El avance chino en el planeta, a nivel político, económico y militar. Un texto para reflexionar también sobre el futuro de la Argentina

Nunca antes les ha de haber resultado tan fácil a los chinos, llevarse todas las ventajas en un convenio bilateral …

Entrevista con el Periodista e Investigador MARCELO LÓPEZ MASÍA co-autor de un importante libro que se ocupa del tema

 

Fruto de una rigurosa investigación a nivel mundial, los Periodistas MARCELO LÓPEZ MASÍA y GRACIELA RUSO, ambos con dilatada experiencia profesional, están presentando el libro titulado “Del sueño americano a la pesadilla asiática”, el que lleva el siguiente subtítulo: “Hoy los chinos vienen por mí, pero ya es demasiado tarde”.

Esta obra estará accesible para el público en general, a partir de la primera semana de Agosto, en el Portal “bajalibros.com“.

MARCELO LÓPEZ MASÍA se prestó al siguiente diálogo con ENFOQUES POSITIVOS, con respecto a la obra mencionada:

P: ¿Cree usted que los acuerdos suscriptos entre el Gobierno de la Argentina y el de China en épocas del kirchnerismo, han dejado algún tipo de compromiso complicado para nuestro país?:

 

R: “La Argentina reconoció el estatus a China de “Economía de mercado” gracias a un memorándum de entendimiento firmado por el gobierno kirchnerista, pero esta norma no pasó aún por el Congreso Nacional.

 

Nuestro país acompañó a Brasil en esta decisión pero contrarió a toda Europa, Estados Unidos y varias Naciones latinoamericanas que sostienen que China concentra el 35 por ciento de las denuncias mundiales por dumping.

 

La balanza común entre el “Dragón” y nuestro país, que a comienzos del milenio favorecía a la Argentina en dos mil millones de dólares, se invirtió por completo y ahora la Argentina tiene déficit comercial por seis mil millones de dólares anuales.

En los siguientes cuadros, podremos apreciar como China protege su capacidad de molienda interna y condiciona la industrialización del agro pampeano, limitando la generación del valor agregado y perjudicando la cantidad de trabajadores industriales.

POROTO DE SOJA EXPORTADO A CHINA

2005-2009        43 POR CIENTO

2010-2013        70 POR CIENTO

2013-2016        72 POR CIENTO

ACEITE INDUSTRIALIZADO EXPORTADO A CHINA

2003-2005      26%

2005-2009      20 %

2010-2016        9 %

En cuanto a la controvertida base espacial que los asiáticos tienen en nuestra Patagonia, cabe destacar que el Gobierno de Cristina Fernández le cedió a esta superpotencia mundial 200 hectáreas en la provincia de Neuquén por medio de un convenio que firmó para que China disponga de una base espacial controlada por su Ejército. Ahora, se teme que la misma se destine para uso militar.

Mediante el acuerdo, se entregó a los asiáticos la explotación de ese territorio durante 50 años con eximición de pago de impuestos.

Se hizo en momentos en que el Gobierno del Frente para la Victoria estaba en su fin de ciclo, a punto de entregar el poder.

Los chinos tienen dos obsesiones de cara al año 2049, cuando se cumplan los cien años de la revolución que encabezara Mao Zedong:

– Quieren ser los primeros en colocar un ser humano en el planeta Marte;

– Quieren explotar el Helio 3, un elemento clave para la fusión nuclear que no se halla en la tierra pero sí en la Luna, donde existirían no menos de un millón de toneladas de este super-combustible”.

 

P: ¿China es un país comunista o capitalista?

R: “La contradictoria “dictadura del proletariado” mutó hacia un régimen que combinaba salarios planchados para cientos de millones de obreros, con la irrupción de cientos de billonarios (hombres de negocios con cuentas bancarias superiores a los mil millones de dólares).

Cada año, ejércitos de “mingones” (gente de campo) desbordan las ciudades dispuestos a ser explotados de manera casi invisible como operarios de baja calificación.

Las personas más ricas de China tienen probados vínculos con el Partido Comunista a punto tal que nueve de los diez hombres más adinerados son conspicuos miembros de esa organización política: los negocios y la ideología se entrelazaron con total naturalidad e impunidad”.

 

P: ¿Estos poderosos adinerados que usted señala, son los dueños reales de sus fortunas o simples “palos blancos” de la organización partidaria?

R: “Para sorpresa de quienes sostienen que el comunismo está mejorando las condiciones de los chinos, basta señalar que este país se ha vuelto, según el coeficiente GINI, que mide las desigualdades sociales en cuanto a ingresos dentro de un mismo país, una de las sociedades más injustas del planeta.

Se trata de un índice donde el 0 representa la igualdad perfecta, mientras que el 1 es la desigualdad total.

En los últimos 30 años, la disparidad de ingresos se ha convertido en una tendencia al alza, pasando del 0,3 en 1980 a casi un 0,50 en la actualidad.

El 0,4 es un nivel alarmante y el 0,5 ya es considerado grave.

Para que quede más claro aún: Por un lado, el 25% de la población con menos recursos solo detenta un 1% de esa riqueza, mientras tanto, en el otro extremo, el uno por ciento más rico ya es poseedor de la tercera parte de la riqueza del país.

Deng Xiaoping creía en la teoría del derrame, pero su pronóstico fue un fenomenal fracaso.

Dejemos que una parte de la población se enriquezca primero, que ellos llevarán al resto hacia la prosperidad”, solía decir. No tuvo en cuenta que un sistema que ya no estaba anclado a ninguna ética (ni la de Confucio, ni la comunista) se iba a volver completamente materialista, arbitraria y egoísta”.

 

P: ¿Cuál es el futuro cercano de esta nueva super potencia?; ¿Cree que en algún momento se podría convertir en una democracia?:

 

R: “La imagen de “buen samaritano” o de “salvadores del Este” que han logrado establecer los chinos se da de bruces con su situación interna, como hemos podido repasar.

En cada manzana de cada ciudad o aldea existe un miembro informante del Partido Comunista.

Como ocurre en Cuba y como se intentó infructuosamente en Venezuela, ese miembro de la organización política eleva a diario informes sobre lo que ocurre con sus vecinos desde el punto de vista sanitario, económico, educativo y también político.

No existe libertad de expresión y el interés general prácticamente arrasa con los derechos individuales.

Por ello, se justifica que exista la censura y el castigo para quién supuestamente conspire contra el colectivo.

El Partido Comunista Chino (el PCCH), es el que define quién se desvió del interés común y quién no.

Lo importante no es la liturgia, sino la ética. Precisamente, el PCCh se quedó con la liturgia comunista pero alteró todos los conceptos éticos que distinguen a esta ideología.

El comunismo de mercado no tiene nada que ver con el pensamiento de Mao. Es un oxímoron, una contradicción en sí misma.

Una suerte de “helado caliente” imposible de imaginar.

El pragmatismo se ha cargado la doctrina y la “ética marxista” ha desaparecido para siempre.

Los chinos quieren hoy la “chinización” de su país. Necesitan recuperar un Norte, porque la corrupción interna está desbocada y las desigualdades les pueden jugar a futuro una mala pasada, a pesar de la represión y la censura que el régimen establece.

En el país ya hay más inversores bursátiles que miembros del Partido Comunista.

La potencia colectivista supera por primera vez los 100 millones de personas que operan en Bolsa.

China como nueva fábrica del mundo creó durante varios lustros unos 20 millones de empleos al año.

Esto derivó en que el paro se extendiera en Europa y llegara hasta los más de 25 millones de personas,  seis millones de ellas están en España.

Las fábricas se “deslocalizaron” y se fueron al extremo Oriente, donde pagan salarios de cien dólares mensuales, les ofrecen zonas libres de impuestos y tienen vía libre para contaminar.

Occidente se desindustrializó en las últimas dos décadas a pasos agigantados y China pasó a constituirse en el poseedor de las mayores reservas de dinero y metálico del mundo.

Su avance indetenible es el responsable en buena medida de fenómenos ultra nacionalistas como el de Donald Trump en Estados Unidos, las cada día más fuertes derechas europeas y el inesperado triunfo del Brexit en el Reino Unido.

Ante la falta de protección de sus propios gobernantes, las clases obreras apuestan a salidas chauvinistas para que alguien los defienda de un futuro amenazado por la falta de trabajo generalizada”.

 

2 Comments on "El avance chino en el planeta, a nivel político, económico y militar. Un texto para reflexionar también sobre el futuro de la Argentina"

  1. Guillermina Souto | 1 Agosto, 2016 at 3:10 pm |

    Me gustan los autores de este libro que han venido teniendo una enorme producción de obras en los últimos años y toditas sobre temas muy importantes para la argentina

  2. Guillermina Souto | 1 Agosto, 2016 at 4:40 pm |

    ¿Porqué no son investigadas este tipo de cosas que podría haber hecho el gobierno anterior invlucrando al país todo y a sus riquezas?

Comments are closed.