Concesiones y tolerancias del Gobierno que lentifican la llegada de los cambios requeridos

Un capricho motivado por celos políticos priva a los bonaerenses de un servicio con un rendimiento aceptable

Hay cada vez más reclamos de parte de la ciudadanía, por este motivo

Algunos funcionarios del Gobierno o Legisladores oficialistas hoy ya evitan encuentros con personas de su conocimiento, para no tener que responder a este tipo de reclamos. Las eluden porque se van sumando los reproches.

Son reclamos o quejas acerca de la lentitud con que se procede a implementar soluciones efectivas desde el Gobierno de Cambiemos.

Las manifestaciones más duras se originan cuando esos reclamos apuntan hacia la excesiva tolerancia que se tiene ante figuras del anterior Gobierno que hoy siguen declamando sus burdos slogans políticos, y que al continuar con sus mentiras terminan manteniendo confundida a una parte de la población.

Y también en cierto modo condicionando a la actual gestión. Desde ENFOQUES POSITIVOS ha sido común preguntarse por qué no se actúa con vigor y energía ante situaciones que constituyen verdaderas extorsiones de parte de quienes quieren hacer prevalecer sus intereses personales o políticos ante los cambios que serían necesario manifestar para el bien de la comunidad toda.

Para no quedarse, la presente nota, nada más que en enunciados generales, pueden mostrarse a continuación dos muy claros ejemplos al respecto:

Todos los argentinos saben que durante la década pasada las empresas de transporte público de pasajeros tuvieron un pasar económico muy holgado, especialmente aquellas que habían acordado importantes negocios con el Gobierno de entonces, el que consistía en los conocidos “retornos” a buena parte de los subsidios estatales, y que llevó a hechos lamentables, en cuanto al abandono y falta de control sobre el material rodante, no supervisando el obligatorio mantenimiento y re-equipamiento de unidades.

Algo así fue lo que dio lugar a la “Tragedia de Once”, manifestada en un ámbito puramente kirchnerista, por sus participantes, tanto integrantes del Gobierno, como “socios” del mismo, provenientes del sector empresarial. Resulta odioso recordar que en ese caso fueron 52 los muertos y varios centenares los heridos, algunos de ellos con secuelas vitalicias, hoy “revictimizados” por la laxitud de la Justicia, compuesta por ex o actuales todavía, socios del kirchnerismo.

Hoy los propietarios de algunas líneas de ómnibus, los mismos que estuvieron muy a gusto en esa época, y en total silencio, cuando circulaban a la velocidad de sus vehículos los “subsidios” y los “retornos”, cada vez que desde el Estado se pretende imponer algo de orden en ese sistema, son los primeros en quejarse, pero lo hacen además con una especie de amenaza extorsiva que puede leerse claramente en los carteles que portan muchas unidades, donde se “insinúa” algún tipo de actitudes de protesta, como la de disminuir la frecuencia de los servicios, lo que ya puede estar sucediendo en determinadas líneas de transporte, según lo escuchado por este Portal, de parte de sus usuarios.

¿Tendrá que volver a preguntarse este Medio, cuál es la razón por la cual el Gobierno no procede con la energía y solidez que merecería el caso, motorizándose desde el Poder Ejecutivo, y obviamente de modo absolutamente legal, esta cuestión a la Justicia?. ¿Puede permitírseles a los beneficiarios de siempre, muy ligados además con los Sindicalistas corruptos, que amenacen al Gobierno con relación a un servicio público de enorme valor?.

¿Cuál, podría ser, la razón del miedo a proceder en consecuencia?.

En las últimas semanas se sumó un nuevo caso de interferencia de tipo político, de parte del “kirchnerismo residual” muy activo en esta campaña electoral, ante una medida que favorecería a muchos argentinos y es la conocida con la denominación de “Precleareance” que consiste en, tras un acuerdo previo con el Gobierno de los Estados Unidos, ya logrado por el actual Gobierno de Cambiemos, ese país habilite automáticamente el ingreso a su suelo, de parte de ciudadanos argentinos que hasta allí viajen, eludiendo los habituales, molestos y que provocan demoras, controles en los aeropuertos de destino.

Eso es así gracias a que el sistema nombrado, permite que dichos controles se hagan en el mismo aeropuerto de salida de viaje hacia el país norteamericano.

Ventaja que resulta importante, tanto que los países que la han implementado hoy reciben mayor cantidad de turistas, con menor demora y complicaciones, y además, puede imaginarse, mejor seguridad. Estos datos están claramente reflejados en los resultados de las estadísticas al respecto.

Se presentan tan sólo dos ejemplos, en la presente nota, pero los lectores conocen muchos más casos, en donde la comunidad sigue padeciendo importantes necesidades, por entorpecimiento o “sabotajes” de parte de los jefes mafiosos que aún van quedando en determinados partidos del conurbano. ¿De qué otro modo podrían calificarse, por presentar un último caso, el rechazo a la utilización en esos distritos, del sistema de emergencias médicas conocido bajo la denominación de SAME?.

Más espacios y denuncias sobre este comportamiento propio de los resentidos, claramente sobrarían. Esos “resentidos sociales”, que tienen una visible manifestación entre figuras de la Política en general y hasta de la misma Iglesia, fueron definidos en una reciente reunión en la que estuvo presente el Portal, por uno de sus concurrentes, de un modo quizás, insuperable. “Si no lo logro yo –dijo este observador extranjero-, tampoco lo conseguirás tu …”.

 

4 Comments on "Concesiones y tolerancias del Gobierno que lentifican la llegada de los cambios requeridos"

  1. Si por los K fuera ellos no permitirían ni que se asfaltase una sola cuadra o se pusiesen luces o se arreglaran las rutas porque cuanto más mal esté el país habrá mayor razón para que ellos solos no queden como nunca hicieron nada

  2. no me explico todavía como es que les dejan hacer elmetrobus en algunos lugares del conurbano donde los intendentes son peronchos

  3. Santiago Robles Tell | 11 octubre, 2017 at 9:26 am | Responder

    La tolerancia no medida crea la imagen de debilidad y alguien es débil cuando tiene algo que esconder y esa ecuación la entienden hasta los chicos de la primaria. Por algo es que el macrismo no se juega de frente contra elkirchnerismo

  4. Si bien avanzar tan rápidamente no le es posible al gobierno para sacar de la escena a tanta delincuencia política, tampoco esperar tanto y tener tantas consideraciones es bueno por lo que resulta lógico que la gente pida mayor velocidad pero por sobre todo justicia hay que eliminar a los delincuentes

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


cuatro × cinco =