La Argentina subió, aunque insuficientemente, su calidad institucional. Entrevista con IVÁN CACHANOSKY

El especialista consultado

La Argentina subió, aunque insuficientemente, su calidad institucional. Entrevista con IVÁN CACHANOSKY

Para el Portal, un problema que se asentó en el país, como consecuencia de la alta corrupción y baja educación

La clara descripción que del fenómeno hace IVÁN CACHANOSKY, Economista jefe de la Fundación LIBERTAD Y PROGRESO, ayuda a comprender muchos de los sucesos negativos que se manifiestan en nuestro país y que repercuten en otros tantos escenarios, aunque tal vez especialmente en uno que mal llevado termina generando un gran daño económico a la Argentina, por la fuerte desconfianza que hacia la misma presentan los inversores nacionales e internacionales.

El entrevistado así lo expone a ENFOQUES POSITIVOS:

Por favor IVÁN, comencemos por lo básico: ¿En qué consiste el Índice de Calidad Institucional que elabora la Fundación Libertad y Progreso, cuál es la base de sus mediciones, su frecuencia de aparición y todo lo demás que sirva para presentar al mismo, siendo que se trata de un instrumento de significativa importancia?:

“El Índice de Calidad Institucional, elaborado por Martín Krause y publicado por la Fundación Libertad y Progreso, es de publicación anual. El índice consiste en medir la “salud” de las instituciones en los diversos países. Para medirlo, se toman en cuenta un promedio ponderado de diversas variables: Estado de Derecho, Voz y Rendición de Cuentas, Libertad de Prensa, Corrupción, Competencia Global, Facilidad para Hacer Negocios, Libertad Económica, el respeto a la Propiedad y la Libertad para comerciar, entre otros temas. Todos estos indicadores mencionados son publicados por otras organizaciones de renombre como el Banco Mundial, Heritage, Fraser, Freedom House, Foro Económico Mundial. Luego, el análisis es simple, se elabora un ranking dependiendo del desempeño en todas estas variables. Cuánto mejor se está en el ranking (posición 1 siendo el mejor), mayor es la calidad institucional y viceversa. Finalmente, cada año de publicación abarca una temática en particular. Este año se revelaron estudios de los efectos del populismo en la calidad institucional y desempeño económico”.

Estamos hablando entonces de una radiografía que desnuda y con certeza, los principales datos sociales, políticos y económicos del país. ¿Es así?:

“Es exactamente así. Una de las ventajas del índice es que releva una gran cantidad de datos que abarca cuestiones sociales, económicas y políticas. Es cómo ir a un buen médico clínico que realiza un diagnóstico del cuerpo en general. Así como se recomienda ir al médico clínico todos los años, el ICI se publica todos los años actualizando el diagnóstico y la salud de los países. A medida que pasan los años y se acumulan más datos, más historia, las conclusiones pueden ser más certeras. Básicamente el objetivo de fondo es ver si hay una correlación entre calidad institucional y desarrollo económico. La correlación se observa. Los países que tienen una mayor calidad institucional tienen mejor desempeño económico. Por el otro lado, aquellos países con baja calidad institucional poseen un mal desempeño económico. Si bien es cierto que correlación no implica causalidad, es un buen punto de partida para analizar lo que está ocurriendo en cada caso e intentar explicar porque la calidad institucional es importante y más aún, son las bases para que un país pueda crecer y desarrollarse sostenidamente en el tiempo”.

La más reciente edición del Índice tiene apenas 3 días de vida, y sus conclusiones servirán para que los especialistas procesen debidamente los datos obtenidos. En principio y a grandes rasgos, ¿Qué dijo el citado instrumento en esta ocasión?:

“En esta ocasión, el tema central fue el populismo. Casualmente, el deterioro de Argentina de los últimos años es debido al populismo. Recordemos que Argentina se encuentra estancada desde el 2011. Por eso se observa un apoyo fuerte por parte de Estados Unidos a Argentina ahora, porque Macri es un presidente que logró vencer al populismo. Sin embargo, muchas de sus medidas en términos económicos han dejado mucho que desear.

El punto clave es entender que el populismo espanta inversiones. Por ende, países que aplican populismo se les vuelve difícil crecer y se estancan generando una peor calidad de vida. En el caso particular de Argentina, el país se está empobreciendo a causa del daño populista. El populismo busca atajos para atender problemas en el corto plazo pero que nunca solucionan los problemas estructurales que es lo que debe cambiarse si se pretende generar crecimiento en el largo plazo. Así, funciona como una especie de espejismo, pero en el fondo destruye economías. Por eso, una de las principales variables del ICI es el Estado de Derecho. No es un dato menor la calidad institucional. La diferencia puede ser crecer y desarrollarse como Nueva Zelanda, Dinamarca o Finlandia o estancarse como Argentina. O peor aún, destruir la economía si se lleva el populismo al extremo como en el caso de Venezuela”.

 

¿Cómo está la Argentina en cuanto a calidad institucional, con relación a los más importantes países de la región?:

“En el margen, Argentina viene mostrando algunas mejoras con el nuevo gobierno de Cambiemos ya que pasó del puesto 142 al 112. Sin embargo, este impacto aún no contempla el 2018, año muy negativo para Argentina (sobre todo en materia económica) por lo que es de esperar que en la próxima edición haya algún retroceso.

Analizando el largo plazo, la conclusión es aterradora. Antes de que asuma el gobierno de Cambiemos liderado por Mauricio Macri, Argentina había registrado el récord de caer 99 puestos en veinte años (1996-2016). Los otros países de la región que tuvieron caídas similares fueron Bolivia (100 puestos), Ecuador y Venezuela (ambos cayendo 74 puestos). No es casualidad que todos estos países apliquen políticas populistas.

Observando la última edición, Argentina se encuentra muy mal posicionada siendo superado por Chile, Uruguay, Perú, Colombia, México y Brasil. Mientras quienes se encuentran por debajo de Argentina son: Paraguay, Ecuador, Bolivia y Venezuela. De 35 países relevados en América, Argentina ocupa el puesto 27”.

Convengamos que con tantas propuestas populistas y demagógicas entonces, se le hace difícil a la Argentina establecer un ordenamiento que apunte a su desarrollo y crecimiento. ¿Cómo conseguir que el orden y el estado de Derecho, prevalezcan en todas sus políticas?:

“Lamentablemente el desafío es enorme. Argentina es un país que hay que pensarlo en términos de equilibrio general y uno de los errores del gobierno fue pensar en equilibrios parciales. Por ejemplo, sincerar el precio de las tarifas sin bajar los impuestos es simplemente ahogar al sector privado. El drama de Argentina es que tiene un gasto público y un Estado sobredimensionado. Además, las instituciones son malas. En este último aspecto, algunas mejoras se observaron (lucha contra la corrupción, menos burocracia, digitalización, entre otras). Sin embargo, aún resta mucho por hacer. Y en materia económica el desequilibrio es muy grande. Hoy Argentina se encuentra en una situación en donde 8 millones de personas que trabajan en el sector privado productivo deben pagar impuestos para que 20 millones reciban cheques del Estado (entre planes sociales, jubilaciones y empleo público). Esta proporción 8-20 es desmedida. Más aún, en el 2003, esta proporción era de 7-7, equilibrada. Argentina debe buscar la manera para que las personas que reciben planes sociales puedan incorporarse al mercado de trabajo privado productivo. Lo mismo con algunas personas que se encuentran en el empleo público. Además, hay 6 millones de personas en la economía informal que existen en la informalidad por tener reglas de juego poco claras y malas perspectivas económicas. El drama es que, el sector privado para poder atraer más personas debe volverse más competitivo y no se están realizando los cambios estructurales para lograr eso. Argentina jamás logrará ser competitiva si no baja su presión tributaria. Y para bajar la presión tributaria es necesario bajar el gasto público, cuestión que los políticos nunca quieren hacer. Una Argentina con menos impuestos y mejor calidad institucional sí podría atraer inversiones y volver a las sendas del crecimiento si se baja el gasto público, pero hay que hacer la tarea primero”.

 

2 Comments on "La Argentina subió, aunque insuficientemente, su calidad institucional. Entrevista con IVÁN CACHANOSKY"

  1. Marisa Teruel | 18 abril, 2019 at 10:32 pm |

    Yyyyyy, un poco de orden siempre viene bien pero a la mentalidad argentina el orden y el respeto por las instituciones no le va desde hace como setenta años con los peronchos a la cabeza

  2. Luisina Germany | 19 abril, 2019 at 12:16 pm |

    Macri hace campaña con lo que «dice» que hizo su gobierno aunque mucho de lo que aparece en ese listado está magnificado o es falso. De cualquier modo es obvio que hubo un poco más de orden que en los gobiernos anteriores pero sus propios errores son muy graves y será difícil revertirlos de modo que no hacemos nada si arreglamos pequeñas cosas sueltas al lado de profundos daños. Por lo pronto nos endeudó y mal a los argentinos y le dio mayor poder a los K ante una gran consideración que hizo a ese sector sólo para emplear una estrategia electoral que además le puede salir muy pero muy mal

Comments are closed.