En muchos juicios hoy los jueces se sientan en el lugar equivocado: Ellos mismos deberían estar en el banquillo

¿Qué es lo que puede haber funcionado mal con esta “calificada” dirigencia …?

Algo que la sociedad, una vez más, ha venido tolerando por demasiado tiempo. Ahora se ven las consecuencias …

 

Despiertan muchos argentinos recién ahora, luego del paso de una larga década en la cual abandonaron totalmente la debida actividad participativa en su calidad de ciudadanos, a través del control republicano, el seguimiento y la rigurosa crítica, al margen de las incomodidades que pueda representar el mantener ese privilegiado status político y social, el que implica necesariamente el esfuerzo de luchar para resguardar la libertad. Allí están los sucesos de hoy mismo en Venezuela y Cuba, por tomar ejemplos cercanos, acerca de los riesgos que representa el no actuar a tiempo, en esta materia.

Hay que adquirir conciencia de lo cerca que estuvo nuestro país de convertirse precisamente en esos dos ejemplos latinoamericanos señalados. Pues bien, hoy los argentinos que han logrado despertar, quieren resultados inmediatos que detengan y hagan retroceder, los intentos de quienes ininterrumpidamente en la historia, pretenden cercenar las libertades cívicas, y hasta la del pensamiento, si les fuera posible.

Pero claro está que para cualquier actividad humana física o mental, se requiere el debido entrenamiento y capacitación. Esto es fácilmente visible en cualquier emprendimiento. Y los argentinos, desde mucho antes del kirchnerismo inclusive, decidieron dejarse llevar por sus autoridades, entregarse a ellas, a su conducción política, porque en los países ordenados y a los que les va muy bien en el mundo, es ese el estilo y el sistema que se practica.

El problema es que no es tan fácil injertar en esa esquema ordenado, culturas enraizadas en nuestra región desde hace centenares de años, no evolucionadas, primitivas, y por lo tanto violentas, carentes de reflexión y consiguientemente insostenibles social y políticamente. ¿Hace falta hacer un largo desarrollo para respaldar esta última afirmación, o sólo basta con mirar alrededor nuestro, y conocer aunque sea un poco de historia, pero de la real no la de los “relatos” …?.

Todo lo que nos está sucediendo de malo en nuestra comunidad, tiene ese origen. La decadencia de la Argentina, de la que tan bien se ocupa el Economista JOSÉ LUIS ESPERT en su reciente libro, y repitió en la entrevista que le realizara el Portal en su anterior Edición, tiene que ver con ese fenómeno. Y con todo lo negativo que le pueda suceder a nuestro país, y en también, absolutamente todas las materias que componen la vida del mismo.

Pese al abandono de las responsabilidades cívicas que aquí se mencionan, de parte de muchos argentinos, los que al advertir tamaño error actúan ahora apresuradamente y por lo tanto de manera caótica, no todo está perdido, y aún una tardía reacción puede servir.

En estos días se ha advertido un fuerte movimiento de parte de los sectores que atacaron al país en los años setenta, matando a argentinos de bien, y atentando contra todo lo que para ellos representaba el orden, la libertad y la ley. Y la sensibilidad y sabiduría humana, podemos agregar.

Desde la más alta dirigencia del Gobierno anterior, y desde la corta mentalidad de una parte de la ciudadanía tramposamente influenciada por las ideas del peronismo, se luchó para imponer ideas que vistas desde cualquier óptica racional, resultan inviables para mantener libre, independiente, en desarrollo y crecimiento, a un Estado.

Nada se permitía en nuestro país, en los últimos tiempos desde el Gobierno, en cuanto a la revisación o cuestionamiento de su actuación, por el riesgo que implicaba para la dirigencia oficialista de entonces, de exponer a la evidencia sus mentiras. Así fue en lo económico, como en lo social y político, y muy especialmente en cuanto a la historia de la realidad, en particular la manifestada en los años setenta.

Y porque esa verdad además implicaría, ante una Justicia funcionando como debe hacerlo, muy probablemente el inmediato encarcelamiento de todos y cada uno de esos dirigentes, por acción, omisión, “ceguera”, “olvido, u otra cualquiera alteración mental. Pero no, nada de eso ocurrió, y en gran parte por un actuar inmoral e ilegal de muchos jueces y fiscales argentinos.

La ciudadanía tiene el derecho y el deber de preguntarse ahora, si algo al respecto, ha cambiado fuerte y consolidadamente, a partir del nuevo Gobierno instalado en Diciembre de 2015. Por lo pronto se advertirá que en muchos aspectos, los de profundidad especialmente, no se han visto cambios. Sólo algunos superficiales y estéticos. No es inteligente entonces creer que repitiendo los mismos procedimientos se puedan obtener resultados diferentes, según un dicho tan viejo como sabio

 

Carlos Cabana Cal

Enfoques Positivos

14 de Mayo de 2017

 

4 Comments on "En muchos juicios hoy los jueces se sientan en el lugar equivocado: Ellos mismos deberían estar en el banquillo"

  1. Bettina Piedemonte | 14 mayo, 2017 at 4:28 pm |

    Esas caras esas fotos imagino que han de perseguir un fin intimidatorio como diciendo mirá si te portás mal vuelven ja ja ja

  2. Fredy Antolin | 14 mayo, 2017 at 8:12 pm |

    A cual de todos los sujetos de la foto más ladrón y mentiroso y cínico como lo son los peronchos

  3. No olvidemos que los jueces argentinos representan a su pueblo y de ahí provienen con todos los defectos culturales con que se los conoce. Si el pueblo es tan corrupto qué podemos esperar de ellos?

  4. Rafa Flores | 15 mayo, 2017 at 12:26 am |

    Eso que habla la nota sobe la participación es real porque aquí nadiese calienta por nada más que sean las cosas propias, la guita y si es posible joder alos demas

Comments are closed.