El planteo es claro: ¿Qué hacemos con vehículos y uniformes nuevos si la Policía seguirá sin poder actuar?

No hay que llamarse a engaño: Hay una traba mental hábilmente conseguida por los promotores de la violencia

 

No es corriente ver a la Policía actuando frente a transgresiones leves y hasta faltas graves, que se manifiestan en la vía pública. En primer lugar porque lo que directamente no se ve, es a la Policía misma, salvo en determinadas recorridas a través de móviles en los que sus ocupantes van confortablemente protegidos y hasta con sus vidrios cerrados, cuando deberían estar atentos a los ruidos de la calle. Pero hay además, una virtual paralización del personal, que teme complicarse la vida si lleva detenido a su Comisaría a alguien por circular a alta velocidad, violar un semáforo en rojo o transitar por la vereda, en bicicleta o en motocicleta. O desplazarse sin las luces reglamentarias, todas situaciones estas últimas que parecieran estar esperando que suceda un grave siniestro, para que el personal se disponga a actuar.

Por lo tanto, es frecuente encontrarse con una importante cantidad de faltas que se cometen a la vista de todos, cuando muchas de ellas, como queda dicho, ponen en serio peligro hasta la vida de las personas. Hay un evidente abandono del cumplimiento de sus deberes, de parte de quienes tienen a su cargo la tarea de mantener el orden. Es corriente además, un indebido comportamiento del personal policial, mostrándose distraído, sin la actitud vigilante que corresponde, sumergido en conversaciones telefónicas, u observando mensajes en sus teléfonos, cuando no están en divertidas tertulias entre compañeros. Mientras a pocos metros se desarrollan escenas que representan faltas graves o leves, pero que en todos los casos constituyen algún peligro para la comunidad, y, por la naturaleza de su función, deberían ser reprendidas de inmediato por el personal uniformado.

No hacerlo implica que suceda todo lo que ahora se conoce, y se padece. Es a lo que se ha llegado permitiéndose transgredir desde las normas más elementales hasta las más graves. Es muy evidente que ha habido una clara intencionalidad política, desde el Gobierno que precedió al actual, en que esto que hoy sufren los argentinos, se haya manifestado.

¿Cómo no recordar los muy claros mensajes que la misma ex Presidente KIRCHNER se encargaba de enviar, y de modo directo, en el mismo escenario donde actuaban los violentos “Barra-Bravas” del fútbol, en su apoyo; o las increíbles experiencias dirigidas desde la misma Presidencia de la Nación, en la formación de lo que se llamó “Batayones Militantes”?. U otras manifestaciones al efecto, que servirían para explicar esta idea de clara intencionalidad oficial de crear un clima de terror en la comunidad, como lo han sido y lo son, las experiencias vividas en Venezuela, por mencionar un caso. Es decir, todo armado como para obtener ese marco de gran inseguridad e impunidad, a favor de un proyecto político, el que además, resultó exitoso, porque sumó a la desmoralización de la Policía, la complicidad plena de los jueces y fiscales que se dedicaron a mostrarle a la población que dejarían en plena libertad de actuar a los más peligrosos criminales de la Argentina.

En este escenario, proponer “nuevos” cuerpos policiales, como lo acaba de hacer el Gobierno de la Ciudad, parece una burla. Para el ciudadano común ver un cambio de uniforme o automóviles “ploteados” con diferentes inscripciones, no le representa nada, si el personal sigue siendo el mismo, y especialmente si las directivas que este recibe, han de ser también exactamente las mismas que las impuestas hasta hoy, esas que exigen eludir las actitudes debidas frente a los violentos, y evitar generar otras situaciones, también debidas, en defensa de la comunidad, pero que podrían, para esta Policía de utilería, comprometerla ante las exigencias que parten desde sectores que se han apropiado de los falsos derechos humanos, y que en realidad lo que buscan es mantener un clima caótico y de gran inseguridad para las familias.

Es decir, el nuevo Gobierno ha quedado preso de los conceptos incluidos en el “relato” oficial del kirchnerismo, absolutamente paralizado y temeroso de transgredir esos “principios”. Y así seguirá la cosa …

Sin capacidad de reacción oficial, por consiguiente, como para enfrentar y alejar del poder, definitivamente, a los responsables del perverso sistema vigente hasta hoy.

Aquí los responsables son legisladores y operadores políticos de turno, y funcionarios de la Justicia. Todos, absolutamente todos, perfectamente identificables, a través de, los proyectos que fueron presentados en el Congreso oportunamente –en el caso de los legisladores-, y las sentencias judiciales que se hallan dentro de la corriente equivocadamente llamada “garantista”, cuyos autores también serán localizados sencillamente.

En las últimas horas se han manifestado algunas muestras de preocupación desde el Gobierno Nacional y también en el de la provincia de Buenos Aires, cuando tardíamente advirtieron cuál es el origen de lo que está sucediendo, que es nada más que lo relatado en los precedentes renglones. Pero las expresiones oficiales ahora, llegan algo tarde y débiles, como para solucionar la gravedad de la inseguridad. Además, no hace falta ser un experto en la materia, para advertir que el tipo de medidas a las que apuntan estas demoradas acciones, tales como poner más efectivos en la calle, encima indebidamente preparados, proveerles vistosos y coloridos uniformes (más visibles para la práctica de tiro de parte de los delincuentes), y costosos vehículos (puestos a conducir por inexpertos), no sirven para nada.

La inseguridad sigue generando más viudas y viudos,  huérfanos, y padres que pierden a sus hijos. Se hace intolerable la vida familiar así, una comunidad no puede crecer y desarrollarse en un marco semejante. Hay que crear urgentemente otro tipo de medidas.

Los irresponsables que condujeron al país en los últimos años, están todavía en buena parte de los organismos oficiales, y en los que tienen que ver con la Seguridad también. Demora mucho el nuevo Gobierno en sacudírselos de encima y mientras no lo haga estará perjudicando a la ciudadanía. La comunidad también demora lo suyo, porque debería ejercer lo que en los países adelantados funciona muy eficazmente, y es la condena social. No es posible seguir viendo en determinados Medios de Comunicación, la presencia de los sujetos más comprometidos con las tristes políticas que se implementaron durante el kirchnerismo. Los Directivos de esos Medios, y los Periodistas que organizan las entrevistas, son quienes merecen esa condena social. Sabido de sobra es que nada pueden aportar los delincuentes e inmorales que tanto daño le han hecho al país, entonces, ¿Para qué presentarlos públicamente, si no lo es para conseguir mejorar su imagen pública, y darles oportunidad para que continúen mintiendo y confundiendo a la gente?.

Esto, dicho tan sólo como un ejemplo de otras tantas actividades en las que buena parte de argentinos no se han puesto los pantalones largos todavía … Resulta increíble el mal ejemplo que acaba de brindar MAURICIO MACRI, recibiendo a un notorio delincuente y mentiroso como lo es DANIEL SCIOLI, en un encuentro privado. O se termina de una vez por todas con tanta locura e ignorancia (o malicia y perversidad), o la Argentina seguirá trabada como para reaccionar adecuadamente y salir adelante.

Con buenos ejemplos oficiales, no sólo los malos periodistas desaparecerán, sino también los jueces prevaricadores, los sindicalistas ladrones y los empresarios egoístas y corruptos …

7 Comments on "El planteo es claro: ¿Qué hacemos con vehículos y uniformes nuevos si la Policía seguirá sin poder actuar?"

  1. DIEGO ESTRADA | 9 octubre, 2016 at 1:10 pm |

    LA GENTE TENDRÍA QUE REVENTAR LA PLAZA DEL CONGRESO EL MARTES SERIA JUSTO Y MERECIDO PARA LOS JUECES

  2. FRANCO BOUMPAROLLA | 9 octubre, 2016 at 1:55 pm |

    Noto a las personas aquí en Buenos Aires muy preocupadas por la gran cantidad de ilicitos que se manifiestan y a todo nivel Me cuentan mis amigos o familiares que nunca se logra vivir en plena calma aunque se resida en lugares que supuestamente deberían estar más protegidos por el nivel de vida de sus habitantes y por los bienes que estos exhiben

  3. Miriam Peralta | 9 octubre, 2016 at 2:31 pm |

    Y además de los jueces a la cárcel como digo en otro comentario tambien el mismo destino para los politicos que se hacen los distraidos y se ocupan de tonterias y no van a la realidad de las cosas

  4. Pedro B. Justo | 9 octubre, 2016 at 10:09 pm |

    Gracias por el envío de esta información y como siempre una adecuada selección de entrevistados. Felicitaciones.

  5. Maria Cecilia Pennou | 10 octubre, 2016 at 12:41 pm |

    Destacable el trabajo de Lanata de anoche domingo por el cual deja en evidencia a los jueces que faltan a su deber. Me pareció un trabajo periodistico de excelencia al margen de que no me gusta el estilo tan informal del periodista. Con denuncias de este tipo los jueces tendran que ordenarse o directamente desaparecer porque les costará movilizarse por la calle sin riesgos a los cuestionamientos del publico

  6. PERLA DERISI | 11 octubre, 2016 at 10:11 pm |

    EMPECEMOS OBLIGANDO A QUE LOS JUECES PAGUEN LOS IMPUESTOS Y QUE SE LES QUITE TANTOS PRIVILEGIOS COMO TAMPOCO LOS TIENEN OTROS EMPLEADOS DEL ESTADO AÚN EN FUNCIONES IMPORTANTES

  7. No reventaron la plaza y de ello tendrán que dar cuenta quienes no fueron pero son muy rápidos siempre para quejarse

Comments are closed.