otra significación, sin el diminutivo, que pretende darle el Gobierno.

Y los dineros que vendrán de China, no pueden ser considerados como emprendimientos privados con genuino interés en la generación de empresas locales consolidadas, sino claros actos de aprovechamiento, de parte de ese país, de la debilidad del actual régimen argentino, para lograr avances y consolidación de su presencia física, en América Latina, conforme a un plan estratégico para el cual el interés económico es sólo una parte, y tal vez la menos importante, dentro de un programa de tipo político e ideológico, bastante complejo, que ellos tienen establecido.

Y particularmente los inversores que sí son genuinos, conocen el proceder de China y de cómo y porqué llegan a ese país a pedir ayuda, los Estados que no la pueden obtener por otros caminos más sanos y convencionales. El dinero chino hacia la Argentina, no es el mejor ejemplo para generar contagio en quienes sí debieran ser los inversores convenientes para nuestro país.

En este sentido, un respetable Analista político europeo le recordó a ENFOQUES POSITIVOS hace un par de semanas, cuando ya adivinaba los resultados que tendría la visita de MACRI a China, que tanto en ese país como en Rusia, no existen las empresas privadas. En el caso de China,  quien rige todo ese tipo de simulacro, es el PCch, el Partido Comunista de China. Bien conocido por su total desapego al respeto a los Derechos Humanos y su estilo netamente imperialista.

Es el mismo organismo oficial chino, que recibió enormes y obsecuentes elogios de parte de integrantes de la comitiva local, en esta reciente visita. Quienes así actuaron lo hicieron como soporte político, y como muestras de simpatía incluso personal, al poderoso régimen chino. Pero que no vivirían en ese país ni siquiera un par de meses, ajustándose a sus terribles reglas atentatorias contra las libertades humanas más elementales.

En cuanto a lo que verdaderamente tienen planificado los chinos con respecto a la Argentina, el Portal sugiere leer el interesante trabajo que aportó al mismo, un lector y prestigioso investigador periodístico, publicado el 9 del corriente mes de Mayo, en la columna “ESCRIBEN LOS LECTORES, con este título: ¿A qué vino el dueño de ALIBABÁ a la Argentina? …”.

El relacionamiento más fuerte con los chinos que tuvo la Argentina, dio comienzo durante el Gobierno kirchnerista, con la instalación de la base militar en Neuquén, algo insólito y jamás imaginado por cualquier argentino de bien. Pero antes lo hizo, a nivel comercial y económico, el padre del actual Presidente MAURICIO MACRI. Obviamente el actual Gobierno nada ha mejorado al respecto. Todo lo cual muestra cuánta razón tenía la ex Presidente cada vez que decía “Todo tiene que ver con todo …”.

 

Volviendo al tema que dio título a la presente nota, sólo restaría agregar que ya se ha constituido como algo “políticamente correcto”, el no criticar al Gobierno de Cambiemos, por aquello de que fue el que desplazó al kirchnerismo del poder …(¿Verdaderamente lo desplazó …?). Esta conducta terminó siendo asumida también en el exterior del país, lo que movilizó a presentar promesas de cuantiosas inversiones, y eso ayudó a confundir, imaginando una situación que no es ni será real, durante mucho tiempo, de aquí en adelante. Es que hubo mucha necesidad de festejar y de creer que toda la locura de corrupción y mentiras, había terminado, luego de tantos años de tiranía encubierta.

Nada de eso sucedió, sólo esos “brotecitos”, y es por ello que el más reciente manotón del Gobierno fue involucrarse con un importante endeudamiento del país, con lo menos deseable y recomendable del mundo. Con quienes no considerarán al futuro de la Argentina, y sus habitantes, ya que no es esta la finalidad de un régimen colonialista, conquistador, tiránico y opresor, como lo es el de China.

5 Comments on "La mayor dependencia de China, no es lo que los inversores necesitan ver para tomar decisiones buenas para el país"

  1. Ayer me preguntaban desde un país vecino si no es facil creer que lo que está haciendo Macri es lo mismo que comenzó su padre con relación a los chinos una continuidad de la apertura de la argentina hacia el poder de China

  2. Higinio Fuentes | 28 Mayo, 2017 at 8:13 pm |

    Buena la nota de esta web con motivo de la visita del testaferro de Alibaba a la Argentina cuando Macri lo recibió como si fuera un líder mundial. Lo que puede la plata para toda esta gente

  3. Susana Piedrabuena | 28 Mayo, 2017 at 11:01 pm |

    Relacionarse con Japón no está nada mal pero de ahí a hipotecarse con los chinos es como demasiado. Además deja en evidencia que los inversores privados no tienen en cuenta hoy a la Argentina, y eso es lo más grave

  4. carlos ernesto luna | 29 Mayo, 2017 at 11:36 am |

    A mi entender las inversiones no vendrán en tanto no se disminuya sensiblemente el déficit fiscal, que obedece principalmente al desmesurado número de empleados públicos nombrados por el gobierno kirchnerista en su último año particularmente, y a nombramientos también numerosos que hiciera la administración de Macri con la generación de nuevos ministerios que bien podrían aglutinarse en un Ministerio de Economía con sus respectivas secretarías, además de la inutilidad que le asigno al Ministerio de Modernización, donde se ha nombrado cualquier cantidad de nuevos empleados. En segundo lugar tampoco vendrán las inversiones en tanto no se juzgue y condene con celeridad a los corruptos del anterior gobierno, porque de no hacerse así permanecerá el estigma de la inseguridad jurídica e impunidad. Este segundo aspecto incidirá notablemente en la caída de votos de la actual administración, pues prácticamente el 17% del 52% que obtuviera Macri son votos que tuvieron sustento en el repudio a los ladrones que nos gobernaran hasta el 10 de diciembre de 2015 y en la búsqueda de su legítima sanción por parte del Poder Judicial, que lamentablemente pareciera seguir cajoneando las causas penales.

  5. Eduardo Pastor | 29 Mayo, 2017 at 11:58 pm |

    Estoy de acuerdo con lo dicho por el señor Luna en su comentario. Son dos puntos claves como para que el país comience a ponerse de pie, pero no sólo en la cuestión de las inversiones sino en el ánimo de sus habitantes, de sus ciudadanos que no quieren soportar más permanecer en un territorio ocupado por bandidos y homicidas que tienen al resto de la población a su merced gracias al incumplimiento de sus deberes por parte de los jueces

Comments are closed.