El de la corrupción en la Justicia sigue siendo el problema más complejo de controlar y dominar, en todo el país

¡Si estos pasillos tribunalicios hablaran …!. En ellos ha transcurrido gran parte de la corrupción en la Argentina

Ha atravesado gran parte de los Gobiernos anteriores. ¿Qué podría hacer la gente común para ayudar a desterrarlo …?

 

Lo del camarista EDUARDO FREILER, caso que ha adquirido gran notoriedad en estos días, no es algo nuevo, sino que por particulares circunstancias tomó notoriedad ahora, pero es, en todo caso, algo emblemático acerca de lo que sucede en la Justicia de la Argentina, en la cual, cuando se trata del sector de la misma que se ocupa de la corrupción a alto nivel, en realidad, y paradójicamente, no hay justicia que valga.

Lo expresado es un hecho real y hay que considerarlo como tal, lo que no implica naturalizarlo y aceptarlo. Es muy triste, y hasta permite resumirlo a través de una conocida frase hecha, y bastante conocida: “La corrupción mata … “. Y mucho, lo hace, cuando todos los días pierden la vida inocentes ciudadanos, jóvenes, ancianos, niños, a quienes arrastra a la muerte, y cuando no llega a ese extremo, la corrupción también puede llevar al hambre, a las enfermedades, al abandono total de parte del Estado, y obvio que también, a la falta de educación, y, ahora otra vez, a la falta de justicia.

Ese abandono del Estado, es comparable a cualquiera de los otros que se comete desde los Gobiernos mal administrados, normalmente vencidos por la corrupción generalizada. Y los ejecutores principales de esta situación, son los funcionarios judiciales: Jueces, los de primera instancia, los camaristas, y los fiscales. Es la corrupción y el desprecio por el cargo que debería ser honroso, pero que sin embargo esa condición suele ser doblegada por el prevaricato, la falta de idoneidad para desenvolverse en sus cargos, la influencia de la política, el actuar indebidamente a través del miedo o la comodidad, y en especial, la codicia por el dinero, fruto de la corrupción, en temas de grandes desfalcos, estafas, actividad política ilegal, apoderamiento de dineros del Estado y hasta robos comunes, etcétera.

Y este tipo de manifestaciones no son exclusivas del ámbito penal, sino también se expresan en el civil y comercial, y hasta en el correspondiente al que trata cuestiones de familia.

Cualquier lugar donde haya alguien que sintiéndose un poderoso miembro de la Justicia – la que además, por su especial cultura que incluye un virtual apoderamiento “familiar” de los cargos, se lo permite creer -, ya se está ante un caso en que muy probablemente terminará en un serio error que dejará consecuencias vitalicias en la víctima del mismo. Incluso cuando los funcionarios judiciales no actúan de mala fe, sino por error, desconocimiento acabado de las leyes, ignorancia, tendencia ideológica indebida, prejuicios, etcétera. Pareciera que la Justicia además, no acepta que sus funcionarios son seres humanos plenos de falencias, y muchas veces deja desprotegidas a las víctimas de esa especie de omnipotencia. Y luego está el sistema corporativo, el de una mutua defensa entre los judiciales, lo que hace que nunca, salvo en escasísimas ocasiones, se proceda a destituir a un juez prevaricador o inepto, o al menos sancionarlo ejemplarmente.

Y, como lo ha venido exponiendo ENFOQUES POSITIVOS en muchas de sus anteriores Ediciones, encima esos jueces deshonestos, al verse acorralados por el cúmulo de denuncias graves en su contra, y no habiendo podido evitar la visibilidad de su mal comportamiento, terminan renunciando. Y lo peor es que las autoridades aceptan esas renuncias, eludiendo el Juicio Político, y ellos se van a sus casas cobrando enormes cifras en carácter de jubilación. Entre quienes en los últimos tiempos permitieron tan escandalosos hechos, está el mismo Presidente MAURICIO MACRI, la Gobernadora bonaerense MARÍA EUGENIA VIDAL y antes, DANIEL SCIOLI, por sólo nombrar algunos pocos casos.

Hoy lo de FREILER es más visible por lo burdo, pero ¿Cuantos “FREILER” hay, a lo largo y ancho del país …?.

Lo que está en duda, al menos para el Portal, es que MAURICIO MACRI, quien por estas horas está siendo cuestionado por su posible pasividad ante el tema –actitud que no sería ingenua, tristemente podría suponerse -, modifique de ahora en más ese comportamiento. De allí que, más allá de la buena fe que pudo tener ELISA CARRIÓ, cuando el Miércoles último dijo que si el Gobierno gana las elecciones de Octubre, “Muchos van a contar las cosas que saben …”, el Portal pone en duda que baste tan sólo con ese triunfo, para acelerar la solución al problema. El mismo se combatirá mucho más rápido y mejor, cuando empiecen los Juicios Políticos a los jueces más comprometidos con la corrupción –son muy fáciles de identificar-, y cuando además “La Cámpora” deje de tener la enorme influencia que aún conserva en el manejo de la Justicia, además de su presencia y fuerte influencia en los principales organismos del Estado.

Es aquí cuando se vuelve al subtítulo del presente comentario, afirmando que los más importantes inversores del mundo, tienen mucha mejor información, de gran calidad y actualidad, acerca de la realidad política local, que buena parte de los mismos políticos argentinos. Insólito pero real …

Finalmente, la actitud de la población puede ayudar, y mucho, a la erradicación del flagelo de la corrupción en la Justicia, poniendo no sólo mucha presión por sobre los jueces más sospechados de ser corruptos, sino también sobre los Políticos que los nombran y sostienen, para su conveniencia.

Hace falta atención y esfuerzo para quebrar tanto descaro “corporativo”, pero a esa actitud no se la puede esperar de los propios Políticos.

 

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS

4 Comments en "El de la corrupción en la Justicia sigue siendo el problema más complejo de controlar y dominar, en todo el país"

  1. Azucena Flores | 4 Junio, 2017 at 10:13 pm |

    Es cierto que el gran problema es el de los jueces corruptos y hay que terminar con ellos antes de que ellos terminen con nosotros

  2. Gustavo Fierro | 4 Junio, 2017 at 11:49 pm |

    Freyler y toda la runfla que lo acompaña tienen que irse y si esperamos que los eche Macri nunca lo va a hacer entonces los ciudadanos tenemos que imaginar algun tipo de medida dentro de la ley que nos permita ir a buscarlos y decirles que son unos corruptos a la vez que se les inician procesos judiciales que lografían terminar con ellos ¿Soy demasiado ingenuo?

  3. EN EL ASADO DEL DOMINGO SE HABLÓ DE QUE EMPIEZA A VERSE COMO UNA MAYOR CONCIENCIA ACERCA DE QUE ES BUENO BUSCAR A LOS RESPONSABLES DE LO QUE PASÓ RECIENTEMENTE EN LA ARGENTINA UNA ESPECIE DE ARRASAMIENTO DE LOS VALORES Y DE LA LEY Y CASTIGARLOS DE CUALQUIER MODO. EL OTRO DIA LE TOCO A PARRILLI EN UN AVIÓN Y OJALÁ SE REPITA ESO QUE NO TIENE PORQUÉ SER CONTRA LA LEY MIENTRAS SE MANTENGA EN PLANTEOS Y CRÍTICAS VERBALES PERO ALGO HAY QUE NECESARIAMENTE HACER. Y HABRÍA QUE PUBLICAR MÁS FOTOS DE LOS JUECES QUE VINIERON PISANDO LOS EXPEDIENTES PARA QUE ELLOS TAMBIÉN SE ENFRENTEN A LA GENTE

  4. Patricia Belmonte | 6 Junio, 2017 at 12:02 am |

    Lo de los jueces corruptos en la Argentina como en cualquier país del mundo que pretenda ser serio se soluciona echándolos y no pagarles un solo peso más y si se los puede meter presos mucho mejor

Comments are closed.