¿Está capacitada la justicia común como para investigar el hundimiento del ARA-SAN JUAN?

Vicealmirante Mozzarelli

Entrevista con un reconocido especialista en el tema, el Vicealmirante retirado ANTONIO JOSÉ MOZZARELLI.

Las demoras en las investigaciones por el hundimiento del submarino ARA-SAN JUAN, han sido notorias. Si bien se han manifestado razones ajenas a las funciones de la Justicia, por una cosa u otra, desde las dificultades iniciales para dar con la nave y el paso del tiempo en los primeros meses, hasta el cruce de acusaciones de responsabilidades, manifestados en determinados escenarios, todo, contribuyó a la confusión. Hasta la demora en la entrega –últimamente-, de los miles de fotografías prometidas por los responsables de presentarlas. Todo ha servido, ante la lógica angustia y ansiedad de los familiares de las víctimas, y de la población en general, para crear un clima especial en el caso.

Una tragedia como la que aquí se trata, evidentemente no es de simple resolución, mucho menos cuando hay versiones que la vinculan con posibles hechos de corrupción política y empresarial salpicándola. Y hay dudas, entre expertos, en el sentido de la posibilidad de que la Justicia común no esté en capacidad de investigar un caso semejante.

ENFOQUES POSITIVOS acudió a un experto con larga trayectoria en la Armada, en cargos relevantes, lo que le permitió adquirir conocimientos nada comunes en la materia.

Se trata del Vicealmirante retirado ANTONIO JOSÉ MOZZARELLI, VGM (Veterano de Guerra de Malvinas), donde se desempeñó como Comandante del “Grupo Naval Malvinas”, el que operó desde Puerto Argentino, con nueve unidades navales y el Apostadero Naval, a sus órdenes, lo que le hace decir a este Marino, que “La guerra brinda enseñanzas que no siempre están en los libros”.

Submarinista y Buzo Táctico, el señor MOZZARELLI realizó importantes cursos en los Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania. Es, además, Licenciado en Mantenimiento de sistemas de armas. Y así responde este invitado hoy, a las preguntas del Portal:

A casi 4 meses de haberse encontrado el ARA-SAN JUAN pareciera que todo lo relativo a la investigación sobre su hundimiento, está paralizado. ¿Es así?:

“Ser Oficial de Marina implica una dedicación de por vida, cursos en barcos, horas en el mar, donde se genera la experiencia de mar, y en el caso de los submarinos se agrega toda una preparación adicional empezando por el curso que dura un año, y durante ese curso se embarcan en el submarino los alumnos del Curso Superior, Oficiales y  suboficiales, y con esta información pretendo expresar que para analizar el accidente, y sacar conclusiones con los elementos que se tengan, hay que ser especialista en el tema.

Esto es consecuencia de haberse abolido el Código de Justicia Militar, para juzgar o analizar actos vinculados con la actividad militar. Lo que quiero decir es que la Juez que interviene me merece el mayor de los respetos, pero aprecio que no tiene la preparación profesional, por su trayectoria, para analizar este hecho y juzgarlo …”

¿Y qué sugiere usted entonces, con relación a la investigación?. ¿Quién podría hacerla mejor?

“En un país normal en que tuviera plena vigencia el Código de Justicia Militar y su reglamentación, el hecho sería investigado y juzgado por los jueces naturales integrados por militares especializados cuyo tope de justicia era el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas. Le digo esto porque esta investigación no solamente incluye el análisis del mantenimiento de la unidad y de los trabajos efectuados en ella, sino las acciones de su tripulación, y su comando, enfrentados a la situación de emergencia. Para juzgar estas cuestiones hace falta experiencia”.

¿Con lo que usted expone -por otra parte compartido por este Portal-, alguien podría decir que con ese criterio serían muy limitadas entonces las funciones que quedarían a cargo de los jueces comunes …?:

“No, la guerra, tal como la conocemos, es un evento político extremo, y para enfrentar el cual las personas deben ser instruidas y adiestradas para asumir actos reñidos para los tiempos de paz. Todos los hechos humanos no vinculados con la guerra son el tema de la vida diaria y normal, sobre los cuales tienen amplia competencia los jueces normales. Con esto quiero decir que el universo de hechos vinculados a la actividad militar es bastante estrecho y especializado como para que sea incluido en el universo de hechos comunes y juzgados por personal no preparado especialmente.

Debe tenerse en cuenta que muchas de las acciones militares serían delitos comunes en el Código Penal que se usa en el ámbito civil.

Los países preparan personas para realizar acciones militares, las que en la vida normal serían delitos.”

A su juicio, siendo usted alguien tan experimentado en la temática de operaciones submarinas, ¿Qué es lo más importante que hasta hoy se ha descubierto o cuál es la sospecha más fundada acerca de las razones del siniestro ocurrido con el ARA-SAN JUAN?:

“Evidentemente no conocemos el total de lo ocurrido, pero de lo poco que conocemos se pueden sacar conclusiones válidas:

  • El evento sufrido el día anterior a la desaparición del submarino, demostró que hubo una entrada de agua salada superior a la normal, por la válvula del snorkel;

 

  • El día de la desaparición del ARA-SAN JUAN, algo repentino e intenso, como por ejemplo una explosión interna, le impidió a la dotación tomar medidas correctivas, como podría haber sido soplar los tanques de lastre, para salir a la superficie, y de hecho perdieron el control del buque;

 

  • La unidad empezó a tomar más profundidad, fuera de control, y es sabido que a medida que se gana profundidad, el casco se contrae, por efecto de la presión, y la velocidad de inmersión, aumenta;

 

  • Una de las fotografías tomadas, muestra la torreta ladeada a un costado, y la proa desprendida del casco resistente, lo cual demuestra que el submarino impactó contra el fondo a cierta velocidad. La proa desprendida muestra los tubos lanzatorpedos al descubierto y dado que las portas estancas de los mismos, que cierran a favor de la presión del mar, quedaron en la proa desprendida, los tubos lanzatorpedos deben haber sido vías de entrada de agua por las portas estancas interiores, las que al cerrar contra la presión del mar, pueden haber cedido algo;

 

  • Otra foto muestra la hélice y su eje más salidos que lo normal, lo cual indicaría que el motor de propulsión fue desplazado hacia la popa por efectos que muy probablemente se haya debido a una explosión interna, que no necesariamente puede haber roto el casco resistente, porque de haberlo hecho elementos internos –los que estaban dentro de la unidad-, hubiesen aflorado”.

La reparación de “media-vida” del ARA-SAN JUAN, recibió comentarios negativos desde distintos sectores, según se ha visto repetidamente en los Medios, y en algunos de los cuales se habló hasta de corrupción. ¿Podría haber sucedido algo irregular en este caso?:

“En primer lugar le voy a decir que si hubo actos de corrupción, yo no los conozco, pero si los mismos hubiesen implicado algún trabajo de calidad inferior a la exigida, que pudiese poner en riesgo la seguridad de la unidad, los primeros interesados en evitar que esto pudiese ocurrir, son los integrantes de la dotación, porque a ellos les va la vida en ello. Sin embargo, la dotación puede verse superada en sus opiniones, cuando las decisiones se toman en otros niveles jerárquicos.

Los resultados de las reparaciones de “Media-vida”, resultan de extensas pruebas de muelles y de mar, que demandan alrededor de un mes y medio, y cuyas constancias quedan documentadas y aceptadas entre las partes, astilleros y Armada Argentina. Una de las pruebas más severas es navegar a la máxima profundidad de prueba, 360 metros, y dar a esa profundidad, la máxima velocidad durante un tiempo determinado.

Los resultados de las reparaciones de “Media vida”, se comprueban en extensas y exigentes pruebas de muelle y mar”.

No se pretende insistir indebidamente en las sospechas de corrupción ante el caso en cuestión, pero puede colegirse que, si efectivamente hubo corrupción, la misma podría contener también, la posibilidad de alterar la información registrada en las pruebas de la reparación de “Media-vida”, bajo la presión de interesados especiales, partícipes de esa supuesta corrupción …

“Si eso ocurrió, fue necesaria la participación de más de un actor, entre el contratante y el contratista”.

Finalmente: ¿Cree usted que la actual composición de la Comisión encargada de investigar el caso, merece la mayor garantía de una actuación independiente de cuestiones políticas, y de la mayor eficiencia y honestidad?:

“Debemos partir de la base que así será; no sólo por respeto a los caídos en cumplimiento del deber, sino por la imprescindible necesidad de corregir, a futuro, las fallas técnicas y castigar la corrupción y la negligencia si las hubo.”

2 Comments on "¿Está capacitada la justicia común como para investigar el hundimiento del ARA-SAN JUAN?"

  1. Esta nota es brillante en cuanto a que inspira confianza en quien la ha escrito por su especialización. No les va a gustar a algunos jueces pero es una realidad

  2. En rigor de verdad los jueces argentinos no están para nada

Comments are closed.