La gran aspiración del Gobierno es quedarse. Como sea y hasta sin sanos objetivos

Sería muy triste tener que volver a decir: “Y bué…, es lo que hay …”

Pese al notorio fracaso, la intención es clara. Y no hay nada que sirva para creer que lo que venga será mejor

Es evidente que para lo único que se preparó el macrismo en las elecciones de 2015, ha sido para ganarlas. No han sabido reunir experiencia para gobernar, no se tomaron tiempo para conseguirla y hasta hubo y habría todavía, entre sus principales dirigentes, una cierta discrepancia en cuanto a los objetivos que visualizan para el futuro. Dicho esto último, a la luz de las divergencias que han expresado algunos integrantes de la segunda línea del Gobierno.

Pese a esas diferencias, se mantienen algunos propósitos claros entre MAURICIO MACRI y quienes lo siguen a nivel más íntimo, sus principales amigos desde los primeros pasos en la Política de este Presidente, en especial sus ex compañeros del Secundario, quienes además ocupan los cargos de mayor relevancia en cuestiones de Política y Economía, en la gestión. Es decir, una meritocracia basada en la lealtad personal, al margen de cuestiones de índole moral y de eficiencia profesional.

Y estos propósitos son claros, como se señala en el precedente párrafo, y sostenidos fuertemente, lo que no significa que sean beneficiosos para la Nación toda, y sus intereses.

Para que aparezca más intelegible la idea que se desea expresar, habría que agregar a todo lo comentado que entre ese reducido grupo cuyos integrantes se preocupan por marcar y sostener el sentido y la dirección de sus pasos, la coherencia se da, fundamentalmente, por una cuestión cultural, de estilo de vida sobrellevada por largo tiempo, y con marcada tendencia a cuidar los intereses  personales y de familia. Difícil sería encontrar aquí algo así como una misión sostenida en valores elevados, en principios fundados en creencias religiosas, o normas tomadas de pensamientos elaborados para mejorar la calidad de vida moral de la población, y la de la vida corriente también.

Tan fuerte aseveración tiene sus fundamentos en las actitudes, el comportamiento y los intereses que inevitablemente deben dejar a la vista, los integrantes del grupo en cuestión. Son, entre ellos, y para los objetivos de beneficio propio, muy coherentes, se insiste. No es que se pretenda aquí clamar que los cargos de la Política sean ocupados por verdaderos Santos o Monjes recluidos en sus monasterios y dedicados a orar todo el tiempo. No, no es eso, sólo que los antecedentes de importantes Funcionarios actuales no suelen ser demasiado diferentes a los de quienes les precedieron en sus cargos. Tanto a nivel de los distintos Ministerios, como en la Diplomacia, por poner otro ejemplo … Si a esta situación se le suma otro fenómeno, esta vez con menor responsabilidad del Gobierno actual (aunque ya han estado conduciendo más de tres años sin novedades al respecto), como lo es la calidad moral y profesional de los jueces y fiscales, entonces podríamos exclamar … “¡¡¡ BINGO … !!!”.

Claro es también que a la mayoría de los argentinos  en general poco le importa hablar de moral y de procedimientos cristalinos, y es por ello que así continúa el país y ello justifica la cada vez más frecuentemente escuchada expresión de “Argentina, país inviable …”.

Bajando a un terreno práctico y de acción más concreta e inmediata, el panorama que se visualiza hoy en el país sigue siendo tan o más complejo, económica y políticamente, como lo era a mediados de 2015. Luego de las elecciones crecieron las esperanzas, generadas por el nuevo Gobierno, pero ingresado ya a 2017 las evidencias fueron incontenibles. Las defraudaciones por doquier, y las torpezas y deshonestidades, fueron quedando cada vez más a la vista, y la ciudadanía, con dolor, debió admitir que se estaba frente a un nuevo fracaso.

Y ya lo del último año, mostró un escenario desbordado, descontrolado, del que no hace falta hablar …

Y es aquí cuando el ánimo de los argentinos cayó ostensiblemente, planteándose ellos serias dudas acerca de lo que pueda suceder tras el cotejo electoral próximo, porque siguen sin aparecer opciones serias para esa ocasión, y el fenómeno se amplía a modo de una caída en cascada.

Si hubiese que razonar acerca de cuál sería la más conveniente actitud que debería tomar la ciudadanía, al momento de volver a las urnas, para ENFOQUES POSITIVOS sería la de reflexionar con mucha atención, e informarse adecuadamente y con el material del mejor origen, a efectos de diseñar una estrategia que pensando en el futuro, acerque al país a una situación muy distinta a la actual, al menos con la desaparición de la escena de algunos personajes siniestros y la incorporación de otros de un origen más sano, de buena familia y sin los vicios y mañas de la política local. Y así, escalando en el tiempo, meditándose cada paso, podría acercarse el país a ser algo más serio y creíble.

Ahora, si lo que se busque en Octubre próximo será una solución inmediata, y en un solo paso, se estará, una vez, más, ante una tremenda irresponsabilidad de esas que hacen que las desgracias nunca terminen de suceder. O sea: Si hasta hoy procediéndose como se lo hizo, éstos han sido los resultados, qué es lo que nos dice que repitiendo el procedimiento, algo cambiará … Seamos lógicos.

 

4 Comments on "La gran aspiración del Gobierno es quedarse. Como sea y hasta sin sanos objetivos"

  1. No es muy diferente en otros países pero en la Argentina las propuestas son de terror ojalá que de aquí a octubre puedan verse otras caras

  2. Analía Parente | 8 febrero, 2019 at 6:40 pm |

    Macri al principio quería parcerse diferente a todos los demás pero el tiempo lo dejó en evidencia. Ahora la cosa se complica para quienes querían solucionar fácilmente un problema cultural de larga data en la Argentina. Macri es igual a todos ellos, por lo tanto no hab´rá un salvador. Hay que crearlo y no esperarlo que caiga del cielo

  3. Analía estoy de acuerdo contigo, Macri pasó a ser uno más de los más vulgares personajes de la política más allá de su imagen Zen y psicoanalizado pero en realidad lo que le sucede es que no le importa nada de nada el país y su gente, ese es el tema y no porque sea un sereno superado

  4. MANUEL HERRERA | 10 febrero, 2019 at 3:10 pm |

    lAMENTABLEMENTE NO PUEDO NEGAR EL ARTICULO NI LOS COMENTARIOS. TODOS DICEN LA VERDAD. GRACIAS-. MANUEL HERRERA

Comments are closed.