Comienza a verse una tibia condena social a la naturalizada cultura de corrupción y desapego a la ley. ¿Se logrará …?

El 1 de Abril la población salió más para pedir justicia que para apoyar al Gobierno. Esto tiene que saberlo Macri ...

Mucho tendría que ver el auge de las redes sociales que quita de en medio al Periodismo no independiente

 

Falta muchísimo todavía como para hablar de un comienzo consolidado de cambio de valores, de la obtención de una conciencia de condena social hacia los hechos de corrupción o enfrentados a la ley. Pero por algo se empieza.

Han sido muchos los años en que poco a poco se fue afirmando un insano actuar desde la dirigencia política y judicial, que constituyó una verdadera catarata de pésimos ejemplos, los más propicios para empujar al vacío a quienes no tuvieran educación ni valores.

Una conducta hasta ostentosa a la hora de despreciar las leyes y las normas morales. Y que dejaba en claro que el poder político pasaba por encima de cualquier organismo creado precisamente para el control del Estado. ¿Qué duda cabe de que esos controles oficiales estaban en manos de los más eficientes colaboracionistas del régimen?.

Lamentablemente, esos tristes personajes hoy ni siquiera son llamados a declarar a la Justicia, a aportar las informaciones que ayudarían enormemente a descubrir las maniobras de corrupción y a sus principales culpables.

Un fenómeno, el descripto, que se manifestó fuertemente en la Argentina por muchas décadas, aunque con mayor fuerza en las últimas dos de ellas, a través de un Gobierno del que podría decirse que logró casi la perfección en la transgresión de las normas, conservando una total impunidad.

Por ello es que cuando ciudadanos comunes o dirigentes muy bien intencionados pretenden armar campañas para recuperar el dinero robado por los Funcionarios corruptos, uno se pregunta de qué han de estar hablando cuando ni siquiera se tienen debidamente identificados a todos los corruptos –por falta de interés y de trabajo de la Justicia-, quienes son muchos más que los que popularmente se conocen. Y que han cometido un daño enormemente mayor al que a simple vista puede reconocerse

De allí la absoluta responsabilidad de quienes ocupan los despachos más importantes de los Tribunales. Varias notas ha publicado ENFOQUES POSITIVOS al respecto, y muy buenos colegas investigadores aportaron lo suyo, con resultados exitosos, que estos jueces vagos y prevaricadores prefieren ignorar. ¿Cómo podría un argentino imaginar que desde la Justicia de su país hoy saldrían resultados ejemplificadores, traducidos en ladrones condenados o en la recuperación de los dineros robados al Estado …?.

Volviendo al título de la presente nota, puede decirse que en los últimos meses empezó a manifestarse en las principales redes sociales una especie de reconocimiento a la “insustentabilidad” de la corrupción. No se trata, por cierto, de una explosión de pudor colectivo. No, la Argentina está todavía muy lejos de eso, pero hay que rescatar aún lo poco que pueda verse en ese sentido.

Lo señalado es más notable, como queda dicho, en las redes sociales, las que se diferencian de los principales Medios de Comunicación cuando estos muestran una clara dependencia del poder político y del empresarial, a través del uso de la pauta publicitaria. Lo que prevaleció en la Argentina, para estos fines, fue la pauta oficial.

A modo de conclusión acerca de lo expuesto, al menos para el Portal, los hechos señalados pueden constituir una cierta esperanza a través del inicio de cambios que con el paso del tiempo podrían constituirse en sustanciales, en tanto y en cuanto haya continuidad de Gobiernos que, más allá de sus errores políticos y económicos, e importantes injusticias en varios aspectos, sobre lo que habría que trabajar mucho más para mejorar, al menos tengan por norma un mínimo respeto por la institucionalidad, situación de la que todavía se está muy lejos, pero con la presión ciudadana el tiempo de su arribo podría acercarse.

Jugaría asimismo a favor del optimismo, el imaginar que tanto desorden e inmoralidad en el marco descripto, más el consiguiente dolor por las muertes y las grandes injusticias expresadas en ese escenario, llevarán necesariamente al sector de la ciudadanía que aún se mantiene limpio y sano – que no es reducido -, a una profunda reflexión capaz de generar cambios positivos …

 

Carlos Cabana Cal

Enfoques Positivos

7 de Mayo de 2017

FUENTE: ENFOQUES POSITIVOS

3 Comments en "Comienza a verse una tibia condena social a la naturalizada cultura de corrupción y desapego a la ley. ¿Se logrará …?"

  1. COMPARTO A MEDIAS PERO ES JUSTAMENTE EN LAS REDES SOCIALES DONDE PARECE QUE HAYMÁS PERSONAS QUE ALCANZAN A COMPRENDER ESE RARO FENÓMENO QUE LE PEGÓ Y LE PEGA TANTO A LA ARGENTINA

  2. Hay algo claro e indiscutible: Mientras los argentinos no aprendan a respetar las leyes y aprendan que entre ellas la de no robar es muy importante, esto nunca va a salir adelante

  3. Veo la fotografía de esta nota y me pregunto yo también si Macri habrá tomado en cuenta que no todos los que asistieron a la marcha están de acuerdo con su gobierno sino que fueron especialmente a expresar lo que quieren y necesitan para que se entere el gobierno

Comments are closed.