Antes de las próximas elecciones deberían aparecer gestos de parte de la Justicia, que tranquilicen a la población

Desde su atril, CK vaticina con su dedo índice y convicción: “No terminaré en la cárcel”. Algo sabrá …

Son muchos y muy fuertes los reclamos que se dirigen hacia ese sector. ¿MACRI puede hacer algo al respecto …?

 

Repetidamente se ha escuchado en especial del mismo Presidente MAURICIO MACRI, aunque también del Ministro de Justicia GERMÁN GARAVANO, las excusaciones que aluden a la imposibilidad del Poder Ejecutivo de incidir en la Justicia para la realización de investigaciones judiciales, sin que ello pueda ser denunciado como una intromisión de un poder sobre el otro.

En tren de ajustarse estrictamente a la idea así presentada, es obvio que esa acusación sobrevendría de inmediato, y con justa razón. Pero cualquier conocedor de los manejos de la Política sabe que ésta guarda recursos para muchas situaciones que consideradas así, fríamente y en esquema, resultarían imposibles.

¿Acaso lo que está sucediendo hoy en Jujuy con la prisión de MILAGRO SALA, podría atribuirse a un manejo arbitrario o una imposición o invasión del Ejecutivo provincial, sobre su Poder Judicial?.

Afirmativa, sería la respuesta de parte del kirchnerismo a esta pregunta, pero cualquier ciudadano puede saber que las acusaciones que involucran a la dirigente nombrada, han sido vastamente probadas. Y que su libertad implicaría un serio riesgo para las pruebas existentes y además un claro amedrentamiento para las víctimas denunciantes, también es razonable creerlo. El Gobierno provincial lo único que ha hecho es exigirles a los Jueces que trabajen, y eso no puede ser teñido de partidismo ni de persecución política.

En las últimas semanas hubo fuertes críticas a la situación beneficiosa y altamente injusta que disfruta JULIO DE VIDO, hombre necesariamente involucrado en graves ilícitos según todas las denuncias que necesariamente lo rozan por las funciones que ha cumplido en el Gobierno de los K. Ha estado presente en ellos desde el primer momento y en los puestos de mayor responsabilidad. ¿Cómo puede ser que cuando son los organismos que tuvo a su cargo, y como máxima autoridad, los que aparecen como los organizadores y ejecutores de graves delitos, su responsable más importante pueda deambular libremente, y ese sí también, poniendo en riesgo, con esa situación, la calidad de la investigación, la previsible desaparición o adulteración de pruebas y hasta el mal ejemplo y temor por su seguridad personal que puede ejercer esa situación de impunidad sobre los potenciales denunciantes de los delitos sospechados y aparentemente en gran parte probados?.

Una extensa y grave pregunta, la expuesta en el párrafo anterior, a la que nadie encuentra respuesta, salvo que deba admitirse como real una sospechada ayuda de parte de los jueces encargados de las distintas investigaciones que afectan al ex Ministro de Planificación Federal, de los anteriores Gobiernos argentinos. O las manifestaciones de ELISA CARRIÓ con relación a una supuesta protección política que estaría recibiendo DE VIDO, algo que ENFOQUES POSITIVOS se encargó de señalar, y repetidamente, y hasta con una particular denominación.

¿Desde el Gobierno nada pueda hacerse dentro de la ley, que sirva para impulsar, motorizar, inducir una investigación sobre la posible participación, por acción u omisión, de los jueces en estas asociaciones ilícitas …?. ¿Cuánto de legal e institucional hay, y cuánto de negociación política, en las excusas aludidas, de MACRI y GARAVANO …?.

El Portal, escuchando a expertos constitucionalistas, pero más que a ellos a figuras políticas de acción, da como posible que puedan manifestarse acciones del Gobierno tendientes a conseguir resultados concretos de castigos hacia quienes han violado tanto la ley en los últimos años. La ciudadanía ya sospecha que pasado un año y medio del actual Gobierno, y en especial si se concretan las “amenazadas” candidaturas políticas para las elecciones de Octubre próximo, será entonces realmente imposible –o al menos así lo querrán presentar-, un avance judicial frente a las “inmunidades” –que en realidad funcionan como “impunidades”-, que dan los cargos políticos.

Nadie tiene derecho, y mucho menos la dirigencia política, a perder la enorme posibilidad de que se manifieste una muy debida reparación a la comunidad, y la instalación de un ejemplo que todos los argentinos están esperando …