Bochornosa situación en los Tribunales de San Isidro. Actitudes muy irresponsables hacen peligrar a la comunidad

El edificio principal de los Tribunales de San Isidro

La Justicia bonaerense muestra su muy bajo nivel. No podría ser diferente tras años de un Gobierno tan negativo

 

En todos los aspectos que hacen a un Gobierno, durante el pésimo que tuvo a su cargo DANIEL SCIOLI, la Justicia de ese Distrito no podía quedar afuera de los grandes desaciertos y torpezas. Días atrás quedó en evidencia el verdadero descontrol y falta de probidad de los Funcionarios judiciales del Departamento Judicial de San Isidro, al trascender la noticia que informó sobre el hallazgo de elementos pertenecientes a los Tribunales de esa ciudad, gracias a las denuncias presentadas por los vecinos de hechos que estuvieron a la vista de muchas personas, pero no para quienes tienen la obligación de detectar escandalosas irregularidades, porque para ese trabajo precisamente, cobran, y sueldos muy importantes más irritantes privilegios.

Los hechos en cuestión fueron descubiertos hace ya varias jornadas, pero ni los jueces del lugar y tampoco la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, hasta el momento han difundido información al respecto, a través de los Medios de mayor circulación, como hubiese sido su obligación. Esos hechos consistieron en el hallazgo de material que debería haber estado a la guarda de Juzgados, entre lo cual habría armas, chalecos de seguridad, municiones, chapas patentes de automotores, etcétera, en recipientes para recibir residuos, puestos en plena calle, y al alcance de cualquier persona. Como puede verse, algo extremadamente grave, que ha puesto en serio riesgo a la población.

Y más grave aún, según los comentarios de vecinos del lugar, es que una vez descubierto el fenómeno, la reacción de parte de las autoridades correspondientes, fue increíblemente lenta. Pasado cierto tiempo se decidió secuestrar los recipientes y colocarlos dentro de un depósito del edificio judicial, pero, según lo que informa el Diario LA NACIÓN del último Domingo, 18 de Diciembre, allí se encuentran sin seguridad ni presencia de cámaras vigiladoras.

Lo descripto se manifiesta en un marco de gran desprestigio dado a través del comportamiento de jueces, fiscales y demás funcionarios de la Justicia bonaerense, fenómeno que no es exclusivo de esa jurisdicción, pero aparentemente, por lo escuchado a través de litigantes, abogados y particulares en general, es que si bien se desempeñan funcionarios probos y decentes en el Poder Judicial bonaerense, estos no pueden hacer demasiado ante una ineptitud notoria de parte de la mayoría de sus miembros.

Cuando trascendieron los hechos aquí mencionados, no había pasado ni una semana desde que se conoció otro caso escandaloso protagonizado por una jueza del Departamento Judicial de Morón, hoy acusada por ejercer violencia laboral, utilizar a su personal para tareas personales, y haber firmado resoluciones de manera anticipada para aparentar que se encontraba en actividad, simulando presentismo aún habiéndose ido de vacaciones. ¿Cómo quedan y qué valor legal tendrán las sentencias suscriptas en esas condiciones?. Tampoco se encontró nada de parte de la Suprema Corte, con respecto a este suceso, del que detalladamente se ocupó el Diario CLARÍN el 13 del corriente mes.

La situación general descripta en una tan delicada función como lo es la de imponer justicia, genera a su vez otro interrogante, y este está referido al silencio que mantienen los Colegios de Abogados, actitud que genera en la población la idea de un actuar meramente declamatorio, y recaudatorio, de parte de este tipo de entidades, sobre las que no se conocen fuertes planteos que, por su naturaleza y composición deberían obligatoriamente manifestarse ante los malos desempeños de la Justicia.

El tema es muy grave, y algunas fuentes calificadas en el ambiente tribunalicio coinciden en reconocer un bajo nivel de formación, entre los componentes de la Justicia en general, pero últimamente se advierten picos importantes en la provincia de Buenos Aires, donde, dicen, se puede llegar hasta a integrar la misma Suprema Corte nada más que manteniendo un actuar medianamente prolijo (sin embargo habría casos allí de miembros con importantes denuncias en su contra, incluso desde antes de llegar a ese puesto), a través de un sistema de ascensos que alguien se animó a calificar de “vegetativos”, obtenidos sólo por antigüedad y contactos políticos que suelen ayudar, y mucho, para esos fines. Es decir, que suele dejarse de lado la capacitación y los nuevos desafíos que impone una labor tan sensible.

Lo que quiere decir, con palabras más crudas, que aún siendo un vago y perezoso para el estudio (actitud que luego se expresará también en el trabajo regular), en ese ámbito se puede llegar a ser juez y seguir ascendiendo, acerca de lo cual se señala que habría muchos ejemplos, y algo muy grave además, es que en las denuncias en contra de jueces y camaristas, se suele actuar de modo corporativo, cuidándose las espaldas unos a otros …

Y obviamente así, bajo esas condiciones, no se puede hablar de “justicia”. Habría que buscar otro nombre al escenario que alberga tan importante actividad, o cambiar la mentalidad y la moral de sus integrantes. O mejor, tal vez, a ellos mismos …

 

 

 

3 Comments on "Bochornosa situación en los Tribunales de San Isidro. Actitudes muy irresponsables hacen peligrar a la comunidad"

  1. Rafael Armida Piersen | 21 diciembre, 2016 at 12:22 am |

    Son todos de un nivel muy bajo allí adentro. Yo conocí a verdaderos jueces hombres serios y que trabajaban mientras que estos hacen hasta ostentación de la vagancia

  2. Alberto Padilla | 22 diciembre, 2016 at 9:02 am |

    Inevitablemente y así como sucedió con la policía de la provincia su justicia también tenía que ser afectada y es así que hubo nombramientos de personas que no estaban en capacidad de actuar como jueces y además de su incapacidad fueron considerados para esos cargos por cuestiones politicas y de ideología del gobierno de turno. Lo cierto es que hoy hay funcionarios de la justicia en cargos muy altos empezando desde la misma Suprema Corte que no deberían estar allí

  3. Gregorio MInetti | 28 diciembre, 2016 at 10:39 pm |

    Bien lo dice el encabezamiento de la nota cuando menciona que conel gobierno que soport¿o la provincia no podía esperarse una justicia independiente y honesta y además eficiente. Los jueces y demás funcionarios son como la poblaciónque votó a su gobernador – se supone

Comments are closed.