ESCRIBEN LOS LECTORES: Acertado y muy oportuno el tema que aborda la presente misiva, suscripta por el doctor CLAUDIO A. ONETTO

Una de las tantas marchas que la inseguridad generó en todo el país ...

Lo hace bajo el título: “Populismo versus República”, para considerar la situación compleja que genera la inseguridad en la Argentina

1.- La inseguridad que se ha instalado en el país está degradando seriamente    nuestra sociedad. Este proceso, se ha ido agravando en los últimos veinte años alcanzando niveles alarmantes lo que hace necesario la adopción de una politica integral en la materia. Esta, debe abarcar la justicia, la educación, la inclusión social, y el desarrollo económico para producir una distribución del ingreso más equitativa, tareas propias del Estado que han sido ignoradas .

La gravedad de la situación se traduce no solo en la cantidad de delitos que se cometen diariamente, sino que ante la inacción, o al menos ineficacia del Estado, se advierten en la sociedad signos de “justicia por mano propia”. Ha llegado el momento de implementar UNA POLITICA INTEGRAL en la materia, lo que requiere la voluntad política de PRESERVAR LOS POSTULADOS BASICOS DEL CONTRATO SOCIAL QUE RIGEN TODA SOCIEDAD DEMOCRATICA .

2.- La política “de las ventanas rotas” fue expuesta por primera vez en un articulo periodístico por James Wilson y George Kelling en la publicacion “The Atlantic Monthly” en Estados Unidos, en 1982 y desarrollada por Kelling y Catherine Cales en 1996, en el libro “Arreglando las ventanas rotas” .

Kelling fue contratado en 1985 por el Departamento de Tránsito de la ciudad de Nueva York y por el Departamento de Policía de Los Angeles y de Boston ante el inmanejable nivel de inseguridad imperante en dichas ciudades.

Comenzó por hacer RESPETAR ESTRICTAMENTE las normas aplicables al transporte público, particularmente el metro de Nueva York, respecto de contravenciones , tales como pintado de vagones con grafitti, rotura de ventanas, no pago de tarifa, fumar en las estaciones, etcétera, lo que mejoro sustancialmente la seguridad y la calidad del transporte público.

En 1990, W. Bratton Jefe de Tránsito de Nueva York, basándose en los postulados de Kelling, decidió profundizar el respeto a los principios de esta política, aplicando “tolerancia cero” incluyendo sanción de multas, procesamiento de arrestos e investigación de antecedentes. Ante los progresos alcanzados, en el año 1991 el Alcalde Giuliani aplicó dicha política en toda la ciudad de Nueva York. En el periodo 1994- 1997 la criminalidad bajo un 37 % en contravenciones, y en diez años logro bajar el delito en la ciudad en un 77%.

Se combatió la corrupción en todas sus manifestaciones, se mejoraron los salarios y la educación de la fuerza policial, se eliminó la negligencia en la sanción de contravenciones, se crearon Comisarías, se incrementó el control interno, se implantó la detención por 48 horas, por pintar paredes y vehículos en la vía pública, se controló la alcoholemia incluyendo los peatones particularmente en las cercanías de bares y restaurantes, todo ello SIN DISTINCIÓN DE CLASE SOCIAL. Asimismo se organizaron encuentros semanales en plazas y parques entre el vecindario y la Policía de la Comisaría correspondiente, para mejorar la comunicación y lograr la integración de ambos para eliminar el delito.

TODAS LAS MEDIDAS SE TOMARON DENTRO DE LA NORMATIVA VIGENTE, desde la rotura de una ventana, la que se reparaba inmediatamente, hasta la comisión de delitos como el homicidio y el tráfico de drogas. Se depuró la fuerza policial, sancionándose TODA IRREGULARIDAD en el cumplimiento de sus funciones, se implemento un sofisticado sistema estadístico para detectar las zonas de mayor peligrosidad y accionar de la Policía a fin de PREVENIR EL DELITO y, se mejoró el sistema carcelario, mediante la construcción de nuevas cárceles y cambio en las condiciones de vida de las existentes.

En resumen SE APLICó LA LEY, NO TOLERÁNDOSE NINGUNA DESVIACIÓN TANTO DE LA POLICÍA COMO DE LOS CIUDADANOS.

3.- En nuestro país, en el marco de un alarmante incremento de delitos, OCURREN ACTUALMENTE abusos policiales, apremios ilegales, violencia policial en zonas marginales, es decir TODO AQUELLO QUE OCURRÍA EN NUEVA YORK ANTES de la aplicación de la política de “ventanas rotas”. La situación en que nos encontramos se ampara necesariamente en la corruptela policial en connivencia con Políticos inescrupulosos y Magistrados venales.

Para combatir la creciente inseguridad, el Gobierno anterior tomó medidas que, actuando como paliativo, intentaron aplacar las protestas populares en las zonas más afectadas tales como el despliegue de efectivos de seguridad, mejor armamento y medios de desplazamiento de la Policía, allanamientos en villas de emergencia y controles en zonas aledañas con resultados insuficientes, porque estas no son medidas permanentes, y actúan sobre los efectos y no sobre las causas.

La situación descripta está empujando a la sociedad a cuestionar la efectividad del monopolio estatal en el empleo de la fuerza y a reprimir al delincuente “por mano propia”, lo que pone en peligro la convivencia civilizada de nuestra sociedad.

La política” de las ventanas rotas” permite al menos lograr un nivel aceptable de seguridad. SE AGOTO EL TIEMPO DE LAS ACCIONES REACTIVAS, y llegó el momento de COMENZAR UNA POLITICA INTEGRAL PROACTIVA .

ES TIEMPO DE PROBAR, ¿NO LE PARECE ?

4.- Lo que ocurre en Venezuela debe llamarnos a la reflexión a fin de evitar la “pobreza cuidada” que es un factor determinante de la inseguridad que nos aqueja.

En Venezuela, el Ministro de Educación afirmó en el 2014 “NO VAMOS A SACAR A LA GENTE DE LA POBREZA PARA LLEVARLOS A LA CLASE MEDIA PARA QUE DEPUES SEAN ESCUALIDOS” (opositores). “El Universal”, 31-3 2014.  En “Por qué no bajan de los cerros”, Carolina Jaime Branger hace referencia a una manifestación hecha por el Ministro de Planificación “NO DEBEMOS ELIMINAR LA POBREZA, ESE ES NUESTRO CAPITAL”, “El Universal”, 24-3 -2014.

Es la clase media la que realiza las grandes revoluciones, sean violentas o pacíficas, en tanto la clase indigente lucha por sobrevivir física y económicamente, y no está en condiciones de producir un cambio social.

Pobreza e inseguridad NO SON SINÓNIMOS, pero se debe reconocer que la falta de condiciones dignas de vida de un importante sector de la sociedad, sumado esto a los problemas señalados anteriormente que soporta el pueblo argentino, ESTAN SOCAVANDO EL SUSTENTO REPUBLICANO DE NUESTRA DEMOCRACIA.

 

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS