CORTITAS: Títulos para hoy: Embarre de causas – Violencia persistente – Empleo engañoso

Este tipo de empleos necesita la Argentina, y no pagar sueldos para que pasen a cobrarlos a fin de cada mes

Tres los títulos para la columna del presente flash complementario, y todos temas de gran interés

El desarrollo del primero de los títulos es bastante cortito, pues mucho más acerca de una situación por demás esperable, como lo es la que organizadamente están ejerciendo los acusados de graves ilícitos durante el Gobierno kirchnerista, a través de sus Abogados, tan cuestionables como los acusados mismos, no es necesario explayarse. Tanto la ex Presidente como los demás integrantes del que fuera su Gobierno están haciendo presentaciones, y lo seguirán haciendo en los próximos días, apuntando a argumentos tan burdos tales como “proscripción” o “venganza”, lo que recuerda aquella vieja frase que dice: “El ladrón cree que todos son de su misma condición …”. ¿Haría falta agregar algo más?.
——————–
En cuanto al siguiente título, el de la persistencia de la violencia, cualquier lector adivinará a que se refiere el mismo, y es nada más ni nada menos que al recrudecimiento de hechos fuertemente violentos en los últimos días, en los que, como suele suceder, mueren inocentes ciudadanos, a manos de muy peligrosos, y cada vez más violentos y crueles, criminales.
Esta violencia comenzó su fuerte recorrido, ni bien inició su administración el nuevo Gobierno, luego de una sugestiva “semi-calma”, manifestada en los dos últimos meses previos a las elecciones en el país. Fue con la fuga de tres peligrosos delincuentes que atacaron a mansalva a quien se les pusiera en el camino. Todo mueve a sospechas tratándose del kirchnerismo, de modo que no debería dejarse de investigar la posibilidad de cierto manejo sobre un sector poderoso y peligroso de la delincuencia local, de parte de determinado grupo político, para disminuir las críticas por la inseguridad, justo antes del acto electoral.
Se confirmará o no la sospecha, tras conocerse las estadísticas, sobre las que habría que esperar que fueran esta vez confiables, después de un lapso tan largo en el que no las fueron.
——————–

Para el final, un inevitable comentario referido a las escandalosas cifras que representaron los nombramientos de trabajadores en el Estado, según un reciente cálculo, en un sistema utilizado políticamente hasta fines del año pasado –alguna parte importante del mismo lo fue hasta casi momentos antes del traspaso del Gobierno-, con la finalidad de comprar votos y de ocultar los índices reales del desempleo.

El último Lunes, el Diario LA NACIÓN publicó con la firma de la Periodista PAULA URIEN un buen trabajo referido precisamente al tema en cuestión, poniendo algunos ejemplos de lo que ha ocasionado el despilfarro kirchnerista, que ponen los pelos de punta.

Para no extender demasiado la presente nota, se rescatan tan sólo algunas de las comparaciones de lo que se podría haber pagado con la cifra con la que el Gobierno anterior compró votos. Ni pensar en sumar las demás estafas, como la del dólar a futuro con las decenas de miles de millones de dólares como pérdida y otras por el estilo. Vayamos por ahora nada más que a las comparaciones con el empleo público absolutamente innecesario, o sea, “ñoquis”:

Los empleos políticos que crearon los Gobiernos kirchneristas (1.400.000), le representan al Estado argentino, el pago, cada año, de 480 mil Millones de pesos.

Haga un simple cálculo el lector, de lo que con esa cifra se podría solucionar en la Argentina, a nivel de compromisos con los holdouts (sobraría más de la mitad de lo que se les pagará, todavía), la terminación y equipamiento de importantes y actualizados hospitales, el mejoramiento de la educación, a nivel edilicio, y especialmente, en cuanto a los sueldos que percibirían los docentes, la deuda “eterna” con los Jubilados, la creación de fuentes genuinas de trabajo, el mejoramiento de nuestras rutas, las que tantas muertes provocan, debido a su ineficiente estado y a la ausencia de ellas en muchos casos, y tantísimas causas más de sufrimientos para los millones de argentinos que siguen reclamando servicios esenciales que el Estado dejó de prestar.

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS