La aparición de un “Mara” en la Argentina, dejó en evidencia el peligro que este fenómeno encierra, y la desidia del Gobierno argentino para prevenirlo

Laura Etcharren

Lo relata al Portal una experta en el tema que lo viene advirtiendo con indiscutibles pruebas. Entrevista con LAURA ETCHARREN

 

 

Nuestra entrevistada es Socióloga, Ensayista e Investigadora. Especializada en Pandillas, Maras y Narcotráfico. Autora del libro “Esperando las Maras, estado embrionario en la Argentina”, publicado en 2009 por “Catálogos”. Es además autora de innumerables trabajos sobre el tema, que han sido publicados en la Argentina y en el exterior.

 

El que sigue es el contenido de la mencionada entrevista:

P: Viendo lo sucedido recientemente con un “Mara” en la Argentina, integrante además de uno de esos grupos más peligrosos en el mundo, lo primero que debe destacarse es su enorme anticipación a esta problemática en el país.
La recuerdo advirtiendo sobre la cuestión, desde hace varios años. Por consiguiente se hace obligatorio ahora que nos recuerde, por favor, qué son los Maras, cómo actúan, cuáles son sus lugares de origen y los que a la fecha se han extendido como escenarios de sus delitos:

R: “El fenómeno surge en los años 60 pero explota en los 80 en Los Ángeles y en la frontera con México cuando se producen las guerras civiles en Centroamérica y muchos jóvenes migran hacia los Estados Unidos. En la frontera con México comienzan a agruparse individuos de misma nacionalidad y adquieren una estética similar a la de “Los Cholos” y “Los Pachucos” que eran organizaciones por aquel entonces que marcaban una dinámica social vinculada a la música, la vestimenta ancha y a la comisión de algunos ilícitos. Pero también se acercaban, las pandillas conformados, a determinadas agrupaciones más sofisticadas en materia criminal.

 

Lo cierto es que hay un período de transición de la pandilla a la mara y el mismo necesita del apoyo de exonerados de las fuerzas de seguridad, fuerzas inclinadas al delito, bandas narcos y/o carteles de la droga. Estas organizaciones captarán pandilleros y les darán no solo un adiestramiento casi paramilitar sino también una economía.

 

Y ahí se conforma la mara que fusionada al narco, la denomino narco mara y cuando decide romper en la cadena de traiciones con el narco corre el riesgo de morir.

Centroamérica es la región emblemática al respecto. Cuando terminan las guerras civiles los pandilleros son deportados a sus países de origen, trayendo consigo todo ese bagaje delictivo. Así es como Guatemala, Honduras y El Salvador conforman el Triángulo Mara Norte. O también llamado por las mismas organizaciones casi en “secreto”, triángulo de la muerte.

 

Las Maras más emblemáticas y antagónicas han sido y son la M 18 y la Mara Salvatrucha (MS 13). Su poderío se ha extendido por el mundo implantando células en países tales como Canadá, El Líbano, Australia y España. Con lo cual se destierra el mito de que mantengan sus condiciones primarias de pandilleros emergentes de un contexto precario porque el narco u otras organizaciones ya les dieron su aval y estructura.

 

América Latina se presentaba como una región apetecible que ya contaba con pandillas locales en un estado embrionario de Maras. Una carrera que toma profundo envión a partir del año 2000.

 

Argentina, Chile y Uruguay se encontraban en estado larval conformando el triángulo sur.

 

Nuestro país no logró contener el flagelo y ya se evidencian, de acuerdo a fuentes de investigación, rasgos y presencia de maras en el país. No como en Centroamérica pero sí hay que considerar los datos que desde el año 2005 nos manifiestan la presencia de este fenómeno.

Entre 2005 y 2006 ingresó al país de acuerdo a informantes un salvadoreño integrante de la MS 13 que habría conformado la primera célula de dicha mara con base local en la Provincia de Buenos Aires, más precisamente en el Partido de La Matanza. Rafael Castillo. Su apodo “El Lágrima” y lágrima en el mundo del pandillero que trascendió a mara significa la cantidad de muertes que tiene  en su haber. Se trata de la contabilidad de los asesinatos cometidos tatuados en su cuerpo”.

P: ¿El virtual abandono de la obligación estatal de prevenir y mantener la seguridad en la Argentina, no está haciendo, acaso, mucho más sencilla la instalación de estos grupos?. ¿Qué aprovecharán ellos de esta laxitud de las Fuerzas de Seguridad y de la Justicia, en este país?:

R: “En la Argentina no hay políticas de prevención ni planes de seguridad y de avance sobre el narcotráfico. Y si los hay no han sido lo suficientemente contundentes como para evitar que el país esté atravesado por el narcotráfico que es la principal vertiente del Crimen Organizado que trae, entre otras cosas, las miserias delictivas en su estructura de brazos armados como Las Maras.

 

En lugar de existir imperio de la ley hay imperio de la anomia. Y si consideramos que la droga es un proyecto de muerte entendemos que su principal hacedor es el narcotráfico. El cual no solo tiene presencia internacional en nuestro país sino además una fuerte y sostenida formación local.

El fenómeno de las maras en la mundialización del crimen organizado no puede escindirse del flagelo del narco”.
P: ¿Cómo ve posible, en base a su extensa experiencia en el tema, que pueda al menos frenarse la llegada a la Argentina, evitar que sigan creciendo, y controlar la organización en este país, de grupos de Maras?

R: “El próximo Gobierno deberá atender con mucha atención este fenómeno para que no sigan avanzando. Para que no se consagre como ya se consagró el narcotráfico en el año 2014.

 

La prevención y la contención del flagelo narco son algunas de las actividades que se deberán llevar adelante para frenar una situación que parecía lejana pero que por omisión, desidia y/o impericias ya está dentro de nuestro país. Y esas tres situaciones siempre terminan siendo cuando no conniventes, funcionales al delito.

 

El fenómeno es nuevo para esta región en cuanto a la información y no todos los candidatos con aspiraciones a conducir el país los próximos cuatro años saben de qué se trata el mismo. De hecho, hasta el momento, solo JOSÉ MANUEL DE LA SOTA se ha referido a la presencia de maras en el país, mostrando no solo preocupación sino conocimiento con respecto a qué se habla cuando aparece este fenómeno. Y el saber del tema implica al mismo tiempo una capacidad para abordar la problemática”.

 

5 Comments on "La aparición de un “Mara” en la Argentina, dejó en evidencia el peligro que este fenómeno encierra, y la desidia del Gobierno argentino para prevenirlo"

  1. JOSÉ LUÍS MASRO | 19 Junio, 2015 at 10:03 am |

    BINGO: NARCOTRÁFICO – BERNI – KIRCHNER Y AHORA LOS MARA, SIGNIFICA QUE NADA VA A MEJORAR AQUÍ

  2. Marta Manfredini | 19 Junio, 2015 at 10:04 am |

    Triste lo que pasa muchachos y gracias por informar adecuadamente porque no he visto este tipo de noticias en otros medios

  3. A mi me parece que esto está permitido a propósito para generar el gran caos que a los corruptos les permite sobrevivir políticamente. Cuanto más ruido y peligro a ellos los favorece porque la gente está distraída con la angustia de tratar de sobrevivir

  4. Miremos lo de Rosario donde la gente no supo a quien votar porque los socialistas son los principales responsables de la seguridad en ese sector y hacen agua por todos lados y los del FPV también por las payasadas que suele hacer Berni llevando y trayendo a la Gendarmeria que además tienen las manos atadas

  5. Viviana Amado | 21 Junio, 2015 at 8:03 pm |

    Los Maras aquí todavía casi no se conocen pero lo que he sabido y puedo creerle a la señora entrevistada es que ya están instalados y cada día ingresando mas integrantes

Comments are closed.