CIRCULA EN INTERNET: La preocupación de la ciudadanía ante un caso insólito e imperdonable

Aquí hace falta urgentemente arreglarles la cabeza a muchos Legisladores y Jueces. Son el germen del delito, de la injusticia y de la impunidad

Ante todo corresponde aclarar que esta pieza que fuera recibida dentro de la enorme cantidad de mensajes que se transmiten por la red, corresponde, según después fue corroborado por el Portal, a una nota aparecida en el Diario LA NACIÓN, del 27 del corriente mes de Noviembre, y fue suscripta por el Periodista GUSTAVO CARABAJAL, en un muy eficiente trabajo.

Circuló, al menos así llegó a esta Redacción, encabezado por la siguiente pregunta: “¿Conoce usted al Juez que intervino en este caso, y al Abogado que defiende a este tipo de delincuentes?.

A continuación se transcribe el mensaje:

“Liberan a un asesino múltiple que había sido condenado a perpetua hace 7 años

César Ghirardi fue sentenciado por un crimen que cometió en 2008, seis días después de salir de la cárcel, donde estuvo preso por haber matado a tres personas durante robos

Por una alquimia judicial, César Humberto Ghirardi, de 35 años, uno de los asesinos seriales más sanguinarios de la historia criminal argentina, quedó en libertad la semana pasada, a pesar de que tenía una condena a prisión perpetua por homicidio que le impusieron en abril de 2010. Fue el responsable del asesinato de un custodio, ocurrido en 2008, cuando intentó robarle los $ 86.000 que llevaba para pagar sueldos del personal de una empresa de seguridad privada.

Antes de que lo condenaran por ese asesinato, Ghirardi había recibido sentencias de entre 14 y 18 años por otros tres homicidios. Sólo Carlos Eduardo Robledo Puch, condenado en 1980 por 11 asesinatos, cometió más homicidios que él.

Entre 1996 y 2008, Ghirardi asesinó a cuatro personas. Sin embargo, hace una semana, la Justicia lo benefició con la libertad condicional.

Según fuentes judiciales, el magistrado fundó su resolución en un fallo de la Suprema Corte de Justicia bonaerense que aceptó el pedido del imputado para que la condena a prisión perpetua que, en abril de 2010, le impuso el Tribunal Oral N° 7 de San Isidro, se unificara con otras sentencias que recibió de 18 y 14 años de cárcel por homicidios cometidos en Ramos Mejía y en el penal de Florencio Varela.

Con una resolución de la Suprema Corte de Justicia, de 2014, el juez de Ejecución de San Isidro Antonio David realizó el nuevo cómputo de la pena y se determinó que por la aplicación de la ley del dos por uno, Ghirardi había cumplido 31 años y 11 meses.

Uno de los aspectos llamativos de la sucesión de fallos que benefició a Ghirardi fue que el 27 de mayo de 2008 salió de la cárcel porque supuestamente había cumplido esas condenas de 18 y 14 años de prisión. Pero, seis años más tarde, el máximo tribunal provincial consideró que las condenas no estaban agotadas y las unificó con la prisión perpetua.

Debido a que Ghirardi había cometido tres de los cuatro homicidios por los que fue condenado cuando estaba vigente la norma que computaba como doble cada día que un procesado estuvo preso sin tener una sentencia firme, logró licuar la condena a prisión perpetua. Así, pudo salir de la cárcel después de haber cumplido siete años de la condena.

Si bien todos todas las resoluciones, tanto la de la Suprema Corte como la de la Cámara de Casación y la del juez de Ejecución se ajustaron a derecho y a los principios de la ley más benigna y de la norma que estaba vigente en el momento que Ghirardi cometió tres de los cuatro asesinatos por los que fue condenado, en todas las sentencias se dejó de lado la declaración de reincidencia.

Al beneficiar a Ghirardi con la unificación de penas que, según algunos criterios judiciales, ya estaban agotadas, se posibilitó que un condenado a prisión perpetua saliera en libertad después de pasar sólo siete años preso.

El 27 de mayo de 2008, Ghirardi salió de prisión porque la Justicia consideró que había cumplido las condenas 18 y 14 años cárcel que le impusieron por los asesinados de Fabián Brain y Fernando Diácono, durante un asalto en Ramos Mejía, y por el homicidio de Víctor Sotelo Gavilán en Florencio Varela.

Pasaron apenas seis días para que Ghirardi volviera a asesinar. Según la sentencia del Tribunal Oral N° 7 de San Isidro, el 2 de junio de 2008, Ghirardi mató en Rincón de Milberg al custodio Sergio Conti.

“Se trató de una acción atroz, desproporcionada e irracional con el fin de consumar y asegurar el robo del dinero que llevaba la víctima. Los disparos fueron hechos a corta distancia y a matar”, sostuvieron, en 2010, los magistrados al condenar a prisión perpetua a Ghirardi. Hace una semana el ladrón que mataba para robar quedó libre”.