Echemos un vistazo en lo de nuestros vecinos, los uruguayos

Presidente del Uruguay, Luis Lacalle Pou

Deberíamos los argentinos, no dejar solo al nuevo Presidente, frente a los fatales izquierdistas de siempre

Para los lectores de ENFOQUES POSITIVOS, es bien sabido que uno de los referentes más importantes que el Medio tiene para obtener información seria y confiable sobre lo que sucede en el país vecino, pasa por la experiencia que puede ofrecer el ex Presidente JULIO MARÍA SANGUINETTI, quien cortésmente concede al Portal, un par de entrevistas cada año.

En esta ocasión, y entre otros comentarios de distintas fuentes, se tomaron datos que ofrece el doctor SANGUINETTI, en uno de sus artículos que publicó, hace poco más de una semana, en el Medio de Montevideo, CORREO DE LOS VIERNES. Son datos gráficos acerca de lo que recibió el Gobierno de LUIS ALBERTO LACALLE POU, de parte de la gestión del Frente Amplio.

Un fragmento de la aludida publicación indica que el Estado uruguayo recibió, luego del traspaso del mando presidencial, “2.800 millones de dólares de déficit presupuestal, y la seguridad social totalmente desequilibrada. Dejó el Gobierno anterior 400 asesinados y 30.000 rapiñas al año como testimonio de la magnitud del desastre en el orden público. Legó también una educación en crisis, con la mitad de los adolescentes que no terminan secundaria y el 20 % más pobre que no llega al mínimo de comprensión lectora y rudimentos aritméticos en un porcentaje tan grande que los transforma en analfabetos funcionales”. Como descripción, esta hecha por “el Presidente”, que así siguen llamando al doctor SANGUINETTI los uruguayos, es más que descriptiva y podría decirse que suficiente para tener un claro panorama del desastre izquierdista, tal como sucede en cualquier país que cuenta con la desgracia de tener en su Gobierno a sujetos de ese tan bajo nivel de inteligencia, además de un fanatismo irracional.

Y lo siguiente, tomado de otras fuentes, indica que pese a tamaño desastre, los izquierdistas uruguayos no se amilanan, y estarían organizando ahora mismo –situación que por el momento y con motivo de la pandemia que también afecta a ese país, estaría algo demorada-, una acción bastante intensa de oposición política, a que hasta podría contener aspectos de violencia, se presume que como posible venganza por haber perdido, ese sector político, las últimas elecciones presidenciales en el país.

Es de desear que no haya descontroles o manifestaciones que alteren la calma propia de los uruguayos, gente tan cordial como bien dispuesta siempre.