KIMBERLY-CLARK y CARREFOUR en una campaña por la cual contribuyen al desarrollo de la primera infancia

Laura Perdomo

La iniciativa solidaria se realizó durante todo Abril. El beneficio se destinó a la prestigiada ONG CONIN

 

Durante todo el mes de Abril, y por tercer año consecutivo, KIMBERLY-CLARK y CARREFOUR llevaron adelante una campaña solidaria denominada “Donamos abrazos”, a beneficio de Familia CONIN, la organización líder en la lucha contra la desnutrición infantil en la Argentina, fundada por el doctor ABEL ALBINO, la que desde hace más de 20 años trabaja con niños de 0 a 5 años y sus madres, en el tratamiento y prevención de este flagelo.

ENFOQUES POSITIVOS ha entrevistado en más de una ocasión al doctor ALBINO, Médico especializado en la nutrición infantil, con un prestigio que ha trascendido ampliamente nuestras fronteras. Su obra, a través de la organización Familia CONIN, ha obtenido logros impresionantes en sus objetivos, en sectores pobres de la población de la Argentina.

Por ello es que el Portal da lugar a la difusión de la campaña organizada por las dos compañías mencionadas, a través de la entrevista realizada a LAURA PERDOMO, Gerente de Ventas de Canal Supermercados de KIMBERLY-CLARK Argentina. Ella así responde a las preguntas:

P: Doble e interesante propósito tiene la campaña, como lo es el de brindar una ayuda muy necesaria, a la vez que contribuye a visibilizar a una entidad, CONIN, con la importante obra que ella realiza. ¿Puede ampliarnos esta información?

R: Completamente de acuerdo. En Kimberly-Clark, todos los colaboradores estamos comprometidos con generar un impacto positivo en la sociedad, y colaborar con ella desde nuestro lugar, de la mejor manera posible. Es parte de nuestra cultura y de nuestra forma de ser; tal es así que trabajamos para generar mejores y mayores resultados, en colaboración con nuestros equipos internos (Comerciales con el de Asuntos Corporativos) y externamente, con nuestro cliente Carrefour y una ONG del reconocimiento y trayectoria como es CONIN. En esta oportunidad, elegimos por tercer año consecutivo repetir la dinámica en el punto de venta que beneficia a familias de CONIN, con una iniciativa que involucra a nuestras marcas Huggies y Scott.  Desde la visión común que compartimos con Carrefour y CONIN de favorecer la primera infancia y el cuidado de las mujeres embarazadas, contribuimos con pañales y le damos visibilidad -en más de 80 puntos de venta-, a la importante causa que lidera la ONG. Con esta acción, además, el consumidor es también protagonista al elegir productos que hacen una diferencia positiva desde lo social”.

P: ¿Tienen buenas expectativas acerca del éxito de esta edición de la campaña, frente a las dos que le precedieron?

R: “Las primeras dos ediciones tuvieron mucho éxito y esperamos que en esta ocasión vuelva a suceder lo mismo: generaron involucramiento por parte de los consumidores en el punto de venta y en las redes sociales.

Orgánicamente, la comunidad online fue compartiendo el contenido de la promoción en sus plataformas, alcanzando a un público mayor que tiene interés real en la iniciativa.

Así, el trabajo colaborativo involucra a las tres partes que organizan la acción y a su vez, al consumidor y usuario online. Estamos convencidos de que año a año seguiremos ofreciendo propuestas que tengan aristas vinculadas a la Sustentabilidad y a la responsabilidad que tenemos para generar cambios sociales en la comunidad”.

P: ¿Este tipo de acciones empresariales sirve también para lograr motivaciones positivas entre los Directivos y Empleados de ambas empresas?

R: “Sí, realmente estas iniciativas nos movilizan como Compañía. En particular en nuestro caso, este año cumplimos 25 años de Kimberly-Clark en el país, cerca de nuestros consumidores con marcas emblemáticas que mejoran la calidad de vida de las personas. Es un momento especial, un punto de inflexión para reflexionar sobre nuestro pasado, presente y por supuesto, el futuro que nos espera y el rol que queremos tener en los próximos años. “Donamos abrazos” nos une y motiva profesionalmente, a nivel individual y como un solo equipo. Estrecha vínculos con nuestros clientes y socios. Y particularmente nos acerca desde el terreno personal, independientemente del rol profesional que cada uno tiene en la institución, a realidades muy diversas, en este caso la desnutrición infantil. Además pero no menor, estas acciones fortalecen el sentimiento de pertenencia de nuestros empleados: nos motiva y nos enorgullece ser parte de una empresa que se compromete con la comunidad, como lo hace Kimberly-Clark.”.

 

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS