¿Cómo imaginan los argentinos a un sistema político y económico para que sea sostenible?. ¿Hay consenso?

Ni siquiera hay diálogo como para arreglar los conflictos con los docentes, para al menos intentar educar

Un tema al que deberían apuntar los sistemas educativos, pero si antes se lo define a partir de un acuerdo social

 

Está muy de moda el término “sustentable”, aunque aún ediciones respetables del diccionario español en Internet no lo reconocen, por lo que mucho más se traduce del inglés “sostenible” (sustainable), cada vez que se debe apelar a la idea. Puede verse desde en escritos de origen académico, o   escuchado en un relator de fútbol, o en simples informes periodísticos, y su aplicación a veces excede lo razonable, ya que en la mayoría de las ocasiones se lo emplea sólo por parecer actualizado. ¿Es aplicable en la Política?.

 

Claro que lo es porque en definitiva casi podría constituir el fin último de la misma. Podría imaginarse un sistema político que procure un Gobierno, pero antes un Estado, sostenible. ¿Qué mejor que algo así, para planificar el futuro, diseñar políticas duraderas, hacer previsible la economía y la ayuda social a los más necesitados …

 

Algunos países europeos han conseguido sus mejores logros, a través, precisamente, de consensos en su población, mediante el voto popular directo, obteniendo así los más altos y beneficiosos propósitos para la misma.

 

En una reciente charla mantenida por quien esto escribe, con el Embajador de Suiza en la Argentina, HANS-PETER MOCK, éste recordaba el sistema utilizado en dicho país a través de plebiscitos que respaldan las leyes de cualquier tipo en Suiza. Fue en ocasión de explicar una de las razones tal vez menos conocidas, que impulsaron la construcción del túnel ferroviario de San Gotardo, inaugurado hace alrededor de dos meses, y cuya extensión excede los 57 kilómetros. Allí el Embajador aludió a un propósito muy inteligente y de gran actualidad, como lo es la cuestión del cuidado ambiental, que conlleva un alto grado de, precisamente, sostenibilidad.

 

El ejemplo también sirve a la reflexión que dio origen al título de la presente nota, vinculado a la sociedad argentina. Las luchas políticas e ideológicas (poco razonables la mayoría de las veces), o las mantenidas por intereses económicos, aquí en este país, naturalmente muy poco muestran perseguir sistemas sostenibles, que serían aquellos que sirvan para el desarrollo y crecimiento constante del país, o su mantenimiento, en todo caso, en niveles que no retrocedan, en los aspectos económicos y sociales, y también en lo referido a las leyes y a la búsqueda de una permanente y sólida educación. ¿Quién podría oponerse a tan profundos y razonables propósitos …?. Sin embargo, a juzgar por lo que se ha venido viendo durante casi un Siglo, pareciera que siempre han influenciado fuerzas negativas que frenaron cualquier intento en ese sentido, pese a las mejores voluntades que se han manifestado en sentido contrario.

 

No sería posible ni justo tampoco, aseverar que no hubo nunca, en todo ese Siglo, y aún hoy, medidas tendientes a conseguir ese consenso para lograr una Argentina sostenible. Con seguridad que las hubo, pero ahora la Argentina requiere de un nuevo impulso y más fuerte que nunca, para salir del atolladero donde se la colocó. Que el árbol no impida ver el bosque, y que la dirigencia, pero por sobre todo el pueblo en general, sepa ubicarse en esta urgente necesidad, y gran oportunidad histórica …

 

Hace aproximadamente 10 años, un ilustre visitante extranjero preguntó al suscripto, cuánto tiempo demandaría conseguir Gobiernos, en la Argentina, que fuesen creíbles y predecibles, aunque la referencia era hacia la sociedad toda y no sólo a su conducción política. Recibió como respuesta: “Por lo menos 40 años …, pero en tanto y en cuanto se comience esta misma noche …”, se agregó.

 

No es pesimismo lo expresado, sino una realidad basada en la razón, y su reconocimiento tampoco debería entristecer. Por el contrario tendría que servir de estímulo para la generación de cambios, de planteos sólidos y firmes, abandonando la acostumbrada práctica de soluciones improvisadas, a las apuradas, “a la argentina”. Material humano preparado, nos sobra … Paradojalmente, lo que falta es, en un país con tantas iniciativas, el surgimiento de verdaderos emprendedores de la Política …

 

 

Carlos Cabana Cal

 Enfoques Positivos

Septiembre de 2016

4 Comments on "¿Cómo imaginan los argentinos a un sistema político y económico para que sea sostenible?. ¿Hay consenso?"

  1. Emilce Rómine | 30 Agosto, 2016 at 11:06 pm |

    Como docente hasta dudo de los acuerdos que puedan surgir de reuniones entre políticos y maestros porque cada año se viene repitiendo la misma historia. Los Gobiernos no quieren aumentar en debida forma los sueldos y los maestros se niegan a presentarse a dar clases. Pero sí reconozco que la dirigencia docente es de terror y son siempre los mismos

  2. EDUARDO ANSELMI | 31 Agosto, 2016 at 7:38 pm |

    AQUÍ, A DIFERENCIA DE LA NOTA SOBRE EL KIRCHNERISMO, FALTÓ UNA MEJOR FOTOGRAFÍA, EN ESTE CASO HUBIERA IDO LA DEL SINDICALISTA QUE ENGORDÓ DE TANTO “TRABAJAR” CORRIENDO DE COLEGIO EN COLEGIO Y VIVIENDO CON LO ESCASO QUE COBRAN TODOS SUS COMPAÑEROS

  3. Difícil va a ser que los argentinos piensen en términos de sustentabilidad cuando ni siquiera han dejado de pensar en el peronismo después de casi 70 años de no importarles convivir con esa grave enfermedad

  4. HOY UNA NUEVA AMENAZA DE PARO Y QUE CASUALIDAD CASI SIEMPRE SON LOS MISMOS VAGOS LOS QUE PROPONEN HUELGAS O SEA NO LABURAR

Comments are closed.