Continúan manifestándose intolerables privilegios a jueces. El daño que le provocan a la Justicia

Un majestuoso edificio que es nada más que una cáscara. Encima abandonada y deteriorada, por irresponsabilidad de quienes tienen obligación de mantenerla …

Además se requiere capacitarlos urgentemente, en muchas materias

Este Portal se ocupa desde hace largo tiempo, del daño que le provoca a la imagen de la Justicia, y a la ciudadanía toda, la presencia de los enormemente negativos privilegios que gozan los funcionarios de la Justicia. Durante el ejercicio de sus cargos pero también después que ellos han cesado.

En esa actividad informativa que muestra ENFOQUES POSITIVOS al respecto, se recuerdan los nombres de los más beneficiados en los últimos años, destacándose entre ellos la escandalosa medida aplicada a favor del ex juez NORBERTO OYARBIDE, conocido por la eficiente ayuda que este brindó al kirchnerismo, desde su cargo. Pese a eso y mucho más, y teniendo sobre su cabeza un inminente Juicio Político, fue salvado por MAURICIO MACRI, quien le permitió jubilarse, con lo cual los argentinos ahora deben seguir pagándole una suculenta jubilación y la cobertura de todas sus necesidades sociales y de salud …

 ¿Las razones del regalo del Presidente?: Respuestas a cargo de los lectores …

Así como este caso, son tristemente recordadas las identidades de otros ex funcionarios judiciales, en el fuero federal y en los distintos ámbitos de la Justicia, a nivel nacional y provinciales, donde hay otros casos tristemente célebres. En la provincia de Buenos Aires el otorgante de ligeros beneficios a los jueces y fiscales fue el ex Gobernador de ese distrito, DANIEL SCIOLI.

Una lamentable conducta de los Gobernadores y Presidentes de la Nación, que terminan premiando a los funcionarios judiciales corruptos, o que han actuado irresponsablemente, cuando en esa materia, los errores los pagan las víctimas, con su propia vida, su honor o su patrimonio. Y el costo de ese premio corre, como se señala más arriba, por cuenta de la ciudadanía.

En los últimos días y en la ciudad de Buenos Aires, se manifestó otro escandaloso caso, por el cual el Ministro de Justicia de la Nación, GERMÁN GARAVANO, aceptó la renuncia del juez OSCAR HERGOTT, integrante del Tribunal Oral Federal N° 5 de la Capital, quien era investigado por presunto acoso laboral y sexual. Es decir, los damnificados por esos ilícitos, si los hubo, hoy sufren el agregado de la re-victimización.

El regalo que le hizo GARAVANO a quien ahora será ex juez, y que pagarán todos los argentinos, salvó a HERGOTT de la posibilidad de perder todos los privilegios jubilatorios y que llevan además los referidos a su cobertura de salud, entre otros. Porque la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura, a través del impulso dado por el Consejero JUAN MAHIQUES, tenía ya todo listo como para iniciarle un Juicio Político por graves denuncias efectuadas en su contra por parte de colegas y empleados, por supuestos acosos sexuales y laborales, y por maltrato.

Estos hechos constituyen graves casos de impunidad, los que se suman a los que favorecen a los políticos corruptos, a los que permiten o incentivan que libremente se realicen tomas de Colegios o que presenten falsas pruebas ante la Justicia, como lo acontecido hace algunas semanas en el caso de la búsqueda de SANTIAGO MALDONADO. Conductas que no tienen castigo, lo que llevó a un muy conocido Abogado, con muy activa participación en los Medios argentinos, a ponerle un apodo muy ingenioso a la Argentina. ENFOQUES POSITIVOS lo entrevistará en una de sus próximas Ediciones, para que nos hable él mismo, acerca del tema.

Este Portal conoce de manera directa la manifestación de injusticias como las señaladas, por una denuncia presentada en contra de un Juez bonaerense, pidiéndose su exclusión del cargo, a través del consiguiente Juicio Político, a lo que la Suprema Corte de Justicia respondió ignorando el caso, pese a lo detallado de los graves cargos en su contra, y la acumulación de muchísimas faltas en el mismo caso.

En esa jurisdicción –la de la provincia de Buenos Aires-, funciona un organismo compuesto por Funcionarios de la Suprema Corte de Justicia, que se denomina Secretaría Permanente del Jurado de Enjuiciamiento,. desde donde nada se informa a los denunciantes acerca de los procedimientos utilizados para determinar si las denuncias son o no viables, qué tipo de investigaciones realizan al respecto, etcétera. No brindar explicaciones al público reclamante, y eludir cualquier contacto con el mismo, es un clásico ocultamiento destinado a no presentar ninguna información al respecto, actitud intolerable por la falta de transparencia, la que estaría destinada a no alterar un sistema de mutua protección entre los integrantes de la Justicia, lo que se conoce como un actuar corporativo, ese que se sustenta en el viejo dicho, en dicho ambiente: “Hoy por ti, mañana por mi ….”.

Las altas cifras de denuncias contra jueces y fiscales de la provincia de Buenos Aires, se enfrentan a los escasísimos casos en las que ellas son promovidas. Lo que llevaría a tomarse en broma el caso si no fuera que el mismo es dramático, sugiriendo que en realidad los bonaerenses hacen denuncias contra los jueces sólo por diversión. Mientras tanto, jueces prevaricadores y autores de errores con gravísimas consecuencias en contra de la seguridad de los habitantes, del honor y del patrimonio de los mismos, siguen desempeñándose en sus cargos. ¿A quién o a quiénes hay que responsabilizar por los daños que estos siguen cometiendo, los que no en pocos casos termina con la muerte de ciudadanos …?.

Para el final, esta reflexión: Los actos ilícitos, inmorales, imprudentes, y los de mala praxis en general, manifestados por jueces y fiscales, deberían contener en sí mismo la condición de agravantes, así como se califica en el Derecho Penal a determinadas actitudes por parentesco, responsabilidad, etcétera. En estos días se ve a altos funcionarios de la Justicia reconociendo la escasa capacitación que tienen los jueces en la Argentina. No sólo deberían tener que probar que conocen las leyes, sino demostrar que ellos no sienten que pueden estar por encima de las mismas, que no deben ejercer discreción en sus fallos, que no pueden estar sujetos a tendencias, ideologías o todo de lo que se aparte de la ley. Tendrían que demostrar sensibilidad humana e importante experiencia de vida, y especialmente buena y profunda educación, en sus exámenes de ingreso a los cargos a los que aspiran, sin olvidar evaluar antes a quienes serán los que seleccionen a los funcionarios judiciales y crear capacitaciones especiales para ellos, y para aquellos que tienen el deber –por lo cual perciben suculentos ingresos-, de encarar Juicios Políticos a los deshonestos e incapaces, para echarlos de la Justicia.

Y terminar de una vez por todas con los privilegios en el ambiente judicial, que es lo que atrae a ejercer los cargos para los que se proponen, a quienes no tienen vocación sino que buscan su enriquecimiento personal. Y no son pocos quienes están en esa carrera …, según queda a la vista.

 

3 Comments on "Continúan manifestándose intolerables privilegios a jueces. El daño que le provocan a la Justicia"

  1. Julia Santamarina | 24 septiembre, 2017 at 10:24 pm |

    De los integrantes de la Corte tanto la nacional como la provincial nadie puede esperar nada son todos carcamanes que no largaran el sillon y algunos de ellos con denuncias en su contra bastante comprometidas. Entonce ¿Qué puede esperar el modesto ciudadano que denuncie a un juez cuando ellos también sortearon exitosamente el problema?

  2. No solo la corrupción invadió a los tribunales de la argentina sino la desinformacion y la deficiente educación y el lavado de cabeza que recibieron muchos jueces y fiscales que estudiaron las estupideces que les metio Zaffaroni y sus amigos

  3. Florence Aguado | 27 septiembre, 2017 at 5:11 pm |

    Si a nivel nacional hay tantas quejas por el comportamiento de los jueces imaginemos lo que es en la provincia donde hay sectores que son muy precarios en cuanto al personal con el que pueden contar. Pero eso sí, sea donde sea, y tengan la capacidad que tengan y la disposición que tengan, ellos cobran siempre bien, en término y sin quitas ni dificultades para el cobro. Son en verdad privilegiados si uno considera la actividad privada con los requisitos que se le impone, las demoras en el cobro, los altos impuestos. Ellos ni impuestos pagan. Es, como mínimo, irritante que tengan tantos privilegios.

Comments are closed.