La “grieta” también aumenta por culpa de la inacción policial

El tipo de políticas policiales que aquí se describen, terminan desalentando y malogrando a los buenos policías

Es una actitud no propia de países civilizados. Además perjudica y discrimina a quienes cumplen con la ley

También la falta de Justicia, obviamente, produce el mismo efecto, sobre todo en quienes observan un comportamiento correcto como ciudadanos y como mínimo aspiran a una justa protección.

Pero la situación de inacción policial, además de generar importantes riesgos en la población, es esencialmente una actitud de favorecimiento hacia la delincuencia, un empoderamiento que genera grandes interrogantes hacia el futuro. E imperdonable para sus promotores.

Se recordará por mucho tiempo, la fotografía tan difundida por la que se muestra a integrantes de una falsa comunidad indígena, palpando de armas al personal de la Gendarmería Nacional, para “permitirles” ingresar a un sector de la Patagonia argentina, en ocasión de las investigaciones que esa Fuerza necesitaba implementar cuando todavía el cuerpo de SANTIAGO MALDONADO no había aparecido. Todo bajo las órdenes y complacencia de un juez federal que evidentemente equivocó su vocación. Y antes que él, fueron sus seleccionadores quienes cometieron grandes errores …

Cada vez que el Estado no obliga a todos los ciudadanos por igual, al cumplimiento de las leyes, está enfrentando a quienes sí la cumplen, y estos, además de sostener esa correcta conducta, son quienes pagan los sueldos de los Políticos y de los jueces prevaricadores.

¿Es o no esto, una suficiente razón para crear rispideces, desconfianza y un malestar muy profundo en la sociedad?. Además del consiguiente sentimiento de discriminación que sufren quienes han decidido llevar una vida digna y de apego a las leyes. Los beneficiados son siempre los mismos, integrantes de determinados sectores violentos y peligrosos, a quienes las autoridades no se animan a enfrentar, como correspondería hacerlo en un país que quiera presentarse como civilizado y bajo el Estado de Derecho.

Volviendo al tema de las Fuerzas de Seguridad, la ciudad de Buenos Aires las mantiene inactivas, y destina a su personal a determinadas esquinas donde permanecen prácticamente inmóviles, o conversando entre ellos o viendo a su teléfono celular. En esos lugares, paradójicamente, los automovilistas cometen cualquier tipo de transgresiones a la vista de estos agentes “paralizados”. Las veredas son pistas de los ciclistas, y cualquiera hace lo que se le da la gana, aunque moleste al prójimo.

Pero las críticas expuestas pueden aplicarse a la Policía de la provincia de Buenos Aires y a la mayoría del interior del país.

Son precisamente las situaciones descriptas las que generan bronca de parte de los vecinos que ven a grupos de delincuentes que actúan libremente, y ni hablar de los asesinatos que se están cometiendo por estos días, en los que los agentes policiales son las víctimas preferidas de los criminales. Jóvenes viudas o viudos y niños huérfanos. ¿Quién es el que no se anima a enfrentar tan terrible situación?.

Si hasta el mismo personal se siente avergonzado de las órdenes que reciben en cuanto al menor involucramiento posible en conflictos callejeros. Mientras tanto se le exige al personal “sobreactuar” ruidosa y espectacularmente ante cualquier situación de escasa importancia y riesgo hacia la población. Es así que puede verse que una simple discusión entre dos personas en un tono algo más alto que el común, desata un operativo cinematográfico con todos los elementos humanos que estén en las cercanías, accionando sus sirenas y haciendo chirriar las ruedas de los vehículos (y esto sí que pone en riesgo a los transeúntes), con lo que se intenta compensar la ineptitud e inacción policial.

Por cierto, hay que reformular la función de las Fuerzas de Seguridad, porque además de su notoria inutilidad, le están causando al Estado una enormidad de gastos en su mantenimiento.

3 Comments on "La “grieta” también aumenta por culpa de la inacción policial"

  1. Aníbal (NO FERNÁNDEZ) | 6 diciembre, 2017 at 12:12 am | Responder

    Y es verdad lo que se dice. Todos los días veo al salir de casa a tres policías que están reunidos charlando y meta jarana y me pregunto para qué habrá aquí juntos 3 cuando podría estar uno totalmente alerta y los otros dos dando vueltas por los alrededores. ¿Para qué tienen radio si no es para llamar a sus compañeros en caso de necesidad real de que estén juntos?

  2. También va a costar año “recuperar” a la policía que se terminó de perder en la “década ganada”, porque ya venía perdiéndose

  3. EL TEMA POLICIAL ES PESADO PORQUE LA CORRUPCIÓN POLÍTICA LA ABSORVIÓ. AQUÍ HOY TENEMOS POLICÍAS QUE TRABAJAN PARA SUS JEFES PRIVADOS COMO PASA CON LOS NARCOS Y HA PASADO MUCHO TIEMPO CON ALGUIEN DE LA ZONA DE QUILMES Y PROBABLEMENTE TODAVÍA SIGA SIENDO IGUAL

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


18 + ocho =