La Justicia argentina resulta inviable, y sobran los ejemplos concretos. Es consecuencia de la corrupción en la misma

La Suprema Corte bonaerense. Edificios que en algún tiempo fueron majestuosos y albergaron jueces probos. Hoy, pura “cáscara”

Las demoras en solucionar estos problemas, aumentan cuanto más se tarde en reconocer la triste realidad

 

Cualquier dura crítica que hoy apunte a la Justicia, difícilmente sea equivocada. Y esta aseveración, está sobradamente probada. Si uno observa al sector de la misma en el que se dedican a investigar los hechos de corrupción vinculados a la política, ni hace falta decir que resulta escandaloso. No sólo por la ineficiencia sino por la corrupción dentro de ese mismo sistema.

Pese a que la educación en general también funciona muy mal en la Argentina, y no se hace necesario, tampoco, esforzarse para demostrarlo, sí es difícil tener que admitir que no haya ciudadanos que lleguen a trabajar en la Justicia debidamente capacitados para un eficiente desempeño en la misma. Las falencias más graves y visibles se advierten en los cargos más importantes, tales como los de jueces y fiscales, que son quienes en definitiva deben movilizar las investigaciones, direccionarlas y supervisarlas hasta finalmente sentenciar en base a sus resultados.

Hay quienes acusan a estos Funcionarios de “Vagos”, y de no estar debidamente concentrados en sus tareas, y de permitir que se acumule trabajo atrasado, o derivarlo a empleados de bajo nivel, quienes con mayor razón no están en capacidad para determinadas tareas delicadas.

Quienes trabajan en la Justicia son dueños de determinados privilegios que resultan irritantes al resto de Funcionarios o empleados de servicios del Estado. Desde los cargos intermedios ya requieren el uso de movilidad oficial y chofer también suministrado por el Estado. No pagan determinados impuestos, y gozan de una especial seguridad laboral, la que tampoco se tiene en otros ámbitos también muy importantes. Aquí utilizan la excusa de que un juez debe contar con una estabilidad incuestionable en su cargo, pero muy poco hacen para merecerla. Ese sistema ventajoso se ha ido tergiversando, al estilo de lo que sucede con los fueros parlamentarios.

Vagos o corruptos, lo mismo da, y tal vez haya superposición de ambas condiciones en determinadas conductas. Lo cierto es que en las distintas jurisdicciones se manifiesta el problema y nadie le encuentra solución a pesar del paso de los años.

Obviamente, todo lo expresado tiene una limitación, y es el hecho de que en el ámbito de la Justicia también hay funcionarios probos y sacrificados, quienes tienen que soportar el deficiente funcionamiento general del sistema y además ser mal vistos y hasta subestimados, por los que no son correctos, lo que constituye una doble victimización.

Los Tribunales de Comodoro Py, que alojan a los jueces federales, son tal vez hoy, los más cuestionados, y donde se manifestarían, por la importancia política y social que tienen los casos que allí se tratan, los hechos más escandalosos y vergonzantes de la Justicia argentina.

Pero no quedan a salvo otros fueros, jurisdicciones y distritos. En la provincia de Buenos Aires, los rechazos e indignación pública que provocan sus Funcionarios, están a la orden del día. Ni hablar de la calidad de los jueces que en muchos casos terminan siendo responsables de graves crímenes, homicidios o violaciones, como consecuencia de dejar en libertad, en los Juzgados penales, a muy peligrosos sujetos que finalmente, y pese a los malos informes que presentan los especialistas, advirtiendo los riesgos sociales que implican ciertas liberaciones, las mismas se manifiestan, a caballo de pseudas ideologías, o también a través de decisiones que han recibido a cambio importantes sumas de dinero, o sencillamente por alguna especie de desviación o patología mental, de las muchas que se observan últimamente en ciertos jueces.

En estos mismos días la provincia vive situaciones muy graves, por considerar tan sólo lo acontecido con un fiscal, en un hecho sucedido a metros de la Suprema Corte de Justicia provincial –parafraseando a las crónicas que informan sobre un robo cometido a la vuelta de la Comisaría-, por culpa de Juzgados o Fiscalías que sobreviven sin ningún control oficial, sin nadie que tenga a cargo vigilarlos para conocer si van desarrollando sus obligaciones laborales adecuadamente. No hay organismos que hagan esa tarea, pareciera, porque cuando se conocen las irregularidades, las pruebas indican que las falencias se manifiestan desde hace mucho tiempo.

Este Portal conoce, de modo directo, el caso de una concreta denuncia ante la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires en contra de un juez, por la comisión de hechos muy graves, quien actuó con una enorme irresponsabilidad y parcialidad en un juicio reciente en un importante distrito provincial. Un verdadero escándalo que el espíritu corporativista aplicado por la Suprema Corte, la llevó a esta a no proceder como le hubiera correspondido actuar, destituyendo al juez.

El 4 de Junio último, el Diario EL DÍA de La Plata, reprodujo un informe proveniente del ámbito de la Justicia, el que da cuenta que en la actualidad hay más de 120 jueces y fiscales bajo investigación en la Provincia, pero lo que oculta el informe, no el Diario, es que por norma casi, un altísimo porcentaje de los pedidos de Juicio Político contra jueces ineptos o prevaricadores, son rechazados “in-limine”, es decir, casi automáticamente en su presentación. Y además, la cifra es tomada en el momento, hay que sumar los casos que se vienen desarrollando todos los años. ¿Es que acaso los bonaerenses se dedican a pedir destituciones de jueces por deporte, o la Suprema Corte está incumpliendo una de las más importantes de sus obligaciones …?. Hay una notoria irresponsabilidad de parte de los encargados de llevar adelante este tipo de juicios, por algún tipo de arreglos o directamente por una actitud corporativa de mutua defensa entre los Magistrados.

En próximas Ediciones ENFOQUES POSITIVOS mostrará lo que funciona muy adecuadamente en otros países, con relación al servicio de Justicia a cargo del Estado. Claro que no todo lo que funciona exitosamente en el exterior puede ser aplicado en la Argentina, por la cultura especial que predomina aquí, pero muy especialmente por la corrupción, la que en este caso se manifiesta precisamente en el lugar destinado a combatirla. Con esos pésimos ejemplos, todo se hará más difícil y más lento para ordenar un sistema muy caro, expresado así en todos los sentidos, para la población ….

5 Comments on "La Justicia argentina resulta inviable, y sobran los ejemplos concretos. Es consecuencia de la corrupción en la misma"

  1. Blanquita Vedoya | 2 julio, 2017 at 5:11 pm |

    No es el único edificio de La Plata que ya no es el mismo sino que están casi todos degradados y eso es consecuencia de los últimos gobiernos que hasta han incidido en el clima social en su vestimenta, vocabulario y tantas cosas que pueden verse hoy y que antes eran cuidadas

  2. ME GUSTA LO DE INVIABLE PORQUE EFECTIVAMENTE ES ASI PORQUE CON UNA JUSTICIA CON LAS COSAS QUE ESTÁN HACIENDO LOS JUECES NO SE PUEDE VIVIR CON LOS DELINCUENTES SUELTOS Y LA GENTE BUENA MUERTA O EN TODO CASO PRESA COMO PASA CON LOS MILITARES QUE ENFRENTARON AL TERRORISMO ES ALGO DE LOCOS ESTO

  3. Suelo enterarme de algunos fallos de los jueces en lo Penal que favorecen siempre a los delincuentes mientras que las víctimas, algunas muertas, pasan a ser los victimarios. De esto no se van a olvidar y no sé que hacen en la Suprema Corte que no enjuician a los jueces que no saben trabajar

  4. DIEGO SANJURJO | 3 julio, 2017 at 10:40 am |

    TAL VEZ UNA FORMA DE SOLUCIONAR ESTA DESGRACIADA SITUACIÓN QUE VIVE LA JUSTICIA ES HACER UNA ESPECIE DE INTERVENCIÓN BASADA EN UNA GRAVE SITUACIÓN POR LA QUE ATRAVIESA Y BARAJAR Y DAR DE NUEVO. NO SOY ESPECIALISTA PERO ME PARECE QUE EN LA CONSTITUCIÓN HA DE HABER MECANISMOS QUE POSIBILITARÍAN ESTA MODALIDAD Y ASÍ SELECCIONAR A AQUELLOS JUECES Y FISCALES QUE HAN TENIDO UN MUY BUEN COMPORTAMIENTO Y SOBRE EL RESTO, LOS DENUNCIADOS Y LOS COMPROBADOS COMO LENTOS Y DE DUDOSA MORAL, MANDARLOS A LA FILA PARA UNA NUEVA SELECCIÓN. SE DIRÁ QUE ES ARBITRARIO Y QUE ES INCONSTITUCIONAL, HABRÁ QUE VER HASTA QUÉ PUNTO LO ES, PERO POR LO PRONTO LA CONSTITUCIÓN NO PUEDE EVITAR QUE LA COMUNIDAD SE DEFIENDA DE INDIVIDUOS QUE SE APROVECHAN DE SUS CARGOS EN PERJUICIO DE LA CIUDADANÍA.

  5. Además, de la nota y los buenos comentarios que pueden leerse, me atrevo a decir algo muy simple: Con los jueces que tenemos la justicia no funciona y si esto es así, es fácil saber que un Estado no existe sin justicia

Comments are closed.