El día a día de los Venezolanos, contado por alguien que vive en el lugar

Ejemplo para los argentinos quienes así se enterarán de lo que le espera a su país si dejan avanzar al actual Gobierno

CARLOS LUSVERTI es un ciudadano venezolano que eligió quedarse en su país, opción que muchas veces no es fruto de la libertad de elegir sino de las escasas posibilidades que se tienen, limitaciones que pueden fundarse en situaciones familiares, u otras de diferente tipo. Quienes se quedan saben que lo deben hacer con la pérdida de las más elementales libertades y derechos cívicos.

Muchísimos venezolanos han salido a buscar otras oportunidades, y triste es ver ahora a quienes hicieron el esfuerzo de instalarse en la Argentina, para encontrarse con la posibilidad de que nuestro país se convierta en lo mismo que ellos han dejado.

Como es ampliamente conocido, la Dictadura de Venezuela ejerce un duro régimen que pasa por sobre cualquier derecho de sus habitantes. Por lo pronto, y esto sería una de las manifestaciones más leves, tiene establecido de modo permanente un “Toque de queda”, a partir de la hora 18:00, momento desde el cual ningún habitante, que no sea Funcionario o miembro de organismos del Gobierno, puede estar en el espacio público. Es decir, se trata de un Estado totalitario, y sometido a las disposiciones emanadas de su Gobierno.

CARLOS LUSVERTI es Profesor/Investigador del Centro de Derechos Humanos de la prestigiada UNIVERSIDAD CATÓLICA ANDRÉS BELLO. Complicado y riesgoso lugar hoy Venezuela, para trabajar en tan delicada materia.

Lo que sigue es la transcripción de la entrevista que le realizó ENFOQUES POSITIVOS:

Si bien mucho hablan los Medios del mundo acerca de la triste situación que atraviesa su país, poco se dice de lo que sus ciudadanos padecen en el día a día. ¿Cómo viven cotidianamente los venezolanos, con tantos temores y limitaciones de todo tipo?. ¿Puede darnos algunas referencias concretas?:

“Es complicado. En especial para las personas que viven en pobreza si se encuentran en una situación más vulnerable, pero también esa vulnerabilidad se vive diferente si estás en Caracas la Capital, que si estas en provincia. Esta es una crisis generalizada de derechos humanos, es una emergencia humanitaria compleja, como la han calificado las organizaciones de la sociedad civil. Algunos ejemplos de esta crisis, me parece importante verlos fuera de Caracas, donde las fallas y los racionamientos de electricidad son constantes, pasando desde 8 horas diarias hasta días completos sin electricidad; eso por supuesto perjudica por ejemplo la conservación de los pocos alimentos a los que las personas pueden tener acceso, pero también la educación, la productividad, la atención de salud.

Otro ejemplo es el acceso al agua potable y hablemos solamente sobre el acceso al suministro que no sobre su calidad. En Venezuela hay regiones incluso dentro de la misma ciudad de Caracas, que sufren racionamiento de agua, que reciben agua uno o dos días por semana, hasta regiones que pueden pasar semanas y hasta meses sin suministro de agua como algunas zonas en el interior. Ello por supuesto impacta la calidad de vida incidiendo directamente en la salud de la población.

Eso en un país que recibió durante tantos años miles de millones de dólares, es insólito y por supuesto cambia las dinámicas de la vida de las personas.

Otro ejemplo es la violencia policial: En Venezuela, según documentó la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sólo durante el primer semestre de 2019 hubo 1569 presuntas ejecuciones extrajudiciales. Las víctimas en estos casos suelen ser hombres jóvenes en sus veintes o treintas, que viven en pobreza. Frecuentemente también son quienes aportan dinero a sus familias, con lo cual además la muerte genera otros impactos en la vida de esas familias, así que además del temor a la crisis está el temor a las autoridades.

Otro aspecto tiene que ver con la vulnerabilidad desde la perspectiva del control político ejercido tanto por el Gobierno (Y sus Partidos) como por los grupos civiles afiliados al Gobierno (frecuentemente denominados Colectivos), estos últimos especialmente actuando como autoridades en aquellos espacios donde el Estado formal se ha retirado, dejando a las personas que viven en esas zonas bajo su control, un control que también es político y que alcanza por ejemplo el acceso a los alimentos, la permanencia en el empleo, el acceso a determinados beneficios, o programas de asistencia social.

La crisis además refuerza los espacios de corrupción, desde la policía, que tiene ejemplo como la detención de personas y el cobro de rescates para dejarlas ir, el cobro ilegal para que las órdenes judiciales de libertad sean ejecutadas para personas que se encuentran privadas de libertad, hasta la corrupción en servicios, por ejemplo para el restablecimiento de los mismos, o, por ejemplo, el acceso a documentos de identidad”.

¿Percibe usted esperanzas, de parte de sus conciudadanos, con relación a la posibilidad de que caiga el régimen dictatorial en un plazo relativamente breve?:

“Me parece que muchos de los temas que comenté antes, por un lado pueden ser la consecuencia de la corrupción (por ejemplo en la desviación de recursos para el mantenimiento de infraestructura) pero otros son premeditados, con la finalidad de controlar, de desmovilizar la protesta ciudadana. Parte de la crisis, es desesperanza, que se ve en la gente forzada a migrar porque no ve futuro y si bien en medio de la crisis hay quienes siguen teniendo celebraciones, esas celebraciones cambian en la medida que la migración y la violencia han destrozado familias”.

¿De qué modo se manifiesta el control de parte de las fuerzas de MADURO, destinadas a vigilar cualquier movimiento de la población, que el mismo pueda considerar de riesgo para el mantenimiento de su cerrado poder en el país?: 

El gobierno de Maduro a pesar de la crisis y las sanciones sigue manejando recursos, que están disponibles para los mecanismos de control, uno de ellos el uso de las Fuerzas de Seguridad del Estado, y me remito de nuevo a las cifras sobre abusos de poder y uso excesivo de fuerza durante protestas y manifestaciones con consecuencias fatales, detenciones arbitrarias de disidentes sean de partidos políticos o de organizaciones civiles o sindicales, sometidos a procesos judiciales injustos sin las debidas garantías,  donde el Poder Judicial hace parte de los mecanismos de control, exponiendo a los detenidos a ser víctimas de tortura y terribles condiciones carcelarias de reclusión”.

Complementando la pregunta anterior: ¿Advierten ustedes un desplazamiento notable de las fuerzas cubanas puestas a practicar lo que ellas aprendieron a hacer en su país, en cuanto a la vigilancia y espionaje ciudadano?:

“El gobierno venezolano ha invertido muchos recursos en seguridad del Estado y controles, no sólo durante la gestión de Maduro, sino desde el gobierno del fallecido Presidente Chávez, y no exclusivamente a través de la asesoría del gobierno cubano, la que es abiertamente conocida, sino también, por ejemplo con la adquisición de tecnología China de video vigilancia, lo que se suma a la adquisición de equipos de control de manifestaciones en los últimos años”.

Por último: Al margen de la percepción social, sobre lo cual se le consulta más arriba, ¿Desde su labor profesional, confía usted en una resolución favorable para la libertad de su país, a corto plazo, o por el contrario es pesimista al respecto?:

“Como activista de derechos humanos soy optimista y desde mi lugar hago todo lo posible para una solución pacífica de la crisis, la que, como hemos dicho no es solo política, sino también humanitaria, y ese es un dato importante. La situación de migración venezolana, la más grande del mundo después de la de Siria, con cerca de 5 millones de personas que han abandonado el país, responde esencialmente a esa crisis humanitaria, pero que pese a esa crisis existan personas y sectores de la sociedad que aún con la violencia manifestada desde el Gobierno, se organicen, que reclamen por sus derechos, que resistan y defiendan su autonomía, que se capaciten en Derechos Humanos, es una buena señal”.

 

3 Comments on "El día a día de los Venezolanos, contado por alguien que vive en el lugar"

  1. Rafael Podomi | 9 abril, 2020 at 8:38 pm |

    Los luchadores contra el régimen de Maduro se merecen un largo aplauso y los mejores deseos de que todo les salga bien

  2. ai, como lo dice Rafael ellos, al igual que todos los que están luchando contra el corona virus se merecen el gran aplauso porque en definitiva lo del virus maldito es tan malo como una dictadura

  3. Silvina Jonte | 10 abril, 2020 at 11:02 am |

    Nadie puede ser tan loco como para someter a tanta gente al sufrimiento que les está imponiendo. Maduro, como los Castro, Chávez, y todos los locos comunistas y en especial los Kirner merecerían un gran sufrimiento por todo lo que hacen con tanta gente volviéndolos enfermos y haciéndolos sufrir de un modo muy importante. Es este tipo de conductas que deben cambiar en el mundo. Miremos ahora también al loco chino que tiene encerrada en su país a tanta gente y sometiendolos a todo tipo de humillaciones y privaciones

Comments are closed.