Entrevista con el Embajador de Ucrania YURII DIUDIN tras las recientes elecciones en su país

Una escena de las recientes elecciones presidenciales en Ucrania

La tensión crece en la región y no es fácil visualizar la paz y la justicia estando Rusia metida en ese conflicto

El entrevistado por ENFOQUES POSITIVOS es ahora el Embajador Extraordinario de Ucrania en la República Argentina, quien está también a cargo de las Embajadas de su país en Chile, Uruguay y Paraguay.

Es bien conocida por los lectores del Portal, a través de las notas y entrevistas que aquí se publican, la grave situación de violencia e injusticia que soporta Ucrania en su propio territorio, clima que es impulsado por su vecino Rusia, y el que lejos de presentar esperanzas de solución, con el paso del tiempo se agrava a través de las aludidas agresiones del Gobierno de WLADÍMIR PUTIN.

Ante este escenario es nuevamente el Embajador de Ucrania en la Argentina quien responde a las preguntas que le formula ENFOQUES POSITIVOS:

Marinos ucranianos secuestrados y presos políticos, también ucranianos, ambos hechos provocados por el Gobierno de VLADÍMIR PUTIN. ¿Puede explicarnos el porqué de estos sucesos ilegales, y cómo consigue mantenerlos vigentes el citado Gobierno de Rusia?:

“La llamada “guerra híbrida” movida por el actual Gobierno ruso contra Ucrania desde hace 5 años tiene formas muy diversas: desde el apoyo con armas, municiones, material bélico y efectivos militares a los terroristas en el Este de Ucrania y la propagación masiva de los “fake news” y desinformación sobre la situación actual en Ucrania, hasta el espionaje y los ciberataques contra redes de computación de entidades públicas ucranianas y la injerencia en el proceso electoral en nuestro país.

Una faceta triste de esta guerra pasa también por la detención arbitraria e ilegítima de ciudadanos ucranianos en los territorios ocupados por Rusia, como Crimea, en la propia Rusia o en otros países, por acusaciones fabricadas y falsificadas de “terrorismo” u otros delitos inventados. Actualmente hay decenas de presos políticos ucranianos del régimen del Kremlin, entre detenidos, juzgados y condenados a diferentes penas de prisión por los crímenes que nunca cometieron.

Entre los casos más “famosos” podemos citar el del conocido director de cine ucraniano Oleh Sentsov, oriundo de Crimea, quien fue condenado por un “tribunal” ruso a 20 años de cárcel por una supuesta “actividad subversiva”, o del campesino ucraniano Volodymyr Balukh, cuyo único “delito” (imperdonable para los ocupantes rusos) fue izar la bandera ucraniana junto a su casa en Crimea. El caso más reciente es la condena de un joven ucraniano de apenas 20 años, Pavlo Hryb, quien fue secuestrado por servicios secretos rusos durante su viaje a Belarus, a 6 años de prisión por una acusación totalmente fabricada. El agravante es que el joven padece de una enfermedad grave, su vida corre peligro mientras los carceleros rusos niegan el acceso a médicos ucranianos o internacionales a él.

Y, por supuesto, no puedo dejar de mencionar el caso de los 24 marinos ucranianos que fueron apresados, junto con sus tres pequeñas embarcaciones, en las aguas internacionales del mar Negro, cerca del estrecho de Kerch, el 25 de noviembre del año pasado después de un ataque salvaje de varios barcos, aviones y helicópteros de la Armada rusa. Los marinos ucranianos que, según el derecho humanitario internacional, se consideran prisioneros de guerra, siguen en cautiverio y enfrentan un “juicio” en Moscú a pesar de numerosos llamados de la comunidad internacional, que condenaron unánimemente este acto hostil, por su liberación.

Para Ucrania es evidente que el objetivo principal de las autoridades rusas con todas esas detenciones y subsiguientes farsas judiciales es mantener la presión sobre Ucrania en esta guerra no declarada. El hecho de que Moscú hace caso omiso a la opinión pública internacional que reclama la liberación de los presos políticos ucranianos, demuestra claramente la arrogancia y el menosprecio del Kremlin por las normas básicas del derecho internacional y la conducta civilizada. Durante el último año Moscú ha declinado todas las propuestas de intercambio de prisioneros en diferentes formatos, presentadas por negociadores ucranianos, violando de esta manera uno de los puntos de los acuerdos de Minsk de 2014 que prevé el canje de prisioneros según el principio de “todos por todos”. Esas negativas confirman la tesis de que al Gobierno ruso no le interesa la vida de sus propios ciudadanos que están en prisiones ucranianas y a los que Ucrania estaba dispuesta a entregarles. Por otro lado, la utilización de los presos y prisioneros de guerra para lograr sus fines políticos demuestra el grado de cinismo de los actuales gobernantes de Rusia.

Ucrania nunca ha dejado ni va a dejar de luchar por liberar a sus nacionales del cautiverio ruso, pues a nosotros, a diferencia de Moscú, nos importa – ¡y mucho! – la libertad y el bienestar de cada conciudadano nuestro”.

Por otra parte Ucrania cuenta, según las informaciones oficiales, con el apoyo internacional que recibe a raíz de los hechos señalados en la pregunta anterior. ¿Puede hablarnos de ello señor Embajador y brindar los nombres de países e instituciones que se han sensibilizado ante las injusticias cometidas por Rusia?:

“Efectivamente, tenemos un fuerte apoyo internacional. La comunidad mundial nunca reconoció la ilegítima anexión y la ocupación de la República Autónoma de Crimea por Rusia en marzo de 2014 – basta recordar la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas “Integridad territorial de Ucrania” aprobada justo hace 5 años, el 27 de marzo de 2014, por 100 votos a favor y apenas 11 en contra. Además, por 3 años seguidos, la AG de la ONU aprobó resoluciones con el mismo título “Situación de los derechos humanos en la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol (Ucrania)” –  en diciembre de 2016, 2017 y 2018 respectivamente, en las cuales se condenaron en fuertes términos los abusos y violaciones de los derechos humanos en Crimea y se instó a poner fin a la ocupación ilegal e ilegítima de la península ucraniana. Por su parte, la UNESCO, muy preocupada por la violación flagrante de los derechos de los ucranianos y los tártaros de Crimea en cuanto a educación, cultura, uso de la lengua materna, libertad de expresión y seguridad de los periodistas, la política destructiva de las autoridades de ocupación en cuanto a los lugares de patrimonio cultural y monumentos de importancia internacional, instauró un mecanismo de monitoreo internacional de la situación en la Crimea ocupada.

La agresión rusa contra Ucrania, la violación de los derechos humanos en los territorios ucranianos ocupados fue condenada por varios foros y organizaciones internacionales, como la Unión Europea, el Consejo de Europa, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), la OTAN, así como las asambleas parlamentarias de dichas organizaciones. El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, con sede en Ginebra, en varias ocasiones ha solicitado el envío de una misión de observación a Crimea, algo que siempre fue negado por los ocupantes rusos.

Sentimos asimismo un fuerte respaldo de los países democráticos y civilizados del mundo, como los EEUU, todos los países de la UE sin excepción, Australia, Canadá, Japón, Corea, Nueva Zelanda y muchos otros. Si hablamos del tema de los presos políticos y prisioneros de guerra, también hay una amplia condena del actuar bárbaro de Moscú, y no solo en numerosos foros internacionales. En los festivales de cine más importantes, como el de Cannes o de San Sebastián, un gran número de cineastas de fama mundial levantaron pancartas “Free Sentsov” reclamando la liberación de su colega ucraniano. A la demanda de liberar a los marinos ucranianos se unieron la Unión Europea, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, la OTAN, además de los líderes de Alemania, Francia, Estados Unidos, Austria, Reino Unido, Canadá, Polonia, los países bálticos, entre muchos otros.

Estamos convencidos de que, apenas con los esfuerzos mancomunados de todas las personas de buena voluntad, ejerciendo la presión constante sobre Moscú, política, económica y por medio de sanciones, se podría poner fin a las violaciones del derecho internacional y hacer que el Kremlin vuelva a las negociaciones y cumpla finalmente sus obligaciones en el ámbito de los acuerdos de Minsk”.

También resultaría interesante conocer cuáles son las posibilidades futuras que usted ve, para que Crimea vuelva a estar bajo la soberanía ucraniana, y cómo seguir protegiendo a sus habitantes e intereses allí, de los ataques y el control ruso … 

“A los ucranianos nos duele mucho ver lo que está pasando hoy día en Crimea que está sufriendo bajo la ocupación rusa. Y los que más sufren son justo los ucranianos étnicos y los representantes de la población autóctona de la península – los tártaros, con el cierre de sus escuelas nativas y mezquitas y la prohibición de su único órgano representativo – el Medjlis (parlamento) del pueblo tártaro de Crimea. El último episodio del claro atropello de los derechos humanos tuvo lugar el 27 de marzo pasado cuando los ocupantes realizaron una serie de allanamientos ilegales de viviendas y detuvieron más de 20 representantes del pueblo tártaro de Crimea. El carácter masivo de persecuciones testimonia claramente la disposición de las autoridades de ocupación de seguir reforzando la práctica de represiones e intimidaciones de los ciudadanos de Ucrania que residen en los territorios temporalmente ocupados.

Como ya mencioné en ocasiones anteriores, para nuestro país el único camino de devolver Crimea bajo la soberanía de Ucrania pasa por la justicia internacional. Somos conscientes de que es un proceso demorado, pero es el único viable para nosotros, pues no estamos considerando ninguna acción militar para recuperar nuestro territorio, que provocaría enormes bajas de los dos lados. Hay varias demandas judiciales presentadas por el Gobierno Ucraniano contra Rusia que están siendo consideradas por la Corte Internacional de Justicia de la ONU y en otras instancias. Además, creemos que el desarrollo socioeconómico de Ucrania, nuestro avance hacia la Unión Europea, con el tiempo coadyuvará para “abrir los ojos” a los propios habitantes de Crimea, los cuales, tras ver los “logros” de la gobernación rusa de la península, van a querer regresar a Ucrania ellos mismos.

Y, por supuesto, la fuerte e inalterable postura de la comunidad internacional en no reconocer la anexión rusa, la constante presión sobre Moscú y el efecto del llamado “paquete de Crimea” de las sanciones internacionales, las cuales, según se confirmó en numerosas ocasiones, no serán levantadas hasta la desocupación total de la península, representan otra herramienta importante en el camino de restablecimiento de la soberanía ucraniana sobre esta región que permitirá poner fin a los sufrimientos de la población local”.

Por último, señor Embajador: ¿Qué puede decirnos acerca del resultado de la primera vuelta de las recientes elecciones en Ucrania, celebradas el último Domingo, y cómo se desarrolló ese proceso?

“El principal resultado es que el sufragio del último domingo se desarrolló dentro de total normalidad, lo cual evidencia la madurez de procesos democráticos en nuestro país. La pluralidad de opiniones también estaba más que asegurada pues la Comisión Central Electoral (CCE) registró un número récord de candidatos en la historia de la Ucrania contemporánea – 39. Como se preveía, ninguno de los candidatos en esas condiciones pudo obtener la mitad de los votos más uno necesarios para la victoria en la primera vuelta, y, de acuerdo con los datos preliminares de la CCE, los dos candidatos más votados, entre los cuales está el Presidente actual Petro Poroshenko, pasaron al ballotage que tendrá lugar en tres semanas, el 21 de abril.

De esta manera, el pueblo ucraniano hizo fracasar el plan de Moscú, que no paraba sus tentativas de injerirse en las elecciones ucranianas utilizando los métodos más diversos, de impedir el pasaje del mandatario actual a la segunda vuelta. Al mismo tiempo, la Policía Nacional de Ucrania y otras fuerzas de ley y orden lograron prevenir todos los intentos de los servicios secretos rusos, incluidos ataques cibernéticos contra los servidores de la CCE, campañas de calumnias y desinformación contra varios candidatos, de hacer fracasar el sufragio y reconocerlo como no válido. El colmo del cinismo fue cuando unos días antes de la votación en la Duma Estatal (cámara baja del parlamento ruso) fue registrado un proyecto de ley para no reconocer las elecciones ucranianas, como si nuestro país, independiente hace 27 años, ¡aún fuera parte del imperio o permaneciera bajo el protectorado ruso!

Más de 2 mil observadores internacionales, representantes de prestigiosas organizaciones, como la OSCE, el Consejo de Europa, el Parlamento Europeo y otras que monitoreaban las elecciones, en la conferencia de prensa conjunta el lunes 1 de abril, destacaron el buen nivel de la participación ciudadana (más de 63% de los votantes inscritos en las listas acudieron a las urnas), confirmaron la competitividad y el carácter democrático y transparente del proceso electoral, la existencia de condiciones necesarias para la libre expresión de la voluntad popular, así como la falta de cualquier tipo de violaciones graves de la legislación electoral en vigor, que pudieran tergiversar los resultados del voto popular.

Estamos convencidos de que el ballotage del próximo 21 de abril también se celebrará de la misma manera ordenada y democrática para que nadie pueda poner en tela de juicio la legitimidad del nuevo Jefe del Estado ucraniano que salga electo con el voto popular para gobernar el país en los próximos 5 años”.

2 Comments on "Entrevista con el Embajador de Ucrania YURII DIUDIN tras las recientes elecciones en su país"

  1. Jorge Pedemontej | 4 abril, 2019 at 11:58 pm |

    Es tener mucha mala suerte tener que convivir con los rusos como vecinos pero los ucranianos y las demás víctimas de esos locos que siempre están guerreando algún día recibirán su merecido triunfo y los esbirros de Putin pasarán a ser más desgraciados incluso, que lo que hoy son sus víctimas

  2. Luis José | 5 abril, 2019 at 4:35 pm |

    El panorama que presenta Jorge Pedemonte no es muy positivo para la gente de Putin. No ha de ser el único que les desea algo así a quienes viven entrometiéndose en todas partes y ahora colocando misiles en Venezuela

Comments are closed.