Hay un orden básico que aún no se ha recuperado y es la base para todo lo demás. Urge lograr reestablecerlo

Un tránsito sin control, seguirá provocando enormes daños en la población

Una estrategia deliberadamente impuesta por el Gobierno anterior. La sociedad hoy debe sólo apuntar a lo positivo

 

Entre los cambios que los votantes buscaron al sufragar precisamente a favor de CAMBIEMOS, se destacó siempre la expresa intención de los mismos a favor de quitar de la cultura argentina la violencia, el patoterismo, las mentiras desde el atril y ante una audiencia comprada con los dineros del Estado, todo lo cual generó una fuerte sensación de impotencia en la ciudadanía, ante la imposibilidad de hacer algo al respecto.

Lo que se encontró el nuevo Gobierno fue siempre imaginable, y sobretodo debidamente anticipado por los Analistas y los Medios que en ese sentido actuaron, entre los cuales se encuentra este Portal. Ante la extrema gravedad de la situación social, que consiguió que la gente viviese con miedo, expuesta permanentemente a ser atacada y de pronto convertirse en una víctima mortal más, hubo varias medidas de expresión que fueron puntuales en cuanto a los reclamos. El de la seguridad estuvo siempre presente en ellos y con total justificación, en cada una de las manifestaciones públicas de los últimos años.

Hoy, para revertir esta situación y que la Argentina pueda disfrutarse como país, y que se eliminen definitivamente los focos de conflicto en la sociedad, en primer lugar tiene que haber una gestión de Gobierno ejemplar, y a continuación que esa misma administración se encargue de, con todo el rigor que amerita la situación, obrar en consecuencia, ejerciendo los debidos controles y sancionando a los transgresores de las leyes.

No se ve a esa fuerza que se requiere, desde las autoridades públicas. La Policía Federal, que cubre la seguridad de gran parte de la Capital Federal, y con jurisdicción parcial sobre la totalidad del país, hoy ni siquiera está autorizada a labrar una multa de tránsito.

Ni aún las más graves. Y sólo cuando se produce un hecho inocultable en esa materia, procede a tomarle sus datos al responsable del mismo, el que a continuación se retira cómodamente del lugar. Sucedió el último Viernes en un populoso barrio capitalino, cuando el protagonista provocó varios choques y un posterior vuelco –felizmente sin consecuencias mortales para nadie-, teniendo cinco veces más de alcohol en su sangre que el permitido. Mostró su transgresión con el alcohol y se fue a su casa, tal vez a conducir otro automóvil, podría creerse.

Pero el país entero está pleno de ejemplos en ese sentido, cuando las Comisarías tienen lo que se conoce como “Puertas giratorias”, gracias a la laxitud y permisividad de la Justicia. Hay, a pesar de los malos ejemplos conocidos, muy buenos Policías que exponen hasta su propia vida en defensa de la comunidad, pero los jueces y fiscales, parecieran que ocultamente en sus Despachos, actuaran en contra de ese orden que el vecindario expresa como un clamor.

Esas familias argentinas que piden vivir en paz y seguras. Ordenadamente y con previsibilidad, elementos básicos para procurar un crecimiento y desarrollo a todo nivel, el económico, el social o el educativo. La Justicia y las Fuerzas de Seguridad siguen generando desprestigio, y es tal vez la responsabilidad de los Políticos y sus intereses personales lo que reúne la culpa de todo esto negativo que sucede.

Se está permitiendo atacar a las bases de la sociedad, actitud propia de los regímenes totalitarios del nivel del que tuvo en vilo hasta muy recientemente a los argentinos. Para ellos la inseguridad es un arma muy útil, para atemorizar y acobardar a la población, y especialmente quitar los controles destinados a asegurar una sana, feliz y enriquecedora convivencia, y lograr los mayores enfrentamientos entre familiares y grupos de amigos. Millones de ejemplos al respecto pueden encontrar hoy los habitantes de Venezuela, Cuba, Corea del Norte, Rusia y China, por tomar los ejemplos más conocidos.

Lo otro, lo distinto, lo diferente, es lo que piden los argentinos, quienes deben exigirle a su Gobierno que actúe para generar la plataforma que permitirá ese crecimiento en paz y armonía que tanta falta hace …

 

Carlos Alberto Cabana Cal

Enfoques Positivos

Julio 13 de 2016

 

 

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS

3 Comments en "Hay un orden básico que aún no se ha recuperado y es la base para todo lo demás. Urge lograr reestablecerlo"

  1. IGNACIO LARRÁN | 14 Julio, 2016 at 7:42 pm |

    EL ORDEN NO SE VA A CONSEGUIR ASI NOMAS CON TANTOS PERONCHOS SUELTOS QUE HAN QUEDADO CUANDO LA MAYORÍA DEBERÍAN ESTAR ADENTRO

  2. FABIANA BACIGALUPO | 16 Julio, 2016 at 11:15 pm |

    COINCIDO CON BUENA PARTE DE LA NOTA PORQUE AQUI NO SE VE A NINGUN POLICIA CERCA EN LA CALLE. LA SEMANA PASADA EN PLENA AVENIDA DE JULIO LO ASALTARON AL DOCTOR CORMILLOT Y EL NO ENCONTRO A NINGUN POLICIA POR NINGUNA PARTE A PESAR DE QUE EL EPISODIO DURO VARIOS MINUTOS. YA ES ESCANDALOSO LO QUE PASA CON LAS POLICIAS DE LA ARGENTIAN SEA CUAL FUERE Y A LA QUE LA SOCIEDAD LAS ESTA MANTENIENDO A UN COSTO MUY ALTO ALGO PARECIDO A LO QUE PASA CON LOSJUECES

  3. mecha galuppi | 17 Julio, 2016 at 11:28 pm |

    es evidente que las cosas estan mal y son muchas las que deberian haber cambiado y muchos conocidos me dicen que en varios sectores no se han notado cambios

Comments are closed.