China aprovecha hábilmente las debilidades de los Gobiernos corruptos y antidemocraticos de la región

Ecuador no escapa a este esquema, y Rafael Correa aplicará el mismo sistema de Maduro y Kirchner

El caso más evidente, además de dramático, que sirve para ejemplificar la situación, está dado por la total entrega que ha hecho Venezuela de su principal riqueza, al Gobierno de China. El paí­s americano ha perdido hasta el auto-abastecimiento de petróleo, después de haber comprometido la producción de cientos de productos también de gran importancia, lo que ha llevado a sus habitantes a sufrir por estos días necesidades desconocidas en la historia venezolana.

El irresponsable endeudamiento de este país con el de China, proceso iniciado por HUGO CHÁVEZ y consumado eficientemente por NICOLÁS MADURO, es de tal magnitud entonces, que han perdido por varias decenas de años, la posibilidad de contar con su propia producción de petróleo, el que será transportado a China aunque sea por sistemas especiales y costosos, de tan necesario que ese producto resulta al país asiático. Ahí­ está para respaldar este dato, el intento de construcción de un nuevo canal en América, a desarrollarse en Nicaragua, porque el de Panamá no está preparado para la envergadura de los barcos que portarán tan preciada y cuantiosa carga.

Venezuela sí respetará los contratos de venta de petróleo preexistentes con otros paí­ses, los cuales irán caducando en los próximos años. El resto de la producción pasará íntegramente a China.

Pero habrá más condicionamientos, de parte de China:

El otro requerimiento impuesto por los chinos, como contraprestación exigida a los Gobiernos desesperados que le piden ayuda en dólares para subsistir, situación creada por el despilfarro, las pésimas gestiones y la alta corrupción, como sucede en Venezuela y en la Argentina, por dar los dos casos más emblemáticos, es la obligación de recibir productos chinos de baja calidad. Es decir, los paí­ses que han caí­do bajo las garras de China, serán prácticamente esquilmados en sus producciones básicas más importantes, así­ como en el caso de Venezuela será el petróleo, en la Argentina será la soja y otros frutos de la tierra, lo que frenará cualquier intento de exportaciones argentinas con valores agregados y ni siquiera permitirá ese tipo de actividad para el consumo interno, ya que desde aquel país vendrán elementos a un costo imposible de obtener aquí­.

Y además de estas duras exigencias, China obtiene otros beneficios en los países a los que está sometiendo. En el caso de la Argentina ha conseguido que se le permita instalar una base militar de espionaje espacial, la que puede ser considerada sin que se haga necesario ser un experto en conflictos internacionales, como de gran peligro para este paí­s, en caso de futuras confrontaciones bélicas entre las grandes potencias en el mundo. Dí­as atrás un Analista reflexionaba si la primera bomba nuclear en un caso así­, no caerí­a en la zona de Neuquén, donde China tendrá esa base, con su propia soberaní­a, leyes y militares extranjeros. Todo en el territorio Nacional.

Tanto en el caso de Venezuela como en el de la Argentina, sus respectivos Presidentes hicieron en los últimos meses, viajes a China para refrendar con todas las garantí­as -,para China, claro-, los respectivos documentos que confirman esa situación de hipoteca, por varias generaciones de sus ciudadanos.

Y al menos en nuestro paí­s, los compromisos han dejado abierta la posibilidad de crear más y más amplios acuerdos bi-nacionales en el futuro, exclusivamente con China. Del Gobierno que suceda al de CRISTINA KIRCHNER, tampoco deberá esperarse demasiado, porque si fuera DANIEL SCIOLI el que ocupara la Casa Rosada, no hace falta esforzarse para imaginar cómo este actual Gobernador seguirá respondiéndole fielmente a su actual Jefa. Y si fuera MAURICIO MACRI igual será el caso, conociendo los enormes esfuerzos que al efecto viene realizando desde hace ya varios años FRANCO MACRI, a quien su hijo con seguridad no va a contradecir, cuando se trate de un gran negocio para la familia, aunque sea desastroso para el paí­s.

La enorme cifra que China dedica a América Latina

En una reciente reunión organizada por el Presidente de China XI JINPING, en Pekí­n, con lí­deres de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC), el Mandatario chino dijo que su paí­s invertirá alrededor de 250.000 millones de dólares en esta región, no descartando incrementar esta cifra en un tiempo cercano.

¿Dice algo esta información acerca del puntual interés que tiene China en esta parte del globo?. Se trata de una estrategia que incluye el arribo de ciudadanos chinos a los paí­ses de la región, para su asentamiento definitivo, sobre lo cual la Argentina ya tiene la muestra con el incremento notable de radicaciones de personas de ese origen, en nuestro paí­s, actividad en la que el Gobierno -“y en especial la familia MACRI, asociada a este en una notable relación amable-, ponen mucho esfuerzo en facilitar esos ingresos.

Todo lo cual está llevando a conseguir una dependencia total hacia un “Imperialismo” que dominará al paí­s, cosa que suena incoherente con el relato kirchnerista, el que destaca la frontal resistencia que la Argentina debe ofrecer a cualquier manifestación de dominio proveniente del exterior.

Bueno, pero entre los argentinos: ¿En que afectará al Gobierno la exposición de una enorme mentira más de ese relato, ante tantas otras que quedan a la vista cotidianamente?.


Fuente: Enfoques Positivos