¿Cuál es el punto a partir del cual el Estado debe reaccionar cuando amenazas y ataques hacen peligrar su estabilidad?

Un kirchnerismo cada vez más empobrecido, pero ruidoso todavía

La situación ya supera a la Política, e ingresa la obligación del Gobierno de garantizar la seguridad del Estado y su población

 

 

 

El plan que implementa el kirchnerismo residual es burdo, pero, al menos para algunos de sus integrantes, contiene cierta posibilidad de éxito. Desde ese sector no pudieron asumir –era previsible que así fuera-, que una parte importante de la sociedad, no sólo la más numerosa sino probablemente la más deseosa de vivir en un clima político y social sustentable, hiciera que ellos dejaran de gobernar.

 

Muchísimos intereses quedaron afectados tras esa derrota electoral. La mayoría de ellos tienen que ver con los dineros que dejaron de manejar a su capricho y conveniencia, quienes gobernaron hasta Diciembre último. Dineros del Estado, claro está, de todos los argentinos. Pero esos intereses se entrecruzan con cuestiones ideológicas y también con los deseos de fuerte protagonismo, por veleidades personales y por necesidad de contar con poder y, otra vez, con el dinero que recibían a raudales. O por todas esas fuertes razones, juntas.

 

El clima que comienza a vivirse por estos días, asusta. Porque a los mayores les vuelve como un run-run que ya escucharon en los años setenta. Ellos saben lo que quienes no vivieron esas experiencias, los más jóvenes, desconocen, y es que este tipo de situaciones de violencia –la que también se manifiesta en las declaraciones verbales-, presumiblemente puede escalar. Y cuando se sobrepasa un determinado límite, la cuestión podría descontrolarse.

 

Al margen de lo relatado, hoy es posible encontrar dos tipos de reacciones de parte del público, ante la situación que vive la Argentina, después de tantos años en los cuales se ejerció un sistema de tipo totalitario que incluyó persecución a quienes sencillamente “no pensaban del mismo modo”, claro eufemismo aplicado para morigerar el verdadero clima que vivió el país, y que el mismo apuntaba a convertirse en lo más parecido a lo que en la actualidad es Venezuela, con la posibilidad de que desembocara más adelante en otras situaciones peores, similares a los casos de Cuba, China, Rusia comunista, Corea del Norte, u otros países. En algún momento, y por determinadas circunstancias, esos lamentables fenómenos puestos de ejemplo, se han consolidado. Entonces porqué no creer que esta sería la oportunidad pensada por los ideólogos de semejantes sistemas, para sumar a la Argentina a un caso más, de ese tipo, en la historia universal …

 

Esas diferentes reacciones a las que se alude, consisten, por un lado, en una fuerte caída anímica de parte de quienes votaron un cambio, esperanzados, y hoy están asustados por tener que reconocer que el kirchnerismo pretende seguir vivo y recuperar el poder perdido.

Pero por otra parte hay serios e independientes analistas que hacen frías reflexiones y concluyen que las acciones intimidatorias y las maniobras de confusión que hace el kirchnerismo para desprestigiar al actual Gobierno, al margen de los propios y a veces gruesos errores que este comete, no podrán prosperar porque resurgirá la prudencia y la sensatez –dicen-, a caballo también de la necesidad de crear una esperanza en lograr que la Argentina se convierta, y pronto, a un sistema civilizado, previsible, ordenado y al menos, medianamente confiable, para su población y para los inversores del exterior.

 

Parece un cuento de hadas, presentado así el caso, pero no habrá que desestimar lo que algunos pensadores pueden imaginar con respecto a la Argentina de los próximos años. Son los mismos que aseguran que un inevitable paso para conseguir ese ideal estado, es educar adecuadamente, creando planes concretos y actualizados, al efecto, y especialmente utilizar los ejemplos propios, como para incentivar a la ciudadanía a que se le preste apoyo a un proyecto distinto al vivido hasta hoy. Pero no falta quien incorpora una reflexión muy interesante, y es la que indica que el peronismo querrá, más rápido que ligero, despegarse definitivamente de la imagen negativa que dejó el kirchnerismo, por una simple cuestión de sobrevivencia. Y en esa maniobra ya parecen estar hoy de acuerdo muchas figuras del peronismo tradicional, quienes rearman su poder y lo mostrarían reorganizado antes del fin del corriente año.

 

En definitiva, se trata también de generar interesantes expectativas, como estrategia final para intentar los cambios que tanto se reclaman. Los tiempos pasan cada vez más rápido, los ciclos históricos imponen esa velocidad. No habrá que dormirse … Así de sencillo …

 

 

 

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS

6 Comments en "¿Cuál es el punto a partir del cual el Estado debe reaccionar cuando amenazas y ataques hacen peligrar su estabilidad?"

  1. PERSONAJES VIOLENTO Y MAL EDUCADO SI LOS HAY ES ESTA BONAFINI SEMBRADORA DE ODIO Y CONFRONTACIONES. POR ALGO MUY MALO QUE TIENE ADENTRO HA DE SER

  2. MATILDE PONCE | 30 Agosto, 2016 at 11:12 pm |

    MIS PADRES FUERON PERONISTAS PERO YO SIEMPRE ME RESISTI A COMPARTIR ESA IDEOLOGIA O CREENCIA Y LO BIEN QUE HICE AHORA QUE LO VEO MEJOR A LA DISTANCIA Y CON EJEMPLOS ACTUALES

  3. Si Macri no se apura puede perder mucho de lo que consiguió con la esperanza de la gente, qué le pasa que no reacciona o están todos tan discoordinados ?

  4. Susana Cuesta | 31 Agosto, 2016 at 10:19 am |

    Ahora salen con que el médico que defendiósu vida puede ser finalmente un asesino. Sigue operando exitosamente en la Argentina Zaffaroni

  5. Victoria Fragan | 31 Agosto, 2016 at 12:13 pm |

    Susana no solo eso porque si lees los diarios de hoy te vas a enterar que hay grupos armados en las redes para defender al ladrón que podía haber asesinado a la víctima. Me gusta también lo que decís de Zafaroni

  6. EDUARDO ANSELMI | 31 Agosto, 2016 at 7:36 pm |

    Entre otras cosas que me gustan de esta web es la tan acertada selección de fotografías que realiza. La de esta nota es impresionantemente gráfica, al margen de que cause malestar estomacal

Comments are closed.