ARA SAN JUAN: ¿Error humano, fatalidad o corrupción?. Entrevista con un prestigioso especialista

La nave hundida, y el Marino entrevistado

El Vicealmirante (RE) y VGM ANTONIO JOSÉ MOZZARELLI, aporta datos de gran interés

 

Mientras siga sin aparecer el submarino que se hundió con 44 tripulantes, será difícil –aunque no imposible-, descubrir la verdadera razón de esta tragedia. Por ahora se cuenta con los aportes basados en la experiencia y la imaginación sobre el hecho, realizados de buena fe; y por otro lado con algunas versiones lanzadas con la audacia de algún inexperto irresponsable, o de parte de quienes buscan protagonismo personal. Son pocas las figuras que cuentan con la debida seriedad y experiencia en el tema.

Una de estas últimas es quien hoy en ENFOQUES POSITIVOS aportará una razonable opinión sobre el caso, el Vicealmirante ANTONIO JOSÉ MOZZARELLI, dueño de un antecedente profesional destacable, al haber sido quien, en el año 1991, dijo públicamente que la Argentina se encontraba indefensa a raíz de sus muy bajos presupuestos militares, situación que lo llevó a un forzado alejamiento de la Armada, siendo por entonces el Subjefe del Estado Mayor de la misma.

Lo expuesto en aquella ocasión por el entrevistado, abre hoy varias alternativas a la hora de buscar las razones por las cuales podría haberse hundido el submarino ARA SAN JUAN. Es decir, hay datos, en la presente entrevista, para quienes quieran encontrarlos, que son pistas ineludibles para cualquier investigación seria sobre el triste suceso en cuestión.

Vale contextualizar: Los dichos del Vicealmirante MOZZARELLI, por más ciertos y reales que hayan sido, fueron considerados inoportunos por el Gobierno kirchnerista. No sólo había denunciado la indefensión que sufría el país, por sus magros presupuestos militares, sino que los bajos salarios del personal de las distintas Fuerzas impedían que estos llegasen a fin de mes, según lo consignó el Diario EL TIEMPO, de fecha 14 de Mayo de 1991. En ese momento el Jefe de la Armada era el Almirante JORGE FERRER, y el Presidente de la Nación CARLOS SAÚL MENEM.

El Vicealmirante MOZZARELLI pidió entonces su retiro de la Fuerza, el que fue aceptado por la Jefatura de la Armada.

A continuación la transcripción de la entrevista:

¿Mantiene hoy la misma opinión que emitió usted en el citado documento de 1991?

“Absolutamente. Los hechos demuestran que la situación por mi denunciada en 1991, en materia de presupuesto para las Fuerzas Armadas Argentinas, ha continuado deteriorándose durante los 27 años transcurridos bajo distintas dirigencias políticas, desde aquella denuncia por la cual debí pasar a retiro cuando me desempeñaba como Subjefe del Estado Mayor General de la Armada.

Las consecuencias de todo orden en materia de Defensa Nacional están a la vista, con algunos hechos que han tomado estado público, en materia de unidades que han debido suspender sus misiones o tareas, incluso en ejercitaciones combinadas con armadas extranjeras, por inconvenientes técnicos que no pudieron superarse en el momento.

Esta negativa evolución de la capacidad de defensa de la Nación debe completarse, para conocimiento de la ciudadanía, con carencias en materia de stoks de repuestos para las unidades, amunicionamiento y horas reales de adiestramiento en el mar.

En particular, durante el gobierno de Menem se canceló la construcción en el país, de los submarinos TR 1700 y se vendieron como chatarra, las partes nuevas construidas de las unidades 4ª y 5ª de la serie. Recordemos que el 1º y el 2º fueron hechos en Alemania (Santa Cruz y San Juan), el 3º está entero sin terminar en el CINAR y el 6º nunca fue empezado.

Se ha publicado repetidamente en los medios, que el porcentaje del PBI que Argentina destina a sus Fuerzas Armadas es inferior al promedio de América Latina, con lo cual no se pueden esperar otros resultados.

Cuán diferente era la situación de nuestra República a comienzos del siglo XX, cuando poseíamos la sexta Flota de Combate del Mundo y nos habíamos dado el lujo de cederle dos acorazados a Japón, los que después repusimos con los Acorazados “Moreno” y “Rivadavia”.

Esos bajos recursos que usted oportunamente denunció como que le llegaban a la Armada, ¿Pueden haber generado falta de prácticas necesarias para el mejor funcionamiento de las naves, y una consiguiente disminución de las tareas de capacitación de sus tripulaciones?. ¿Habrían disminuido esas prácticas, así como ha sucedido con los aviones militares?:

 “Ha habido a través de los últimos años, una constante reducción de los días de adiestramiento en el mar, de parte de nuestras unidades. Eso atenta contra el adiestramiento que el personal debe mantener para operar eficazmente las naves y, más aún, enfrentar con experiencia las fallas técnicas que se presentan rutinariamente.

A lo anterior se suma la necesaria experiencia que, en particular los Oficiales, deben adquirir en la operación de sus unidades en diferentes situaciones meteorológicas, por cuanto en algún momento futuro habrán de desempeñarse como comandantes, con toda la responsabilidad que ello implica en la seguridad de sus tripulaciones. El mar es un medio hostil para el hombre y se requiere experiencia para operar en él; esto no solamente es válido para las marinas militares sino, además, para las marinas mercantes.

 Asimismo, estas premisas se hacen más exigentes cuando se trata de unidades especiales como lo son las aeronaves que operan sobre el mar o submarinos, las cuales enfrentan riesgos mayores”.

Además de lo expresado, podría aceptarse que en una tragedia como la del Submarino ARA “SAN JUAN”, en su manifestación hayan confluido otros hechos procedentes asimismo de diferentes orígenes, tales como:

  1. La falta de presupuesto señalada, puede haber afectado también el mantenimiento de las embarcaciones, la calidad de los repuestos, la oportunidad de la sustitución de los mismos, etcétera.
  2. Las mismas consecuencias en cuanto a mantenimiento y controles del material, esta vez motivada por hechos de corrupción al desviarse los dineros que deberían haberse destinado a la nave (acerca de esta última posibilidad, se ha publicado importante información en prestigiosos Medios internacionales, y hubo denuncias públicas ante la justicia en el año 2010):

 “Esta pregunta abarca un amplio espectro, con lo cual la respuesta sería muy larga. Trataré de ser sintético.

No es un secreto que desde hace ya varios años las Fuerzas Armadas tienen un presupuesto que, en porcentaje del PBI, es inferior al promedio de Latinoamérica. Si se suman los valores actuales de las bases de la Armada, más las unidades navales, aeronavales y de infantería de marina en servicio, se alcanza un valor de varias decenas de miles de millones de dólares. Teóricamente al mantenimiento se debería destinar, anualmente, un 10% de ese capital.

En 1991, cuando expuse públicamente las carencias que enfrentábamos, teníamos para funcionar 120 millones de dólares al año y es por demás evidente que el capital operativo de la Armada es mucho mayor que 1200 millones de dólares, si aquella cifra fuera el 10% que acabo de mencionar.

En otro orden de cosas, las fallas de mantenimiento pueden deberse, aparte de la falta de presupuesto, a falta de los repuestos adecuados (que en el fondo es falta de presupuesto), a falta de idoneidad del personal de abordo y de los talleres para ejecutar los trabajos respectivos y, finalmente, a actos de corrupción, lo que está en curso de investigación.

El cliente, en este caso la Armada, es quien debe rechazar los trabajos mal ejecutados y las pruebas fallidas; estamos hablando de una unidad submarina cuyo servicio es riesgoso por definición y en ello va la seguridad de la unidad y su tripulación.

El Submarino ARA”SAN JUAN” había sido objeto de las llamadas “reparaciones de media vida” que son amplias en todo sentido (tiempo y profundidad de los trabajos) y sus resultados son objeto de exigentes “Pruebas de Muelle y Mar”, diseñadas por el astillero constructor, superadas las cuales la unidad queda habilitada para ser vuelta al servicio. Tienen que estar registrados los resultados de tales pruebas y de ellos debería surgir si se aceptaron deficiencias, cuáles y porqué”.

¿Conoce usted, como submarinista, muchos casos de naves de esa condición que hayan desaparecido sin dejar rastros?

“Desde que el submarino debutó en la Iª Guerra Mundial, como nave militar (sin considerar la acción aislada de la unidad de los Confederados en la Guerra Civil Norteamericana), ha habido diversos casos de unidades submarinas perdidas sin acciones bélicas de por medio. La Armada de Francia tiene el caso del Minerva; la de EE.UU. los casos del Tresher y del Scorpion; la Armada Israelí el caso del Daka y seguramente otros que puedo no recordar en este momento. El caso del Minerva es uno de los que no pudieron ser localizados, a pesar de haberse perdido relativamente cerca de la Base Naval de Toulon. En los casos del Tresher y del Scorpion debieron abandonarse las búsquedas con resultado negativo, aunque muchos años después se localizaron restos. Las búsquedas son difíciles y muchas veces de resultado negativo, por las características irregulares del fondo en algunas ocasiones y en casi todos los casos, por las profundidades involucradas”.

Por último: ¿Consideró usted adecuadas y eficientes las acciones destinadas al hallazgo e intentos de rescate del Submarino ARA “SAN JUAN”, por parte de las armadas y organismos intervinientes, nacionales y extranjeros?

“No conozco en detalle las capacidades de los medios extranjeros empeñados en la búsqueda y rescate de la unidad perdida. Solamente me ha llamado la atención que la unidad submarina de rescate de la Armada Norteamericana pudiese operar hasta 600 metros solamente, como se ha informado. La Armada de EE.UU. tiene mejores medios que eso.

Los medios propios no están, en general, preparados para este tipo de búsquedas y rescate. Recuerdo que cuando estuve a cargo de la inspección del comprador, en la primera parte de la construcción de nuestros submarinos en Emden, Alemania, se fijó contractualmente que la pista que rodea la escotilla en la cubierta, estaría preparada para recibir el mini-submarino de rescate de EE.UU., transportable por vía aérea, porque nuestra Armada no poseía ese medio, y se podía disponer permanentemente de esa asistencia, mediante el pago de un canon.

De todos modos, para llegar al rescate es necesario, antes, localizar la nave siniestrada, que es la parte más dificultosa si, como se ha informado, la unidad estaba algo más al Este del fin de la plataforma continental, donde ya las profundidades aumentan”.

5 Comments on "ARA SAN JUAN: ¿Error humano, fatalidad o corrupción?. Entrevista con un prestigioso especialista"

  1. Eduardo Pastor | 21 febrero, 2018 at 1:39 pm |

    Me gusta mucho que no se abandon este gran tema por culpa del cual han muerto tantos argentinos y creado un fuerte dolor en todos los argentinos

  2. HORACIO BENJAMIN OCHOA | 21 febrero, 2018 at 3:29 pm |

    DEBE DE HABER EN ESTO DEL SUBMARINO HUNDIDO MAS QUE NADA ALGO QUE TENGA QUE VER CON LA CORRUPCIÓN CON TANTO ROBO QUE HICIERON LAS AUTORIDADES EN LOS ÚLTIMOS AÑOS INCLUIDOS LAS JEFATURAS MILITARES QUE TODO LO TOLERABAN DE PARTE DE LOS POLITICOS PORQUE TUVIERON MIEDO DE PERDER EL TRABAJO. EN ESTA NOTA TENEMOS UN CLARO EJEMPLO DE VALOR Y DIGNIDAD COMO LO ES EL VICEALMIRANTE ENTREVISTADO QUE PREFIRIÓ EL RETIRO QUE ERA PREVISIBLE ANTES QUE SEGUIR SIENDO CÓMPLICE. ¿QUÉ DIRÁN SUS CAMARADAS COMPROMETIDOS CON LA CORRUPCIÓN?

  3. Camilo Azpertúa | 21 febrero, 2018 at 6:40 pm |

    Si se destapase el tema del hundimiento del San Juan las consecuencias tocarían a muchas personas tales como empresarios, militares y gente del gobierno. Es de desear que las investigaciones avancen y no terminen como las comisiones a las que se refirió Perón una vez burlándose de ellas por su inutilidad y el tiempo que demoraban en dar respuestas

  4. sergio almonacid | 22 febrero, 2018 at 12:16 pm |

    coincido con horacio ochoa en que en esto del submarino ha habido mucha corrupcion inclusive en el caso de que alguno o algunos de los elementos de la embarcacion no funcionaran bien

  5. María Silvina Estevez | 22 febrero, 2018 at 3:48 pm |

    Macri se borró con esto del submarino. Da pena ver a los familiares como se han sentido humillados por este gobierno

Comments are closed.