ALLIANZ y ALDEAS INFANTILES SOS ayudan a los jóvenes a obtener su primer trabajo

Carolina Correa, de ALLIANZ Argentina

Entrevista con CAROLINA CORREA, Responsable de Proyectos de RSC de ALLIANZ Argentina

Una oportuna, por el especial momento que atraviesa el país, acción de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), está desarrollando la compañía ALLIANZ Argentina, junto a la entidad civil ALDEAS INFANTILES SOS, con el fin de brindarle a adolescentes y jóvenes las herramientas necesarias para tener más y mejores oportunidades a la hora de buscar su primer empleo.

ENFOQUES POSITIVOS solicitó a CAROLINA CORREA, Responsable de Proyectos de Responsabilidad Social Corporativa de ALLIANZ Argentina, las respuestas a las siguientes preguntas, relacionadas con el programa en desarrollo:

 ¿En qué consiste y cuáles son los objetivos de esta acción de capacitación a jóvenes, encarada por ALLIANZ y ALDEAS INFANTILES SOS?

“El principal objetivo de la propuesta es brindarle a los jóvenes herramientas que faciliten la obtención de su primer empleo. El proyecto – que se desarrolla durante todo el año en las localidades de Córdoba, Oberá, Mar del Plata y Luján – consiste en brindarles a adolescentes y jóvenes, participantes del Programa de Cuidado Alternativo de la ONG, una serie de talleres creativos en los cuales adquieren nuevas herramientas que les facilitan el proceso de búsqueda de su primer empleo a través de la tecnología.

Se busca también generar un espacio de diálogo entre los jóvenes y algunos ejecutivos de la compañía, donde, a través de intercambio de experiencias enriquecedoras, se hace hincapié en la importancia de diferentes habilidades como relacionamiento, comunicación, creatividad, capacidad de trabajar en equipo, responsabilidad, honestidad, compromiso y actitud proactiva a la hora de resolver conflictos. Como parte de estas jornadas, el área de Recursos Humanos ofrece luego un taller de empleabilidad para ahondar sobre los procesos de selección, la elaboración de CVs y tips para desenvolverse durante una entrevista laboral”.

¿Qué edades comprenden los participantes del programa, y qué requisitos básicos de formación o educación les piden para integrar el grupo de beneficiarios del mismo?

“Los chicos que participan tienen entre 14 y 18 años, forman parte del programa de Cuidado Alternativo de la organización Aldeas Infantiles SOS. Las Aldeas Infantiles están organizadas como comunidades donde viven entre 4 y 9 grupos de chicos de distintas edades, en casas de la comunidad o en una Aldea, donde se promueve que cuenten con un referente afectivo estable durante el tiempo que lo requiera, promoviendo siempre que sea posible el reintegro a su familia de origen. Los chicos y adolescentes llegan a la organización mediante una medida de protección excepcional, dictada por la autoridad de niñez competente.

Cada uno recibe un acompañamiento y cuidado individual hasta que sea posible la revinculación y reintegración con su familia de origen, la integración a una familia adoptiva o bien logre alcanzar una vida plena e independiente.

Además, se implementa el Proyecto de Jóvenes, enfocado en el desarrollo de la autonomía progresiva de los adolescentes mayores de 14 años. El mismo permite asentar las bases de una adecuada autoestima, generando confianza en sí mismo y la capacidad para desarrollarse en forma autónoma. Es ahí donde el aporte de Allianz cobra relevancia, brindándole soporte a la fundación mediante los talleres de tecnología y el intercambio entre los jóvenes y los ejecutivos”.

En un momento en que hay dudas acerca de la capacitación que presentan los jóvenes argentinos para desenvolverse en actividades donde se requiere una base educativa formal que no habría funcionado adecuadamente en los últimos tiempos, ¿Qué es lo que los asistentes a los talleres piensan al respecto, y cómo valoran esta oportunidad que se les brinda?

“Si bien se utiliza el término “nativos digitales” para describir a la generación nacida poco después de 1980, no todos los jóvenes se incluyen en esta categoría. Para que los adolescentes perciban los beneficios que ofrecen las nuevas tecnologías deben superar algunas barreras como el acceso básico a las tecnologías y la infraestructura relacionada con ella, así como la adquisición de las aptitudes necesarias para usar las tecnologías una vez que se hacen accesibles. Sin la oportunidad de familiarizarse con los medios electrónicos, los adolescentes pueden tener problemas en establecer interacciones sociales en comunidades de la Internet, en reconocer información engañosa e incluso para insertarse laboralmente.

En cuando a las jornadas que se realizan en la compañía, para muchos de los chicos es el primer contacto que tienen con una empresa. Es la primera vez que entran a una oficina o tienen la oportunidad de intercambiar experiencias con un ejecutivo. El hecho de que el diálogo se genere en forma descontracturada y ellos tengan un espacio para plantear sus dudas, inquietudes o inseguridades y reciban el consejo de alguien que tuvo que atravesar por situaciones similares y haya tenido la oportunidad de salir adelante y progresar personal, económica y profesionalmente, para ellos muy enriquecedor. Los chicos viven una experiencia nueva y se vuelve más real la idea de un trabajo. Quienes participaron respondieron muy bien a las actividades y se mostraron muy interesados en aprender”.